Glastonbury, ¿culpable del Brexit?

19.06.2016 – 05:00 H. Quién le iba a decir a Merkel que su proyecto europeo se iría al traste por Adele… o a David Cameron que su vida política acabaría ...

19.06.201605:00 H.

Quién le iba a decir a Merkel que su proyecto europeo se iría al traste por Adele… o a David Cameron que su vida política acabaría por culpa de Muse. El destino, o más bien un garrafal error de cálculo, ha querido que el histórico referéndum en el que los británicos decidirán su futuro en el bloque comunitario se celebre justo un día después de que Glastonbury, el festival de música más grande del mundo, de su pistoletazo de salida. ¿El resultado de tal ecuación? La abstención.

La incógnita que todos intentan despejar ahora es si la celebración de este festival puede traducirse en 200.000 votos menos de jóvenes menores de 24 años, según las encuestas, precisamente los más proclives a votar por la permanencia. El 75% aboga por quedarse en el club.

Glastonbury se lleva celebrando el fin de semana del 22 al 26 de junio desde hace ya más de cuatro décadas, por lo que no puede echarse ahora la culpa a la organización. Es más, su fundador, Michael Eavis, ha tenido que tomar cartas en el asunto haciendo suyo el lema: “Si vienes, vota”.

Aunque el festival abre sus puertas el miércoles, “el show no comenzará hasta el viernes por la mañana, así que la mayoría de la gente vendrá el jueves después de trabajar y podrá acudir a las urnas por la mañana temprano”, asegura Eavis, que se ha volcado para animar a los asistentes a que voten también por correo. La web se llenó de publicidad para pedir el voto a distancia y aquel que compraba la entrada recibía de manera automática un ‘email’ con todos los pasos para registrarse.

Es más, Eavis no se ha cortado ni un pelo e incluso ha pedido a los jóvenes que voten por la permanencia antes de irse de fiesta. “El resultado de este referéndum afectará a su futuro. Es muy importante para ellos y deben asegurarse de que son parte de lo que se decida”, añade.

“Los jóvenes están cada vez más desencantados con la política electoral”, asegura James Sloam, codirector del Centro para Políticas Europeas, de la Universidad de Londres. Según el experto, en el Reino Unido, el porcentaje de personas de entre 18 a 24 años con derecho a voto en las elecciones generales ha disminuido de más del 60% a principios de 1990 a un promedio de solo el 40% en las últimas cuatro elecciones generales.

“El resultado de este referéndum afectará a su futuro. Es muy importante para ellos y deben asegurarse de que son parte de lo que se decida”, dice Eavis

El problema se ha visto además agravado por la introducción del Sistema de Registro Individual de Votantes, que se activó por primera vez para los comicios del año pasado y que, según los analistas, llevó a más de un millón de personas a quedarse fuera del registro electoral. Mientras que antes una persona podía encargarse de la inscripción de todos los residentes de una misma casa, ahora cada ciudadano tiene que apuntarse individualmente.

“Pero que los jóvenes no acudan a las urnas no quiere decir que se hayan desvinculado de la política. Se involucran de otra manera con las campañas internacionales o las iniciativas para salvar los centros juveniles en sus comunidades locales. Y en este sentido, los referendos presentan una interesante prueba de la participación de los jóvenes en la democracia”, señala el experto.

En la consulta sobre la independencia escocesa de 2014, la movilización de los jóvenes durante la campaña acaparó titulares. La participación en el plebiscito fue de un 85%. Sin embargo, finalmente solo uno de cada dos escoceses de 18 a 24 años acabó depositando su papeleta.

Una mujer hace campaña a favor de quedarse en la Unión Europea. (Reuters)Una mujer hace campaña a favor de quedarse en la Unión Europea. (Reuters)

“Yo estaba allí. Fue increíble”, asegura Tanny. La estudiante de políticas de 22 años habla con la reportera mientras reparte folletos por la permanencia al suroeste de Londres enfundada en una camiseta azul con el logo de la campaña que pide el “IN”. “Yo no pude votar porque soy inglesa. Pero era una locura. El referéndum monopolizaba todos los debates en todos los sitios a todas horas. Por eso me extrañó luego que no hubiera tanta participación juvenil. Con este referéndum es distinto. Se habla de él, pero no con tanta intensidad”.

Tanny decidió ser voluntaria porque no entiende “cómo un país tan democrático como Reino Unido pueda estar fuera del mayor proyecto democrático europeo cuando comparte historia y valores”. “Espero que la gente vote, pero lo cierto es que los jóvenes están muy desilusionados con la clase política en general. Dan por hecho que saldrá la permanencia, pero no se molestan en votar”, dice.

Marcus, de 23 años, es un claro ejemplo. Cuando recoge el panfleto de Tanny le pregunto cómo ve el referéndum. “Espero que gane la permanencia porque mi novia es francesa y no quiero que se tenga que ir, la verdad”. “¿Votarás entonces a favor?”, pregunto. “No voy a votar. No quiero hacer favores a Cameron ni a ningún otro político”, responde.

“Espero que la gente vote, pero lo cierto es que los jóvenes están muy desilusionados con la clase política en general. Dan por hecho que saldrá la permanencia”

Según una encuesta de YouGov, solo el 51% de los jóvenes están seguros de que acudirán a las urnas y más de un tercio no han seguido los debates.

Dirigida a lo que él mismo ha denominado “generación Easyjet”, el diputado conservador Sam Gyimah ha lanzado la campaña #votin para advertir a los jóvenes de que sus libertades estarían en peligro si ganara el Brexit.

Durante toda la campaña, el premier David Cameron ha mantenido diversos encuentros con Facebook y diferentes gigantes de las redes sociales para movilizar a los menores de 25 años.

De momento, parece que no ha tenido mucho éxito. El último análisis de la web, The LAD Bible, puso de manifiesto que, un video sobre “Nando contra Greggs” –pidiendo a los usuarios que dijeran si preferían el pollo o productos horneados– recibió 1,6 millones de visitas frente a otro vídeo del referéndum con solo 24.637 visitas.

El pasado 4 de junio, cuando solo faltaban tres días para que se cerrara el registro, cerca de seis millones de personas todavía no habían realizado los trámites, entre ellos, más de un millón de votantes menores de 25 años.

Cuando quedaban unos minutos para la fecha límite, la página colapsó ante la alta demanda y se tuvo que dar una prórroga de dos días. Una portavoz de Downing Street, confirmó que 433.695 británicos se habían registrado durante el miércoles y el jueves. El Confidencial se puso en contacto con la Comisión Electoral para ver cuántas personas se habían registrado en total y cuántas de ellas eran menores de 25 años, pero un portavoz confirmó que estos datos no se harán públicos hasta la próxima semana. 

Fuente: ElConfidencial.com