Flotar como una mariposa, picar como una abeja: el Barça sigue líder con lo mínimo

20.02.2016 – 17:58 H. El Barcelona consiguió una trabajada y sufrida victoria ante Las Palmas (1-2), en un partido en el que los de Luis Enrique mostraron ...

20.02.201617:58 H.

El Barcelona consiguió una trabajada y sufrida victoria ante Las Palmas (1-2), en un partido en el que los de Luis Enrique mostraron una de sus peores versiones de la temporada, aunque fue suciente ante un equipo local que jugó un gran partido pero que tuvo la pólvora mojada en los metros finales. Como el gran Mohamed Ali, el Barça flotó como una mariposa y picó como una abeja para convertir en tres puntos sus escasas llegadas a la meta de Javi Varas.

La ausencia de Sergio Busquets se hizo notar más de lo esperado. El mediocentro no sólo es una de las brújulas del equipo, sino que se trata del hombre que siempre equilibra al Barcelona. Sergi Roberto no hizo mal partido en su misma demarcación, pero cualquier comparación con el internacional deja a su compañero mal parado: demasiado espacio entre la defensa y la ‘MSN’ que el canterano no era capaz de achicar y por donde vino buena parte del dominio local.

El Barcelona era consciente de que el partido en Las Palmas no iba a ser nada sencillo. El siempre complicado viento y el estado del terreno de juego iban a ser duros rivales, pero no tanto como el equipo de Quique Setién, muy convencido de lo que tenía que hacer para plantar cara al líder de la Liga. Y lo cierto es que el conjunto amarillo ofreció una gran imagen, confirmada desde los primeros minutos de partido, en los que mostró sus credenciales.

Con una presión alta y las líneas muy juntas, Las Palmas se encargó de llevar el peso del partido en los primeros compases… hasta que Andrés Iniesta quiso. Y es que las primeras aproximaciones de peligro de los locales se vieron sofocadas tras la primera gran jugada azulgrana: el internacional español recogía un balón en la medular, filtraba un perfecto pase a Jordi Alba y su centro era rematado a placer por Luis Suárez. Era el minuto 7 y el Barça se ponía por delante.

Los buenos momentos del equipo local no habían sido suficientes para evitar que el Barça golpeara primero. Ni tan siquiera jugarle perfecto a los azulgranas bastaba, pues la primera ocasión que tenían, la mandaban a la jaula. Pese a ello, Las Palmas continuó con su agresivo planteamiento y sólo cuatro minutos después conseguía el empate: un enorme pase al hueco de tacón de Jonathan Viera era aprovechado por Willian José, que fusilaba a Claudio Bravo en su salida.

El dominio volvía a ser local, pero las aproximaciones azulgranas llevaban veneno. Primero, en el 27′, Suárez mandaba fuera un cabezazo completamente sólo dentro del área pequeña; nueve minutos después, iba a ser Neymar el que iba a dar la réplica: Suárez, en fuera de juego, se hacía con el balón, su centro iba a ser rematado por Messi y el paradón de Varas no tendría demasiado valor, pues el brasileño aprovechaba el rechace para deshacer de nuevo la igualada.

Demasiado castigo para Las Palmas

El mismo guión se volvía a repetir. Las Palmas dominaba y dominaba, incluso llevando peligro a la meta de Bravo, pero no terminaba de encontrar la meta culé. El Barça, por el contrario, llega a la portería de Varas con cuentagotas, pero siempre con mucho peligro. De hecho, la segunda mitad iba a seguir la misma línea de la primera y de nuevo Suárez iba a perdonar el gol, tras rematar a bocajarro ante un Varas que hizo una enorme intervención para evitar el tercero.

Con el paso de los minutos, los de Setién crecían sobre el césped, mientras que el Barça se dedicaba a tratar de tener la posesión lo máximo posible y a intentar de aprovechar una contra que sentenciara el encuentro. Pese a las ocasiones, en especial un par de buenas cabalgadas de Suárez, el tercero del Barça no se producía y el partido llegó a un punto muerto: Las Palmas empezaba a perder fuelle y presencia en ataque; los culés se sentían cómodos sesteando.

Tan claro vio el partido Luis Enrique que incluso dio entrada a Vermaelen en la segunda mitad, formando pareja de centrales con Mathieu, con Mascherano ocupando la posición de Sergi Roberto. El Barcelona estaba ofreciendo su versión más gris, y Las Palmas había bajado claramente su rendimiento, lo que provocó que durante un buen puñado de minutos se viviera un partido soso, sin emoción y excesivamente muerto para lo que reflejaba el marcador.

Sería con la entrada de Sergio Araújo cuando volvería a animarse el choque. El delantero argentino tuvo hasta tres clarísimas ocasiones para igualar el partido, pero no consiguió embocar el gol que hubiera dado al conjunto local un más que merecido empate. Pese a ofrecer su versión más gris, el Barça sumó una importante victoria a domicilio. Como Mohamed Ali, flotó como una mariposa y picó como una abeja: los culés necesitaron lo mínimo para sumar un nuevo triunfo.

Ficha Técnica

1. UD Las Palmas: Javi Varas; David García (Nili, min. 87), Aythami, Bigas, Garrido; Roque; El Zhar (Araujo, min. 76), Tana, Jonathan Viera (Lemos, min. 66), Momo; y Willian José.

2. FC Barcelona: Bravo; Alves, Mascherano, Mathieu, Alba; Arda (Rakitic, min. 46), Sergi Roberto (Vermaelen, min. 70), Iniesta; Messi, Suárez y Neymar.

Goles: 0-1, min. 6: Suárez. 1-1, min. 10: Willian José. 1-2, min. 39: Neymar.

Árbitro: Carlos Del Cerro Grande (Comité Madrileño). Mostró tarjeta amarilla al jugador local Roque (min. 84) y a los visitantes Arda (min. 33) y Alves (min. 86).

Incidencias: partido disputado este sábado en el Estadio de Gran Canaria ante 26.951 espectadores (83 por ciento del aforo). Realizó el saque de honor Paula Miranda, Reina del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria 2016. Se guardó un minuto de silencio en memoria del padre de Zeljko Cicovic, entrenador de porteros del club local. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes