Griezmann hace que las lesiones no duelan al tumbar a un Dépor con diez

25.09.2016 – 18:23 H. – Actualizado: 4 H. Hay determinados partidos a lo largo de la temporada que son propicios para repartir minutos entre la ...

25.09.201618:23 H. – Actualizado: 4 H.

Hay determinados partidos a lo largo de la temporada que son propicios para repartir minutos entre la plantilla. Esta medida la emplean tanto equipos grandes como pequeños, pero los que disputan competición europea tienen una obligación mayor. El Cholo tiene el miércoles que elegir a otros once jugadores para jugar contra el Bayern Múnich con solo tres días de margen. No tenía más remedio que rotar contra el Deportivo de La Coruña. Parecía propicio. Un equipo de media tabla en el Calderón. Era victoria clara. Simeone dejó en la grada a Saúl Ñíguez y al capitán lo sentó en el banquillo. Y todo se le fastidió a los 35 minutos, cuando Giménez fue el segundo lesionado tras Augusto. La idea de dosificar a Gabi se fue al garete.

Esas ausencias por decisión técnica hicieron que el Cholo planteara un once muy interesante. La amplitud de plantilla de la que disfruta este año le permite jugar con un 4-4-2 como a él le gusta, pero con un toque más ofensivo de lo que entendemos por filosofía ‘cholista’. Dos pivotes, dos extremos y dos delanteros. El resultado es obvio: es un Atlético con más alternativas y mayor capacidad de generar ocasiones de gol. Esto precisamente es un hándicap que arrastran otras formaciones rojiblancas que de esta manera se reduce sensiblemente.

El Atleti ya está a dos puntos del Real Madrid (Reuters/Andrea Comas)El Atleti ya está a dos puntos del Real Madrid (Reuters/Andrea Comas)

El Atleti se posicionó en el campo del Dépor con la intención primaria de marcar, pero con la idea secundaria de minimizar las posibilidades creativas del equipo gallego y la debilidad poco natural de contar con tan solo dos elementos en la medular propia. Tan arriba, cada pérdida de balón puede ser subsanada con una recuperación rápida que generara descontrol en el Deportivo. Para ello, el Cholo contaba con dos jugadores de un perfil similar de velocidad y desborde como Correa y Griezmann, pero que jamás rehúyen de una función defensiva si se le pide. No aparecieron tanto, sin embargo, a la hora de rematar en el primer tiempo en el que los visitantes estaban todavía bien colocados.

Garitano no es un entrenador que vaya a proponer un fútbol de muchos quilates, al contrario. Se ha ganado su carrera y su hueco en Primera haciendo que el Eibar y ahora el Deportivo aprovechen al máximo las pocas armas con las que cuenta. En el Dépor todavía tiene pendiente encontrar una estabilidad en la alineación, juntar a once tíos de su absoluta confianza. Pero si el partido en el Calderón de Guilherme no se la da para apostar por el brasileño como pivote posicional indispensable, nunca la encontrará. Habitualmente estaba tirando de Mosquera, más técnico y menos inteligente tácticamente, pero Guilherme sentó cátedra en Madrid en la ocupación de espacios y la lectura del juego entre la línea de creación rojiblanca y los dos referentes ofensivos.

Alonso Castilla

Griezmann se presenta como firme candidato a pujar por el próximo Balón de Oro. Inició esa lucha el día que con Simeone aprendió que el talento no es suficiente para alcanzar la cima

Asentados sobre Guilherme, encontraba el desahogo en  Florin Andone y Emre Çolak, excelentes en el manejo del balón, el cual aguantaban ante muros de hormigón como Godín y Giménez con mucha soltura. Entre ellos gestaron las pocas ocasiones que tuvo el Dépor en el partido, aunque ninguna de ellas fue tan clara como la que desperdició Celso Borges en el minuto 90 al resbalarse cuando se disponía a golpear el balón y dejar así escapar la oportunidad del empate para los suyos.

Habría sido ese empate una verdadera sorpresa. El Atlético tuvo ante sí 45 minutos con superioridad numérica por la expulsión de Fayçal Fajr cuando Gil Manzano se disponía a señalar el descanso. El error incomprensible del jugador vino también motivado por el constante ruido que provocó la afición rojiblanca, que veía en cada golpe sobre uno de los suyos un motivo para tarjeta y una injusticia en cada córner no concedido. Después de que Andone chocara violentamente con Lucas y el árbitro no apreciara más que una falta, la entrada de Fajr fue la compensación durísima para el Dépor, que no volvió a hacer acto de presencia hasta esa acción de Borges que pudo cambiar el resultado final.

Augusto supo inmediatamente que era una lesión grave (Andrea Comas/Reuters).Augusto supo inmediatamente que era una lesión grave (Andrea Comas/Reuters).

El daño momentáneo de las lesiones de Augusto fue mucho menor que el problema futuro. En el partido, impidió a Simeone realizar más variaciones en el equipo de las que le hubiera gustado. Quizá no habría solo metido a Gameiro por un Carrasco muy activo, pero con poco acierto (un eslalon que acabó con un trallazo a la cruceta fue lo mejor del belga) y sin duda habría querido dar entrada a Thomas tras el gol de Griezmann, pero no pudo. A largo plazo, se queda sin el relevo natural de Gabi para, quizá, toda la temporada. Augusto tiene roto completamente el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha y se marchó en camilla. Otra lesión grave del argentino, que casi dice adiós a la temporada. Giménez también se fue en camilla con problemas en el abductor. El uruguayo está pendiente de un diagnóstico definitivo.

Con lo que había en el campo le daba al Atlético para ganar y más con el Dépor a merced jugando con diez. Los rojiblancos y el Calderón olieron el miedo y atacaron a la yugular. Durante más de media hora, el Atleti estuvo golpeando con una maza al conjunto coruñés hasta que cayó. No podían salir. O recuperaban Gabi y Koke, o Lucas y Godín cortaban de cuajo cualquier carrera de Andone, o de Babel cuando entró en el segundo tiempo. El tanto de Griezmann llegó por necesidad, porque no se puede llegar tanto a una portería y que la suerte sea tan esquiva. Lo dio Gameiro, que descansó un rato en previsión de su titularidad ante el Bayern. Con estos tres puntos, el Atleti se pone a dos del líder y ya parece que los tres empates en seis partidos no duelen tanto.

Ficha técnica

1 – Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Giménez (Lucas, m. 35), Godín, Filipe; Gaitán, Augusto (Gabi, m. 18), Koke, Carrasco; Griezmann (Gameiro, m. 58) y Correa.

0 – Deportivo de La Coruña: Lux; Laure, Albentosa, Arribas, Fernando Navarro (Babel, m. 73); Guilherme (Mosquera, m. 67), Borges; Borja Valle, Emre Çolak, Fajr; y Florin Andone (Luisinho, m. 60).

Gol: 1-0, m. 70: Griezmann culmina un pase de Gameiro.

Árbitro: Gil Manzano (C. Extremeño). Expulsó por doble amarilla a Fayçal Fajr (m. 39 y 45), del Deportivo de La Coruña. Amonestó al local Lucas (m. 42) y a los visitantes Emre Çolak (m. 56) y Ryan Babel (m. 84).

Incidencias: partido correspondiente a la sexta jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 53.000 espectadores.

Fuente: ElConfidencial – Deportes