Guardiola emuló a Mourinho y Luis Enrique exhibió su coherencia… o su vanidad

12.01.2016 – 05:00 H. “Me considero un gran enemigo del Balón de Oro”, dijo Arsène Wenger, el veterano técnico del Arsenal, horas antes de la Gala de ...

12.01.201605:00 H.

“Me considero un gran enemigo del Balón de Oro”, dijo Arsène Wenger, el veterano técnico del Arsenal, horas antes de la Gala de la FIFA en la que se hizo entrega de este empalagoso premio. “El fútbol es un deporte de equipo, no es lógico que se premie el esfuerzo individual. Es algo contradictorio para el fútbol”, argumentó el francés. Algo muy parecido debe de pensar Luis Enrique, el entrenador del FC Barcelona que ganó el ‘pepino de oro’, como despectivamente lo llamó, y que sin embargo no viajó a Zúrich para recibirlo.

Lo del asturiano se podía interpretar como un acto de coherencia, aunque, según dijo Robert Fernández, el director deportivo del Barça que recogió y agradeció el trofeo en su nombre, Luis no ha venido porque sus compromisos profesionales no le han permitido estar hoy aquí”. De ahí que quizá más que coherencia no fue sino vanidad lo que le animó a no acudir a la Gala del Balón de Oro a pesar de saberse el gran favorito para ganarlo. Los cinco títulos conquistados por el Barça esta temporada no dejaban lugar a la sorpresa, y no la hubo. Ganó con el 31,08% de los votos, pero de lo que más se habló fue de su ausencia. ¿Acaso no debería haber estado, aunque solo fuera por representar al Barça?, es la pregunta que muchos culés y aficionados al fútbol en general se harían.     

Robert Fernández, director deportivo del Barça, en el momento de recoger el Balón de Oro al mejor entrenador concedido a Luis Enrique. (EFE)Robert Fernández, director deportivo del Barça, en el momento de recoger el Balón de Oro al mejor entrenador concedido a Luis Enrique. (EFE)

La FIFA tuvo que suspender la rueda de prensa previa a la entrega del premio al mejor entrenador masculino del año ante la ausencia de dos de los tres candidatos. Y es que, además de Luis Enrique, también faltó a la cita Pep Guardiola, que se encuentra en Qatar realizando un ‘stage’ con el Bayern de Múnich. El catalán, que ganó el Balón de Oro en 2011 con el mejor porcentaje de votos logrado hasta la fecha (41,92%), es ya el técnico que más veces ha recibido este galardón, pues al de oro de 2011 suma el de plata de este año, con un 22,97% de los votos, y dos más de bronce.

Pep emuló a José Mourinho, quien en 2012, cuando era entrenador del Real Madrid y el Balón de Oro se lo llevó Del Bosque, tampoco se desplazó a Zúrich pues tenía claro que no lo iba a ganar. “Todos queremos ganar, pero estamos obligados a defender el fútbol, a mimarlo y trasladar la mejor ética y conducta personal”, dijo en su discurso el seleccionador español, en lo que muchos interpretaron como un recado al portugués por su desplante. “He venido hasta aquí para aplaudirte, para nada más”, le dijo Pep a Vicente, algo que esta vez el catalán no debió de considerar oportuno hacer con su compatriota, excompañero y sucesor suyo en el banquillo del Barça, Luis Enrique Cierto que este finalmente no fue, pero eso Guardiola no lo supo hasta el sábado después del partido contra el Granada. Al menos, su guardameta, el alemán Neuer, elegido en el mejor once de la FIFA, tampoco viajó desde Doha, cosa que sí hicieron los barcelonistas Alves, Iniesta, Neymar y Messi. 

Del Bosque y Guardiola, durante la Gala del Balón de Oro de 2012 a la que no asistió Mourinho. (EFE)Del Bosque y Guardiola, durante la Gala del Balón de Oro de 2012 a la que no asistió Mourinho. (EFE)

A diferencia del premio al mejor jugador, que en sus últimas ocho ediciones solo ha tenido a Messi (cinco veces) y Cristiano (tres) como protagonistas, en las seis que desde 2010 se ha entregado el Balón de Oro al mejor entrenador nadie ha repetido: José Mourinho (Inter/Real Madrid), Pep Guardiola (FC Barcelona), Vicente del Bosque (España), Jupp Heynckes (Bayern), Joachim Löw (Alemania) y Luis Enrique (FC Barcelona) han sido sus respectivos ganadores. Con el del asturiano, el Barça iguala al Real Madrid con cuatro, aunque en el caso del club azulgrana dos son de oro, por uno de los blancos, el que se concedió a Mourinho… tras ganar el triplete con el Inter.   

Jorge Sampaoli estará en el mercado

El único técnico asistente a la gala fue Jorge Sampaoli, el técnico que llevó a Chile a ganar su primera Copa América. “Una experiencia única. Muy feliz de estar acá”, escribió un solitario Sampaoli en las redes sociales y antes de conocer que fue Balón de Bronce, con el 9,47% de los votos. Paradójicamente, el argentino está negociando su salida de la Roja. “En este ambiente ya no quiero trabajar ni vivir en el país. Nunca imaginé que en tan poco tiempo se iba a destruir la imagen de un ídolo que tanto le dio al fútbol chileno”, dijo en una entrevista que publicó ‘Faro Deportivo’. “Estoy francamente decepcionado y en estas condiciones no puedo seguir dirigiendo cuando la mente la tengo puesta en otro lugar”, añadió el argentino.

Luis Enrique, Pep Guardiola y Jorge Sampaoli. Luis Enrique, Pep Guardiola y Jorge Sampaoli.

Sampaoli, uno de los técnicos más codiciados del momento, y al que no le van a faltar ofertas en Europa, se mostró contrariado con el nuevo presidente de la federación chilena, Arturo Salah, al que acusó de tenerlo como “rehén” por no facilitarle la salida de la selección. El técnico y el dirigente se han reunido en varias ocasiones estos últimos días para destrabar la situación del argentino, que tiene una cláusula de salida de unos seis millones de dólares. “Sinceramente, pensé que Arturo Salah entendería y me dejaría en libertad. Él mismo ha vivido esta experiencia y ha tenido que dejar su proyecto (…) El escenario de los últimos meses es suficiente motivo para que se me libere”, sostuvo Jorge.

El seleccionador, que ha decidido formar equipo con el técnico español Juan Manuel Lillo, está dolido por el escrutinio público al que ha sido sometido y lamentó que se le vincule con los actos de corrupción de Sergio Jadue, el anterior presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), que confesó su implicación en el escándalo de la Conmebol y se encuentra en manos de la Justicia de Estados Unidos. “Se ha afectado mi honra y mi dignidad personal pretendiendo vincularme a todos los actos de corrupción del directorio anterior y de aprovechar esos momentos para sacar ventajas económicas. Eso es increíble e inaceptable”, sentenció Sampaoli, el único de los tres candidatos al Balón de Oro al mejor entrenador del año que estuvo en Zúrich, que se tuvo que conformar con quedar por detrás de los ausentes Luis Enrique y Pep Guardiola

Fuente: ElConfidencial – Deportes