Gastos de la UE: colegios privados para hijos de funcionarios y senderismo por el Caribe

16.02.2016 – 05:00 H. El presupuesto de la Unión Europea para 2016 será de 155.000 millones de euros. La mayor parte va para agricultura, préstamos para la ...

16.02.201605:00 H.

El presupuesto de la Unión Europea para 2016 será de 155.000 millones de euros. La mayor parte va para agricultura, préstamos para la innovación industrial en I+D o fondos de cohesión que desarrollan las regiones más pobres del continente. Aunque la partida es tan amplia que proyectos como una ruta de senderismo por el Caribe o la fabricación de botellas biodegradables a partir del agua del zumo de cítricos reciben dinero europeo.

Aunque la Comisión todavía no ha concretado el jugoso pastel de fondos europeos para este 2016, muchas de esas partidas ya están comprometidas, al tratarse de proyectos plurianuales, que en algunos casos muestran ‘inversiones’ controvertidas. Estas son varias de ellas.

162,7 millones de euros es lo que la UE destinó en 2015 a la red de colegios privados que disfrutan los hijos de sus funcionarios para conseguir, como decía Jean Monnet -uno de los padres fundadores de la UE-, que “sin dejar de mirar a sus países con amor y orgullo, se conviertan en su interior en europeos, escolarizados y preparados para completar y consolidar el trabajo de sus padres”. Esta red empezó en 1953 con la embrionaria Unión del Carbón y el Acero. Hoy en día, ofrece una educación de calidad en su lengua materna a 22.000 menores, quienes también deben aprender otras lenguas oficiales de la UE.

La red es financiada en un 60% por la UE, otro 20% del dinero procede de los estados miembros que acogen los centros educativos y el 20% restante es recaudado por los propios colegios. Existen 14 centros, uno de ellos en Alicante, la mayoría en Bruselas y el resto en las ciudades europeas donde hay instituciones comunitarias, como Fráncfort o Luxemburgo, pero la Comisión Europea está aplicando recortes. Respecto a 2014, redujo la partida en tres millones de euros, y en los próximos años quiere reducir en un 20% el gasto total.

Lápices de colores en una escuela primaria de Eichenau, cerca de Múnich. (Reuters)Lápices de colores en una escuela primaria de Eichenau, cerca de Múnich. (Reuters)

-La cooperación internacional y la ayuda al desarrollo cumplen un papel prioritario en la acción exterior de la UE. Formación para profesores en Papúa-Nueva Guinea hasta el año 2019 por valor de 1,7 millones de euros, cuatro millones en alimentos para los refugiados de Kenia, o un millón para que 33.000 personas de las áreas tribales de la India tengan acceso a servicios básicos son algunos ejemplos. Otros resultan aún más pintorescos.

Entre 2007 y 2011, cuando los tentáculos de la crisis ‘subprime’ se extendían por Europa, la UE invirtió cuatro millones y medio para preservar el entorno de esta senda-La Waitukubuli es la ruta más larga para practicar el senderismo del Caribe: 184 kilómetros por Dominica, una pequeña isla a donde llegó Cristobal Colón en 1493 durante su segundo viaje por las Antillas. Ahora, los europeos pisan de nuevo esa ruta pero no con afán colonizador, sino que ponen dinero para dinamizarla. La senda discurre desde la comunidad meridional de Scott’s Head hasta el parque nacional de Cabrits, en el norte. Comunidades indígenas, grandes plantaciones de plátano, reservas forestales o estrechos de arena al borde del mar son algunos de los paisajes que se recorren en 14 etapas. Entre 2007 y 2011, cuando los tentáculos de la crisis ‘subprime’ se extendían por Europa en la crisis de deuda, la UE invirtió cuatro millones y medio para preservar el entorno de esta senda con pequeños alojamientos para los caminantes, diseñando un ‘planning’ de gestión y ‘marketing’ y formando a los guías.

-Desde hace años, el dinero de la Política Agraria Común no solo se materializa en subvenciones al campo, sino que se reorienta para que el mundo rural gane competitividad y diversifique sus productos. Del zumo de los cítricos surge un proyecto industrial pionero: botellas fabricadas con el agua reciclada procedente de la pulpa de las naranjas, una realidad para la región de Valencia, que se ha beneficiado de casi tres millones de euros en dos años. Los envases biodegradables son derivados del azúcar presente en el agua sobrante del procesamiento del zumo, un proyecto en el que participa la industria valenciana junto a Portugal, Bélgica y Holanda, países con importantes extensiones agrícolas. El objetivo es contribuir a reducir el impacto ecológico de los envases de comida, más de 40 millones de toneladas de residuos al año en la UE.

Una comunidad teatral de 11  grupos procedentes de nueve países, desde Italia a Suecia pasando por Alemania, recibió de las arcas comunitarias una partida de un millón y medio de euros. El proyecto Caravan, galardonado con millón y medio de euros, realizó espectáculos teatrales, musicales y ‘performances’, ofreció 10 conferencias por el continente y estuvo presente en 50 ciudades europeas. Un vídeo terminó resumiendo el recorrido de más de 13.000 kilómetros durante más de tres años por Europa. Gracias al dinero de la Comisión surgió, así, la primera red europea de teatro comunitario y social, no profesional, con base en Turín.

Una obra de teatro interpretada por una superviviente de Auschwitz en el Tak-Theater de Berlín, Alemania. (Reuters)Una obra de teatro interpretada por una superviviente de Auschwitz en el Tak-Theater de Berlín, Alemania. (Reuters)

-No todos los fondos que la UE entrega a proyectos, empresas o países salen del presupuesto comunitario. Hay instituciones como el Banco Europeo de Inversión que otorgan créditos a varios años u ofrecen garantías para que los bancos privados de cada país presten a empresas. Las malas lenguas en Bruselas señalan que ante la negativa de los estados miembros a realizar inversiones directas, la Comisión lanzó su Plan Juncker de Inversiones, aumentando el presupuesto del BEI, inflado con garantías, y lanzando una campaña de ‘marketing’ capaz de convertir 13.000 millones en 315.000 millones.

El primer fiasco ya se ha producido, y afecta a una empresa española. En julio de 2015, el BEI entregó a Abengoa un préstamo de 125 millones para impulsar la I+D. “Parte del dinero ya se había entregado”, como reconoce una fuente del BEI, cuando Abengoa se declaró en preconcurso de acreedores. La ‘quiebra’ de la empresa afectó a 50 millones en garantías dadas por el Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas, el vehículo de ingeniería financiera sobre el que pivota el Plan Juncker.

La mayor parte de los fondos percibidos por España proceden de la PAC, en torno al 50%, y eso que solo un 9% de las personas empleadas en el país trabaja en el campo o en el sector primarioUn dinero para biorrefinerías, tratamiento de aguas y generación de energía renovable que ahora está bloqueado. Actividades a desarrollar hasta 2018 en zonas de España necesitadas de progreso económico. Desde el BEI, confirman que están “en contacto con Abengoa ante su situación de preconcurso de acreedores, pero en este momento es muy pronto para discutir cómo puede ser el impacto en el préstamo del BEI y en el Fondo de Inversiones Estratégicas”. No hay fecha para recuperar el dinero ni se sabe si se podrá.

Crecimiento sostenible: recursos naturales’ es la partida que más dinero recibe en el presupuesto al incluir la PAC, la Política Agraria Común. En total, 62.000 millones de euros, el 40% del presupuesto. La otra gran partida es ‘Cohesión territorial, social y económica’, que incluye los famosos fondos estructurales, con 50.000 millones de euros, el 32% del presupuesto comunitario en 2016.

La Comisión es consciente de la menor importancia del sector primario para el desarrollo económico y ha ido reorientando sus cuentas. En 1985, la Política Agrícola Común se llevaba el 70% de los fondos europeos, hoy en día solo recibe el 40%, y para 2020 el porcentaje bajará hasta el 33%. De ahí la proliferación de proyectos industriales y programas, como Horizonte 2020.

Pero el tópico de los noventa sigue siendo verdad, y Francia y España son dos ejemplos que lo confirman. Son los países que más ‘dinero agrícola’ reciben. La mayor parte de los fondos percibidos por España proceden de la PAC, en torno al 50%, y eso que solo un 9% de las personas empleadas en el país trabaja en el campo o en el sector primario. En 2012, los 900.000 agricultores que todavía quedaban en España recibieron pagos directos de la UE por un total de 5.200 millones. Y es que la agricultura sigue siendo la única política económica de los socios europeos enteramente financiada por Bruselas.

Fuente: ElConfidencial.com