Florentino Pérez espera en la retaguardia para ultimar a Rafa Benítez

Tocado, mucho, pero no hundido. Al menos por el momento. Rafa Benítez afronta una semana decisiva… si es que la acaba como entrenador del Real Madrid. Por mucho que se haya empeñado -en público y en privado- Florentino Pérez en dar la cara por su técnico y reafirmar su liderazgo, la realidad invita a pensar en un drástico desenlace si los resultados no acompañan. En la misma medida que el juego, pues la imagen que ofreció el Real Madrid ante el Rayo cuando las fuerzas estaban igualadas -el equipo de Paco Jémez se quedó con 9 jugadores a las primeras de cambio- fue tan catastrófica que repetir sería fatal para el tocado estratega. Este miércoles afronta una final en toda regla el madrileño en el partido que el Real Madrid disputará ante la Real Sociedad (16:00 horas) en el Santiago Bernabéu. Dependiendo de lo que suceda, tendrá la oportunidad de afrontar una segunda el domingo en Mestalla.

Florentino Pérez espera agazapado, aguardando acontecimientos. Los 10 goles que le marcó el Real Madrid al Rayo no le tranquilizaron lo más mínimo; aquella tarde se marchó a casa teniendo claro que el panorama era mucho peor de lo que cabía pensar. El humillante repaso que le dio el equipo de Paco Jémez a los madridistas en el arranque del partido fue de tal magnitud que se acabó imponiendo claramente en la balanza. El de Rafa Benítez se comportó como cualquier cosa menos como equipo. Una dramática estampa que provocó que el mandatario tuviera claro que cambiar de entrenador era una opción a tener muy en cuenta. La fractura entre el jefe del banquillo y su plantilla quedó a la vista de todo el mundo con total crudeza. La nueva bronca que la grada dedicó al técnico fue un dato más que apuntó el mandatario en su agenda. Sabe que esta semana se puede ver obligado a ultimar a un Benítez maltrecho y sin apoyos.

El ambiente en el Santiago Bernabéu cada día que pasa es más nocivo. La afición ha señalado como primer culpable de la convulsa situación al entrenador, al que ha abucheado de manera sistemática en los últimos partidos. Pero nadie se libra. El cada vez más coreado ‘¡Florentino, dimisión!’ corre como la pólvora por las gradas, mientras los jugadores tampoco se libran. La tarde del Rayo se pudo ver a Cristiano Ronaldo encarándose con la afición, cuando ésta mostraba su disgusto por el pobre juego de su equipo. Un ambiente cada vez más irrespirable y que salvo cambio radical de escenario apunta al despido de un Rafa Benítez que tiene claro desde hace tiempo que su figura está más que tocada.

Rafa Benítez y Florentino Pérez, durante la comida de Navidad del Real Madrid (EFE)Rafa Benítez y Florentino Pérez, durante la comida de Navidad del Real Madrid (EFE)

La sombra de Zidane

Reconducir la relación de Benítez con los jugadores no es tarea sencilla. Los primeros descosidos aparecieron durante la pretemporada y el paso del tiempo ha hecho jirones la convivencia entre las dos partes. A día de hoy parece imposible que entrenador y futbolistas caminen de la mano. Esta semana puede marcar el inicio de una nueva etapa dependiendo de la sentencia que dicte el marcador y, sobre todo, de las sensaciones que transmita el equipo en el terreno de juego. Una debacle ante la Real Sociedad sería definitiva para Rafa. Aunque Zidane no quiso aceptar el reto tras el Clásico, como desveló este periódico, una nueva llamada de auxilio de Florentino Pérez tendría en principio una respuesta diferente. El francés es el entrenador que cuenta con más opciones de tomar el mando si es necesario.

Con un Mourinho que agitaría más el ambiente, a la vista de las encuestas realizadas en los últimos tiempos, la figura de Zidane se agranda al mismo tiempo que la de Benítez pierde peso. El calendario, en una situación normal, podría ser el mejor aliado de Rafa, pero nos encontramos en un escenario peculiar, en el que cualquier partido es una piedra en el zapato del entrenador. En el mes de enero, salvo mayúscula sorpresa, el Real Madrid no disputará la Copa del Rey, lo que sí harán sus rivales. Una etapa de la que puede sacar beneficio el equipo blanco en la Liga, pues tras verse las caras con Real Sociedad y Valencia, tendrá como rivales a Sporting de Gijón, Betis y Espanyol.

Tras varios días de vacaciones, el Real Madrid recuperó la actividad habitual este domingo, con una doble sesión de entrenamiento con vistas al inminente compromiso ante la Real Sociedad. La buena noticia para Rafa Benítez es que Varane, ya restablecido, está de vuelta, aunque habrá que ver si Kroos y Sergio Ramos están aptos para la cita de este próximo miércoles. El alemán aún sufre molestias por la entrada que le costó la expulsión al rayista Tito, mientras que el zaguero sevillano arrastra algunos problemas en su gemelo derecho. El que está cerca de recibir el alta médica es Dani Carvajal, que sufrió una lesión muscular hace semanas, coincidiendo con la visita del Real Madrid a Eibar.

Fuente: ElConfidencial – Deportes