Florentino Pérez se cae con todo el equipo, que él mismo ha confeccionado

Como son vasos comunicantes y ambos estaban llamados a encontrarse en Berlín para disputar, posiblemente, la final más apasionante de la historia, se ...

Como son vasos comunicantes y ambos estaban llamados a encontrarse en Berlín para disputar, posiblemente, la final más apasionante de la historia, se antoja inevitable hablar del fracaso del Real Madrid tras caer eliminado por la Juve sin contraponerlo al probable éxito del FC Barcelona. Mientras los azulgranas tienen por delante cuatro partidos en los que pueden ganar tres títulos, Liga, Copa y Champions, a los blancos les quedan dos en los que, salvo tropiezo inesperado del Barça ante Atlético y Deportivo, no les servirán ni para lamerse las heridas de una temporada en la que sólo los más optimistas recordarán que ganaron la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes.

Y entre esos optimistas no es probable que se encuentre el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, quien el año pasado ya vio cómo conquistar in extremis la décima Copa de Europa en Lisboa ante un Atlético que para entonces ya era campeón de Liga le sirvió para salvar lo que ahora se antoja insalvable. Con todo el madridismo volcado y confiado en la remontada, la eliminatoria contra la Juve se jugaba sin red y quedarse fuera de la esperada final española de Berlín le supone al equipo de Ancelotti precipitarse al vacío.  

Como era de esperar tratándose de una de las grandes noches europeas, el palco de honor del Santiago Bernabéu se vistió con sus mejores galas y dio cabida a la mayoría de los habituales, más incorporaciones ocasionales como la del expresidente del Gobierno, José María Aznar, con cierta fama de gafe, que estuvo acompañado por su mujer, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella. También estuvieron los ministros Wert y Margallo, el presidente del Congreso, Jesús Posada, el todavía presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, además de otras caras conocidas como las de Plácido Domingo o el pequeño Froilán.

Y desde su trono fue donde Florentino Pérez vio cómo un jugador de esa cantera de la que tanto alardea, pero en la que no confía, resultó decisivo para dejar al Real Madrid fuera de la final de Berlín para la que un día antes se había clasificado el FC Barcelona pese a su derrota en Múnich. Ya es casualidad que los dos últimos españoles que marcaron en los dos partidos de una semifinal de la Copa de Europa fueran Morientes en 2004 con el Mónaco y Morata en 2015 con la Juventus, ambos exmadridistas y ante el Real Madrid.  

Ronaldo se lamenta en el césped del estadio. (Reuters)Ronaldo se lamenta en el césped del estadio. (Reuters)

Sabido es que la temporada pasada Carlo Ancelotti se mantuvo en el puesto gracias al cabezazo de Ramos en Lisboa, pues de haber perdido aquella final contra el Atlético, y los blancos estuvieron a unos segundos de hacerlo, nadie dudaba de que el italiano habría sido destituido. Sin embargo, y así es como funciona el fútbol, sobre todo cuando se gestiona desde el más absoluto desconocimiento, Carletto pasó y pasará a la historia como el técnico que conquistó la ansiada Décima y su continuidad no sólo no sirvió para apuntalar el proyecto, sino para debilitarlo, tal y como ha quedado demostrado.   

Butragueño pide unión al preguntarle por Carlo

El Real Madrid no remonta una eliminatoria europea desde 2002 y ayer ante la Juve se quedó muy lejos de hacerlo. En declaraciones a Canal+, Emilio Butragueño, director de relaciones institucionales del club, lamentó la eliminación de su equipo en la Liga de Campeones y consideró que la clave en la semifinal ha sido la “efectividad” mostrada por la Juve tanto en Turín como en el Bernabéu. 

Según Butragueño, “el Madrid mereció más y en el primer tiempo tuvimos ocasiones suficientes como para habernos ido al descanso con una ventaja superior al 1-0”. “En un partido de estas características es inevitable que el rival tenga también alguna ocasión”, añadió el directivo blanco, que agradeció el apoyo del público y a los jugadores “su esfuerzo”, así como aseguró que “cuando uno da todo no se puede reprochar nada”.

Sin embargo, al ser cuestionado por el futuro inmediato, incluido el de Carlo Ancelotti, señaló que “en un día como el de hoy lo que tenemos que hacer es estar unidos”. Es decir, echó balones fuera por lo que pueda pasar con el técnico italiano. “Cuando perdemos, perdemos todos, y cuando ganamos, ganamos todos”, añadió el portavoz de Florentino Pérez. “Sentimos que hemos perdido una muy buena oportunidad para estar otra vez en la final. Felicitamos a la Juventus, por supuesto, y ahora lo que tenemos que hacer es terminar los dos partidos de Liga de la mejor manera posible”, sentenció. 

Las interrogantes que se abren tras caer anoche ante la Juve son muchas, aunque ninguna la puede responder Butragueño, sino que únicamente corresponden al ‘Ser Superior’, como el propio director de relaciones institucionales definió a Florentino Pérez, quien hace y deshace no sólo en la gestión económica del club, sino también en la deportiva. Desde la más evidente como es la continuidad de un Ancelotti que tampoco tenía muy claro seguir después de todo lo que sabe que el presidente va diciendo de él, hasta la insostenible situación de Iker Casillas o, incluso, el futuro de Cristiano Ronaldo, quien anoche se marchó del Bernabéu sin despedirse. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes