Guerra de divisas en Siria

30.11.2015 – 05:00 H. La vida se vuelve imposible cuando el frente de una guerra atraviesa tu ciudad. Cuando tu barrio se encuentra en la zona liberada y ...

30.11.201505:00 H.

La vida se vuelve imposible cuando el frente de una guerra atraviesa tu ciudad. Cuando tu barrio se encuentra en la zona liberada y el de tus tíos en el área del régimen. Cuando hace años que no ves a tu familia porque os separa la línea de fuego, porque tú vives en Al Shaar y ellos en Al Hamdaniya. Cuando tu lado está controlado por miles de milicias y escasean el agua, la comida y la electricidad. Este el día a día en Alepo, la ciudad más peligrosa del mundo; desde hace tres años, el escenario de la interminable pugna entre Al Asad y las facciones opositoras seculares e islamistas.

La rutina, entonces, es algo excepcional. Los vecinos se marchan, las tiendas cierran y apenas unos pocos transitan las calles. El sonido de los disparos, del fuego de mortero y de los bombardeos suple el bullicio habitual. Los bienes más básicos se agotan y los precios se multiplican por 10. Hoy, un kilo de pan en Alepo vale 100 libras sirias (0,50 euros), antes de la guerra, costaba solo 10. La devaluación de la moneda nacional, en parte debida a las sanciones internacionales, también ha empobrecido la vida de los sirios. A comienzos de 2011, el cambio de un dólar era a 45 libras sirias; ahora, es a 380, según Syrian Pound Today.   

Así, la cuestión económica también ha desangrado a los alepines, que han establecido un sistema monetario en el que convergen tres tipos de divisas. La libra siria nacional se usa para el pequeño consumo diario, como la compra de pan, verduras o medicinas, un gasto rápido antes de que las libras se deprecien; los productos importados se pagan en dólares, como teléfonos móviles u ordenadores. Pero la estrecha relación comercial y estratégica que la Siria del norte mantiene con Turquía ha aumentado el flujo de la lira turca en Alepo. Incluso, algunas autoridades municipales la han seleccionado como la futura moneda oficial.

Moneda oficial rebelde a partir del 1 de diciembre

Desde hace seis meses, el Tribunal de la Sharia de Alepo intenta imponer el uso de esta nueva moneda en la ciudad. En mayo, emitió un comunicado donde abría la posibilidad de realizar los pagos de las tasas en liras turcas, “para la liquidación de demandas, multas, fianzas u otros pagos”. Varios miembros del tribunal islámico formaron un comité para reemplazar la moneda. Finalmente, en octubre anunció una ley de obligado cumplimiento que prohibía el uso de la divisa siria en la ciudad, donde solo se podrá usar la lira turca a partir del 1 de diciembre.

La gran batalla por Alepo, que comenzó en julio de 2012 y continúa a día de hoy, dividió la ciudad. Las milicias rebeldes se hicieron con el control de los barrios del este y, mientras combatían contra el ejército sirio, establecieron su propia red municipal. El consejo local está formado por unos 600 miembros y se encarga de proporcionar los servicios más básicos, como el agua, la limpieza de las calles o la electricidad, a los 400.000 habitantes que todavía residen en su zona. El grupo yihadista el Frente al Nusra también gestiona algunos distritos, como Sajur o Hidarya, y son ellos quienes proporcionan estos servicios. El Tribunal de la Sharia es uno de los organismos más poderosos y está formado por afines a los Hermanos Musulmanes sirios. Ellos son quienes más apoyan este cambio.

Vista general de una calle de Alepo dañada por los combates, en el distrito de Saif Al-Dawla. (Reuters)Vista general de una calle de Alepo dañada por los combates, en el distrito de Saif Al-Dawla. (Reuters)

“Deberíamos cambiar al dólar”

“Es una idea equivocada”, explica Ahmad Azuz, un trabajador de la organización Tamkeen, que asiste a la municipalidad de Alepo. “Claro que debemos cambiar el dinero que utilizamos, pero yo apostaría por un capital fuerte, no otra divisa débil que también atraviesa sus propios problemas y cuyo valor ha caído a límites históricos”, comenta. Azuz es partidario de imponer el dólar en la zona rebelde de Siria. “Muchos países con una economía inestable lo hacen, empiezan a funcionar con dólares. Es muy útil”, continúa. “Así, cuando el régimen caiga, podremos cubrir nuestra economía con los dólares”, cuenta.

‘La idea es fortalecer la economía turca’, denuncian activistas de Alepo, ‘y la relación que algunos hombres de negocios tienen con el país vecino’Este activista sirio asegura que la idea original fue desafiar al régimen de Damasco y no contribuir a la economía del país. “El Tribunal de la Sharia y otros grupos islámicos creen que así debilitarán al Gobierno de Al Asad. (…) En mi opinión, no les afectará. Ya han perdido enormes cantidades de petróleo y también el control de las fronteras y no han caído… La mayoría de las libras sirias se usan en la zona del régimen. Por lo que si la zona rebelde deja de usarlas, el efecto será imperceptible”, argumenta. Desde Alepo, en una llamada telefónica, Azuz explica que los trabajadores del Tribunal de la Sharia ya están recibiendo su salario en liras. “Pero los funcionarios del consejo local y los empleados de las ONG que trabajan en la ciudad lo cobran en dólares”, explica.

“Una provincia comercial de Turquía”

Los activistas de Alepo, la comunidad secular joven que viaja con frecuencia al frente para documentar la transformación de su ciudad, están en contra de “la imposición” de la lira. Ellos todavía tienen una visión nacional del país, no hacen distinción de sectas, y creen que el cambio creará más divisiones y enfrentamientos. “Todavía parte de los productos que consumimos viene de Damasco”, dice Abd Hakawati, un popular activista de Alepo, “tenemos que diferenciar entre el Estado y el régimen. Para que Siria no desaparezca, el Estado debe seguir comerciando con el resto del país”.

La idea es fortalecer la economía turca”, sigue Hakawati, “y la relación que algunos hombres de negocios tienen con el país vecino”. Asegura que esta no es una idea nueva, sino que “ya comenzó en 2011 cuando Turquía intentó penetrar en el mercado sirio con sus fábricas”. “Casi todos los productos que se venden en la zona rebelde entran por Turquía”, explica, “incluso si se compra a otro país extranjero debe ser a través de Ankara. Necesitamos su permiso para adquirir productos o material. Por ejemplo, ahora necesitamos nuevos ‘walkie talkies’ para fines civiles pero el Gobierno turco no permite la entrada de estos cargamentos”. “Todo está relacionado con controlarnos. (…) Y con hacer del norte de Siria una provincia comercial de Turquía donde conseguir, por ejemplo, baratos trabajadores”.

Un hombre transporta carne en su moto mientras conduce por un mercado de Alepo, en el barrio de Al-Fardous. (Reuters)Un hombre transporta carne en su moto mientras conduce por un mercado de Alepo, en el barrio de Al-Fardous. (Reuters)

“Yo lo llamaría conspiración”

Hay quien, incluso, percibe una trama maquiavélica en el nuevo proyecto. Así lo afirma Mohamad J. Saman, miembro de Syrian Advisory (Asesoría Siria), un ‘think-tank’ que reúne a profesionales sirios para reconstruir el país. “La libra siria es la piedra angular del régimen”, explica Saman, “con la que pagan los salarios a los soldados y a los empleados públicos”. La continua inflación ha obligado al Gobierno a subir los sueldos pero se ha topado con una falta de dinero líquido. “Normalmente, nuestros billetes se imprimían en Europa. Pero, tras las sanciones, ahora han tenido que recurrir a Rusia que, obviamente, produce un dinero de calidad inferior. Billetes que, por ejemplo, dejan manchas en las manos. La gente ha comenzado a rechazar esta segunda clase de billetes”, cuenta Saman.

Por ello, Saman cree que las autoridades religiosas de Alepo, aquellas que pretenden imponer el uso de la divisa turca, tienen otros planes para el montante de libras sirias que consigan con el cambio. “Las casas de cambio en Alepo siempre han estado controladas por los Hermanos Musulmanes de Siria, precisamente quienes ahora controlan parte del Tribunal de la Sharia de Alepo. (…) La idea que tienen es obligar a la gente a deshacerse de sus billetes y monedas sirias y así las casas de cambio harán un gran beneficio. ¿Cómo? Venderán el conjunto de metálico de primera calidad a las zonas del régimen que necesitan una rápida inyección de dinero líquido”, asegura Saman. Además, acercarán a la población al aliado del norte y aumentará la demanda de las liras turcas. “Yo lo llamaría conspiración”.

Fuente: ElConfidencial.com

Palabras relacionadas: