Gavin Long: exmarine y asesino de policías

18.07.2016 – 16:25 H. “Juro por Dios que amo esta ciudad, pero me pregunto si esta ciudad me ama a mí. Cuando llevo el uniforme la gente me mira con ...

18.07.201616:25 H.

“Juro por Dios que amo esta ciudad, pero me pregunto si esta ciudad me ama a mí. Cuando llevo el uniforme la gente me mira con odio, y cuando me lo quito algunos me consideran una amenaza… Estos son tiempos difíciles. Por favor, no deje que el odio infecte su corazón“. 

Montrell Jackson, un policía afroamericano de Luisiana, compartió este mensaje en Facebook tras el asesinato de cinco agentes en Dallas el pasado 7 de julio . Por desgracia, su reflexión fue premonitoria, y es que un hombre lo ha asesinado tan solo diez días después de escribir estas palabras.  

Gavin Eugene Long, un negro de 29 años nacido en Misuri, es el supuesto responsable de la muerte de tres policías, entre ellos Montrell Jackson, este domingo en la ciudad de Baton Rouge, Luisiana. Tras varios días de protestas en la localidad por la muerte de Alton Sterling a manos de dos agentes, el sospechoso decidió actuar: asesinó a tres policías con un AR-15, un rifle semiautomático, e hirió a otros tres antes de suicidarse. Todo esto ocurrió el mismo día que cumplía 29 años.

Según han indicado las autoridades, el sospechoso era un exmarine que entró en el Ejército con 18 años y que sirvió en la guerra de Irak. Durante su carrera militar, no le faltaron reconocimientos y en 2008 le nombraron general. Sin embargo, un año después decidió retirarse y se fue de viaje a África. Más tarde se casó, se separó y estudió seis meses en la Universidad de Alabama.

Pero nada apunta a que se radicalizase hasta hace un par de semanas, cuando los vídeos de dos afroamericanos muertos a manos de la policía provocaron protestas en todo el país. Al igual que gran parte de la comunidad negra, Long se indignó ante lo que consideraba actuaciones racistas por parte de la policía. Sin embargo, a diferencia del resto, fue un paso más allá y decidió tomarse la “justicia” pos sus propias manos.

Algunos de los mensajes que compartió en su cuenta de Twitter en las últimas semanas muestran su progresiva radicalización: “El tirador no era blanco. ¡Era uno de los nuestros! Mi religión es la justicia“, tuiteó el pasado 8 de julio haciendo referencia a lo ocurrido en Dallas. También subió vídeos en su cuenta de Youtube en los que argumentaba que “dinero y sangre” era lo único que importaba. Tal y como pronosticó Manuel Jackson, el odio infectó el corazón de Gavin Long.

Fuente: ElConfidencial.com