Grecia sí tiene millones… para pagar al 'lobby' armamentístico estadounidense

Unos 450 millones de euros es la cantidad que tuvo que desembolsar ayer jueves el Gobierno heleno al Fondo Monetario Internacional, una cantidad que ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
1

Unos 450 millones de euros es la cantidad que tuvo que desembolsar ayer jueves el Gobierno heleno al Fondo Monetario Internacional, una cantidad que durante más de una semana ha estado en entredicho que se pudiera abonar, a pesar de la foto del ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, y de la directora del FMI, Christine Lagarde.

Se sigue dudando de la capacidad de Atenas para hacer frente a sus obligaciones con las pensiones y con los salarios públicos, pero el Gobierno no ha tenido empacho en comprometer 464 millones de euros para la reparación de cinco aviones P-38 Orion (modelo cazasubmarino) para patrullar las costas del Egeo. Aviones que no serán tan necesarios cuando llevan inoperativos desde hace 6 años.

El Gobierno de Syriza –apoyado por los nacionalistas de Griegos Independientes (ANEL)– no sólo no tiene intención de recortar el gasto en Defensa, sino que va camino de apuntalarlo. El acuerdo de reparación de los aviones se concretó el 15 de marzo y se otorgó sin concurso previo al gigante Lockheed Martin (el mayor proveedor militar estadounidense y cuyos ingresos provienen en un 80% de contratos con la NASA y el Departamento de Defensa de Washington). Las reparaciones estaban en barbecho desde 2009 por decisión del Gobierno conservador de Nueva Democracia como medida de ahorro.

Pero ya están plasmadas las firmas del primer ministro, Alexis Tsipras, y de su ministro de Defensa, el líder de ANEL, Panos Kammenos. Tras llevar el asunto con la máxima discreción y a espaldas del Parlamento, Grecia se compromete a una operación que durará siete años y por la que la empresa estadounidense se ha embolsado un anticipo de 45 millones de dólares.

Tsipras en una ceremonia militar en Moscú (Reuters)Tsipras en una ceremonia militar en Moscú (Reuters)

Ha sido casi un mes después (y ya con los hechos consumados) cuando el periódico heleno Protothema ha revelado los detalles. El ministerio de Defensa se ha visto obligado a dar explicaciones de manera inmediata por un gasto tan grande en medio de la tormenta de la deuda. En un comunicado echaban tierra sobre el asunto y cargaban la responsabilidad en “la herencia recibida”.

Esta decisión, insistía el texto, se tomó en agosto de 2014 (es decir, con Nueva Democracia todavía en el poder) por parte del Comité de Compras Exteriores del Ejército y la fecha límite para ser ratificada era mediados del mes pasado. Todo ello, proseguían, honrando “acuerdos bilaterales” firmados con el Gobierno de Barack Obama. Había sido el propio Gobierno de Andonis Samarás el que congeló en 2009 la rehabilitación de estas aeronaves.

El ministerio asegura, además, que esta operación creará puestos de trabajo en Grecia hasta 2022 y que el país ya posee “personal entrenado” para estos aparatos, fuerza laboral que podrá ser empleada. Kammenos fue más allá y acudió a la televisión para asegurar que el coste final “se vería reducido en varios millones de euros” sin detallar cómo.

El ministro nacionalista, que aseguró que este proceso ha sido transparente y que no ha habido ningún tipo de sobornos (una sospecha que siempre planea sobre cualquier acuerdo de este tipo en Grecia) tiró de patriotismo al decir que si “no se hubiera firmado” la renovación, Turquía hubiera quedado “como la única” capaz de llevar a cabo operaciones de supervisión, localización y rescate en las aguas del Egeo, algo que calificó de “inaceptable”.

El ministro de Defensa, el nacionalista Panos Kammenos (Reuters).El ministro de Defensa, el nacionalista Panos Kammenos (Reuters).

La sombra de Kammenos

Desde el punto de vista técnico, la decisión ha sido también criticada: las 15.000 horas de vuelo suplementarias de las que se dotará a los aviones los harán llegar en algunos casos a los 40 años de vida útil, una longevidad que cuestiona la seguridad de los pilotos. Ni siquiera dentro del Ejecutivo ha habido, al parecer, unanimidad. Los dos secretarios de Defensa, Kostas Ísijos y Nikos Toskas, se habrían opuesto a este acuerdo, según la prensa helena.

La oposición se ha echado las manos a la cabeza por la falta de transparencia y por la “hipocresía imparable” del Gobierno de izquierda radical. Así de contundente se expresó Kostas Tasulas, responsable del área de Defensa de Nueva Democracia. Tasulas criticó que se pague por una compra de armamento “que no es prioritaria”, mientras no afronta los pagos internos del país.

Una indignación a la que se le podría sacar rédito político, ya que Syriza criticaba las prácticas oscurantistas de los Gobiernos anteriores del bipartidismo. También ha sido muy duro el líder de To Potami (El Río, liberales) aunque por el flanco social: “El Gobierno destinó tan sólo 200 millones de euros para hacer frente a la ‘crisis humanitaria’, pero paga 500 millones sin ni siquiera informar al Parlamento“, exclamó enfadado Stavros Theodorakis.

Sin comentarios en Syriza por la decisión gubernamental, que sólo ha recibido un respaldo inesperado en el último ministro de Defensa de Andonis Samarás, Nikos Dendias, que tampoco quiso, sin embargo, mancharse. “Se trata de una decisión adoptada por mi predecesor –el actual comisario europeo Dimitris Avramópulos–, tras una propuesta del mando general de la Marina”. “No puedo saberlo todo –insistió–, pero en mis días (como ministro) los responsables consideraron esta opción la mejor para la seguridad nacional”.

El gran negocio del armamento griego

Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, salía encantado de su última reunión con Panos Kammenos, en la que este le había comunicado el “total compromiso” de Grecia con la Alianza, que por otra parte siempre pide más medios y más presupuesto para estar contenta. Desde luego que este acuerdo va a dejar muy satisfechos a los “atlantistas”.

También tendrá un buen sabor de boca el Gobierno estadounidense, uno de los valedores de Grecia frente a las negociaciones con la troika. Lockheed Martin es una empresa que se cuenta entre los grandes contribuyentes a las campañas demócrata y republicana, lobista con experiencia y buena hoja de servicios en Washington la que consigue este gran negocio en el país heleno.

Hay que recordar que junto con Alemania y Francia, Estados Unidos ha sido uno de los países que más armamento ha vendido a Grecia, incluso en años de crisis. Y, a pesar de que en 2009 el gasto heleno en Defensa se contrajo ligeramente, en los años previos doblaba per cápita a Alemania. Todo ello gracias a la tecla del nacionalismo y el fantasma de la amenaza turca que ha vuelto a invocar Panos Kammenos.

Fuente: ElConfidencial.com