Florentino Pérez le dio la clave al juez: dirige el Real Madrid desde su despacho en ACS

“Yo nunca he utilizado el despacho del Real Madrid. Mi despacho es ACS. Yo hago bastante con ayudar al Madrid. El equipo tiene sus ejecutivos. Yo no gano ...

“Yo nunca he utilizado el despacho del Real Madrid. Mi despacho es ACS. Yo hago bastante con ayudar al Madrid. El equipo tiene sus ejecutivos. Yo no gano dinero allí. Mi vida es ACS. Es que me hace preguntas que no me gustan. Nunca en mi vida he sido vulnerable con nada y nadie”. Este pequeño pero condensado extracto del testimonio del presidente de ACS y del Real Madrid, Florentino Pérez, ante el juez Eloy Velasco en el caso de la trama Púnica sirve para explicar cómo se gestiona el club de fútbol más laureado de España y del mundo. Nadie duda de quién manda en el Real Madrid, de ahí que también sean mayoría quienes consideran al presidente como máximo responsable del fracaso de temporada. Un fracaso que este domingo se vio maquillado por el éxito del equipo de baloncesto, campeón de Europa veinte años después en la final que disputó como anfitrión ante Olympiacos. Ni queriendo pudo contraprogramar mejor el club blanco el título de Liga logrado por el FC Barcelona en el Calderón.

Tal y como informó El Confidencial, Florentino contrató los servicios de Eico Online Reputation Management, una de las empresas implicadas en la citada trama, con el objetivo de mejorar la imagen del club, aunque también su reputación personal como máximo responsable del Real Madrid. Nervioso y beligerante con el juez, el presidente del Real Madrid reconoció que había pagado 300.000 euros a Alejandro de Pedro Llorca, empresario valenciano actualmente en prisión, para cuidar de la imagen del Real Madrid en las redes sociales, donde el equipo cuenta con millones de seguidores.

Sabido es el miedo, por no decir pánico, que Florentino Pérez tiene a cualquier tipo de crítica, de ahí que tampoco puede extrañar que contratara a estos ‘zombis’, como se conoce a los robots que hacen la vigilancia de las noticias que se publican en internet. En realidad, Eico no sólo habría informado a Florentino de las informaciones negativas que se publicaban sobre él, tanto en los diferentes medios digitales como en las redes sociales, sino que también habría inventado artículos positivos para silenciar los más desfavorables. Claro que para esto a Florentino no le hacen falta ‘zombis’, sino que basta con escuchar a determinadas horas determinados programas de radio y televisión o leer ciertas informaciones en Prensa escrita.

Salvo que estén a sueldo del Real Madrid o tengan alguna aspiración de estarlo algún día, no hay un sólo profesional del mundo del fútbol que entienda y por tanto comparta el modelo deportivo que lidera personalmente Florentino Pérez. Su política de multimillonarios fichajes temporada tras temporada, la mayoría de ellos casualmente vinculados con intereses indirectos de su empresa y “su vida”, como según dijo es ACS. Su absoluto desprecio a la figura del entrenador, con la excepción de la etapa de Jose Mourinho, a quien prácticamente entregó las llaves del club para acabar arrepintiéndose. Su demagogia con una cantera en la que todo es superficial, desde las majestuosas instalaciones de la Ciudad Deportiva de Valdebebas o la presencia de Zidane al frente del Castilla, para luego ver cómo un canterano como Morata elimina al Real Madrid en las semifinales de la Champions. La inexistencia de una estructura deportiva, pues a raíz de la salida de Jorge Valdano o Miguel Pardeza, nadie ocupó sus vacantes. Bueno, en realidad las ocupó el propio presidente… 

Florentino Pérez, en primer plano, junto a Ancelotti, Bale, Felipe Reyes y Benzema (Efe)Florentino Pérez, en primer plano, junto a Ancelotti, Bale, Felipe Reyes y Benzema (Efe)

De una cigala a carne de puchero

“El Madrid es confuso. Hay momentos que parece que estás comiendo una cigala y a los dos minutos parece que es carne de puchero”. Así de rotundo e ilustrativo fue César Luis Menotti al ser preguntado en los micrónofos de ‘El partido de las doce’, de la Cope, sobre el juego del equipo que dirige Carlo Ancelotti. El comentario del técnico argentino hacía referencia al juego del equipo, pero es extensible al modelo deportivo. Todo lo contrario de lo que sucede en el FC Barcelona, donde, con matices y evidentes pasos hacia atrás, hay una filosofía futbolística que va más allá de personalismos directivos.

En las 12 temporadas que Florentino lleva presidiendo el Real Madrid, divididas en dos etapas tras su espantada de 2006, el equipo blanco ha ganado 2 Copas de Europa, 3 Ligas y 2 Copas del Rey, además de 1 Mundial de Clubes, 1 Intercontinental, 2 Supercopas de Europa y 3 Supercopas de España. Es decir, sólo 7 títulos de 36 de los realmente importantes, pues el resto, además de ser de menor importancia, son como consecuencia de ganar los dos primeros. En cuanto a la sección de baloncesto, 2 Ligas de baloncesto, 3 Copas del Rey de baloncesto y 3 Supercopas de España… y, desde ayer, 1 Copa de Europa, la novena de la historia del conjunto madrileño.

Florentino, tan aficionado a las encuestas para controlar su popularidad y ejercer mejor el populismo en el que tan bien se maneja gracias al excelente asesoramiento de su amigo García Ferreras, maneja una especie de prensa del movimiento. Desde su departamento de ‘incomunicación’, la mediocridad, además de la falta de dignidad, de su director, sólo obstruyen y confunden. El periodismo sumiso, aunque lo más correcto sería hablar de ciertos periodistas, pues el periodismo como tal nunca puede serlo, es quien se encarga o bien de desviar la atención o bien de manipular la realidad. Así de claro. Así de triste. Sobre todo tratándose de un club de la grandeza, la historia y el señorío del Real Madrid

Como es lógico, Florentino Pérez no estuvo el domingo en Cornellà-El Prat para ver la inútil victoria del equipo de Ancelotti ante el Espanyol, con un nuevo ‘hat-trick’ de Cristiano Ronaldo, quien, por cierto, lo celebró de una manera tan desproporcinoada como reveladora. El presidente estuvo en el Barclaycard Center de la capital de España, no muy lejos del estadio Vicente Calderón, donde el Barcelona certificó su título de Liga. El Real Madrid de baloncesto, esa sección a la que Florentino nunca ha prestado demasiada atención y que en más de una ocasión -siempre off the record, claro- ha dicho que es una carga económica para el club, le dio la alegría de la temporada y, sobre todo, le ayudó a contrarrestar el fracaso del fútbol. Ni los ‘zombis’ de Eico Online Reputation Management lo hubieran hecho mejor. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes