Guía para no perderte en el Brexit

22.06.2016 – 05:00 H. Se acerca el ‘Día D’. Las próximas horas determinarán el futuro del Reino Unido y la campaña del referéndum se ...

22.06.201605:00 H.

Se acerca el ‘Día D’. Las próximas horas determinarán el futuro del Reino Unido y la campaña del referéndum se intensifica tras el giro en las encuestas a favor de la permanencia en la Unión Europea. Parece difícil no perderse en el maremágnum de argumentos a favor y en contra de la ruptura. La escalada de advertencias sobre las terribles consecuencias de un Brexit -ayer se sumaron George Soros, Janet Yellen (Fed), Mario Draghi (BCE) y John Cryan (Deutsche Bank)- es de tal magnitud que la campaña “Leave” ha inventado un nuevo apelativo para los pro-Bruselas: “Proyecto Miedo”. Mientras, consciente de que el respaldo de los laboristas es crucial para evitar una salida del bloque comunitario, su líder, Jeremy Corbyn, rompió ayer un ‘silencio’ de semanas para pedir a sus votantes que respalden a la UE. Estas son las claves de una consulta que marcará el futuro de la isla.

[Siga en directo aquí toda la información sobre el referéndum]

¿Qué es el Brexit y cómo hemos llegado a esto?

Ya no es una amenaza. Meses de trabajos en Bruselas entre bambalinas e incontables reuniones públicas no lograron evitar que el Brexit -esto es, que Londres se plante en la construcción del proyecto europeo y termine abandonándolo- se haya convertido en una posibilidad muy real. Hasta ahora no hay precedente de que un miembro del tamaño del Reino Unido -un país de 65 millones de personas que aporta a las arcas europeas alrededor de 12.000 millones de libras al año- haya abandonado la hoy tan cuestionada UE.

El camino hasta aquí ha sido largo. El plebiscito ha sido una obsesión de las filas ‘tories’ más euroescépticas desde hace años. En la década de los 70, con Edwart Heath como líder, los conservadores eran pro-europeos. Veían el proyecto como una gran oportunidad de mercado. Pero cuando la Comunidad Económica Europea fue mutando en un club que demandaba más implicación política surgieron las reticencias. En 2005, Cameron se convirtió en líder de la formación gracias al apoyo de los euroescépticos con un discurso en el que ya marcaba las distancias con Bruselas. A ello se suma el papel del UKIP, cuyo líder empezó a despuntar tras las elecciones de 2010 hasta convertirse en el protagonista absoluto de los comicios locales y europeos de 2014. Para entonces, la presión de las filas conservadoras era ya insostenible y Cameron prometió que, si era reelegido en 2015, convocaría un referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en el bloque.

¿Quién pierde más, la UE o Reino Unido?

El bando pro-Bruselas domina el debate: el impacto para Reino Unido es evidente. Y el coste político de la ruptura no sería menor porque, como señalaba hace meses a El Confidencial un alto funcionario de la Comisión, “al final los países europeos querrían un alto precio como efecto disuasorio para no sentar un precedente”. Un 3% menos de PIB es el peor de los escenarios, la cifra que manejan economistas y ‘think-tanks’ para el Reino Unido, aunque la opinión pública británica parece ignorar estos cálculos. No sería una única estocada mortal, más bien una hemorragia para su crecimiento en los próximos 15 años. Así lo asegura Open Europe, uno de los principales ‘think-tanks’ ingleses.

“En el peor de los escenarios”, auguran desde Open Europe, “el Reino Unido no podría continuar con su agenda de libre comercio. En ninguno de nuestros escenarios el coste de abandonar la UE sería inferior al de alcanzar un nuevo acuerdo”. Londres debería volcarse con su apertura comercial y la desregulación para no dejarse hasta 300.000 millones de euros de aquí a 2030.

Por otra parte, la UE perdería a un contribuyente neto para el presupuesto comunitario. Cerca de 10.000 millones de euros anuales hasta la próxima década, así que, según el Centro Martens de Estudios Europeos, “una salida británica provocaría que otros socios aumentasen sus contribuciones o que se acordase una reducción permanente del gasto” en la UE. Alemania, por ejemplo, tendría que pagar 2.500 millones más a Bruselas. Asimismo, el Reino Unido es el principal social comercial de Alemania y un ‘Brexit‘ cambiaría su estatus. Coches y manufacturas germanas acaban cada vez con más frecuencia al otro lado del Canal. En total, la principal economía europea podría sufrir una pérdida anual de entre una y tres décimas en su PIB. Países cercanos a Reino Unido, como Irlanda, Luxemburgo o Bélgica, estarían entre los más perjudicados por la ruptura.

Un camión de la campaña a favor de la ruptura en Londres, el 21 de junio de 2016. (Reuters)Un camión de la campaña a favor de la ruptura en Londres, el 21 de junio de 2016. (Reuters)

¿Cómo afecta a los españoles?

El veredicto de los británicos tendrá consecuencias directas para miles de españoles que viven actualmente en el Reino Unido. Actualmente hay alrededor de 200.000 españoles viviendo en suelo británico, aunque es imposible decir una cifra con exactitud ya que no todos están registrados en el Consulado. Nadie sabe aún las consecuencias que tendría un Brexit para los comunitarios que viven en el país. De momento, el Reino Unido estaría dos años en una especie de limbo hasta que se definiera su nuevo estatus. Aparte de tener que solicitar o no una visa, entre otros asuntos claves, se tendría que resolver si tienen derecho al Sistema Nacional de Salud y si se establece un convenio especial entre ambos países en materia fiscal. A nivel de pensiones, se tendría que definir cómo afecta a los españoles las pagas de los años trabajados en el Reino Unido.

¿Qué dicen las encuestas?

La campaña por la permanencia consiguió ayer ampliar la brecha frente al bando favorable a la ruptura. La diferencia es de siete puntos (53% contra 46%), según una encuesta de ORB para el diario ‘The Telegraph’, que afirma que el asesinato de la diputada del Partido Laborista Jo Cox, conocida proeuropea, ha apuntalado el apoyo a la permanencia en el bloque comunitario. Este último sondeo, añade el rotativo, sugiere que la participación entre los votantes europeístas será mayor que entre quienes respaldan el Brexit. Otra encuesta realizada por la firma Survation da la ventaja, aunque por un escaso margen, a la opción de la continuidad: 45% de apoyo frente a un 44%.

¿Quién forma la escuadra del Brexit?

Cinco figuras brillan con luz propia en el bando a favor de la ruptura. Primero, Boris Johnson, el excéntrico exalcalde de Londres capaz de atraer el voto joven, engatusar al periodista más crítico y disparar las audiencias de cualquier programa al que acude como invitado. Cuando se trata del Brexit, en su posicionamiento hay mucho de política interna y menos de antieuropeísmo: su nombre suena con fuerza para suceder a David Cameron -cuyo futuro político depende por completo del resultado del referéndum- al frente del Partido Conservador.

Le sigue Nigel Farage, líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), un eurófobo (y xenófobo) que ha logrado récords de popularidad entre sus compatriotas. La carta de la inmigración le funciona de maravilla. Durante su reciente aparición en la cadena ITV junto a Cameron, Farage llegó a vincular la entrada de inmigrantes -una de las cuestiones que más preocupan a los británicos- con el riesgo de que se produzcan ataques sexuales como los de Colonia. El resultado: el bando del Brexit obtuvo una ventaja de diez puntos en los sondeos, según el diario ‘The Independent’.

Junto a ellos destacan Michael ‘Che Guevara’ Gove, amigo íntimo de Cameron y ministro de Justicia que se ha convertido en figura clave de la campaña “Vote Leave” y define a los partidarios de la permanencia como “miembros de una élite”; Douglas Carswell, primer diputado del UKIP en el Parlamento, que desertó de las filas conservadoras para pasarse al partido de Farage; y el actor Michael Caine. El ganador de dos Óscar es el famoso entre los famosos que se decantan por el Brexit, un ‘equipo’ en el que destacan la leyenda del críquet Ian Botham, la estrella de la BBC Duncan Bannatyne, el exfutbolista Sol Campbell o la columnista Katie Hopkins.

El exalcalde de Londres, Boris Johnson, durante un mitin de la campaña a favor de la ruptura con la UE, en Londres. (EFE)El exalcalde de Londres, Boris Johnson, durante un mitin de la campaña a favor de la ruptura con la UE, en Londres. (EFE)

Empresarios del ‘Leave’ y el ‘Remain’

Los grandes empresarios también se han lanzado de cabeza al debate. Entre ellos figuras como la CEO de Lloyd’s o el consejero delegado de la poderosa Sociedad de Fabricantes y Comerciantes del Motor. El lunes obtuvieron el respaldo de diez premios Nobel de Economía, entre ellos James Mirrlees y Peter Diamond, que pidieron en una carta a los votantes que apoyen la permanencia porque las empresas necesitan el pleno acceso al mercado único y para evitar la “incertidumbre” que crearía un Brexit.

En respuesta al tsunami euroescéptico que sacude al Partido Conservador, Downing Street ha buscado el apoyo de las grandes compañías en la carrera por el “Remain” -ya hace meses los primeros espadas de la mitad de las cien mayores empresas británicas firmaron una misiva para apoyar a Cameron-. El bando contrario es incluso más poderoso: hasta 306 líderes empresariales detallaron en un documento por qué la competitividad de las compañías británicas se ve socavada por una Unión Europea en caída libre.

Fuente: ElConfidencial.com

Palabras relacionadas: