Explosivos bajo una camiseta de Messi: impiden el atentado de un niño suicida

22.08.2016 – 11:32 H. Las primeras explosiones pusieron en alerta a los servicios de seguridad. Un suicida se había hecho estallar en el barrio de Wasit, ...

22.08.201611:32 H.

Las primeras explosiones pusieron en alerta a los servicios de seguridad. Un suicida se había hecho estallar en el barrio de Wasit, en la conflictiva ciudad de Kirkuk, al norte de Irak, sin causar víctimas. Poco después, otro había hecho lo mismo en un templo chií en la misma zona, hiriendo a tres personas. El niño con la camiseta del Barça debía ser el tercero de la noche.

No fue así. Miembros del ‘asayish’, las fuerzas de seguridad kurdas que custodian gran parte de la ciudad, lograron detener al muchacho antes de que activase el cinturón explosivo que llevaba bajo la camiseta del 10 de Lionel Messi. En las dramáticas imágenes que han dado la vuelta al mundo puede verse a los agentes sujetando firmemente los brazos del niño, de 12 o 13 años de edad, impidiéndole alcanzar el detonador del letal cinturón blanco que porta todavía, tras la rasgada prenda blaugrana.

“Hoy hay una peligrosa campaña contra Kirkuk”, declaró un miembro de los cuerpos de seguridad al medio kurdo Rudaw. Nadie duda de que el responsable de estos atentados es el Estado Islámico, que en los últimos meses ha incrementado el uso de menores como suicidas, a medida que se profundiza la pérdida de su territorio en Irak y Siria. En la madrugada del sábado, uno de estos niños se hizo estallar en una boda kurda en Gaziantep, al sur de Turquía, matando a 51 personas e hiriendo a otro centenar.

Otro dramático momento de la detención (Reuters)Otro dramático momento de la detención (Reuters)

Kirkuk es una ciudad multiétnica (y rica en petróleo) que se disputan las fuerzas kurdas, las autoridades centrales de Bagdad y otros grupos. Los ‘peshmerga’ kurdos han aprovechado la convulsión política de la última década y media -primero la invasión estadounidense de Irak en 2003, y posteriormente los avances del Estado Islámico- para consolidar su control de la localidad, que esperan integrar definitivamente en el territorio administrado por el Gobierno Regional del Kurdistán, algo a lo que se oponen minorías como los turcomanos y, especialmente, los árabes suníes, muchos de los cuales apoyan a organizaciones yihadistas.  

Fuente: ElConfidencial.com