Guía práctica para aprovechar al máximo el viaje a Milán por la final de Champions

27.05.2016 – 05:00 H. Por supuesto, la grandísima mayoría de los españoles que en estos días van a coger un vuelo, un coche, una caravana o cualquier otro ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

27.05.201605:00 H.

Por supuesto, la grandísima mayoría de los españoles que en estos días van a coger un vuelo, un coche, una caravana o cualquier otro modo de transporte para ir a Milán lo hacen por la final de la Champions League. Muchos tendrán entrada y abarrotarán las gradas de San Siro, y otros, más aventureros, se quedaron sin entrada y verán el encuentro en alguna televisión o pantalla gigante por la ciudad. Tanto para unos como para otros, El Confidencial ha preparado una guía de servicio para que todos puedan aprovechar el viaje (que ha sido mucho dinero, seguramente) para algo más que ver un partido de fútbol (aunque sea el mejor partido de fútbol).

[Los parecidos de la Octava con el camino de Zidane]

Quizá tengas poco tiempo y por tanto sólo te dé tiempo a ver lo básico, esto es, la Galleria Vittorio Emanuele y el Duomo. Te irás de la capital de la Lombardía pensando que Milán tiene poco más que eso. Y no es así, en absoluto. Así que, si tienes más tiempo, coge papel y lápiz (o un móvil, que para el caso también te va a venir bien) y echa un ojo al vídeo que ilustra este artículo. Disfruta de los barrios más bonitos de Milán, como el de Brera, un epicentro artístico en el Renacimiento, y entra en su Pinacoteca. Pasea por el Parco Sempione y observa la grandeza del Castello Sforzesco. Conoce la Scala, el teatro que hizo inmortal a Verdi. Conoce ‘La última cena’ de Leonardo da Vinci en la capilla de Santa Maria delle Grazie…

Sí, Milán también tiene canales, aunque ellos los llaman 'navigli' (REUTERS/Stefano Rellandini).Sí, Milán también tiene canales, aunque ellos los llaman ‘navigli’ (REUTERS/Stefano Rellandini).

Si te acercas al Duomo (obligatorio), muy cerca tendrás la Piazza dei Mercanti. Prueba a hacer una cosa. Sitúate en el interior mirando hacia una esquina y pídele a tu acompañante que haga lo mismo en la opuesta. Habla hacia la columna con un tono de voz normal. Tu compañero te oirá perfectamente. Cuenta la leyenda que esta curiosidad arquitectónica proviene de los tiempos en los que el mercado estaba activo y los amantes lo aprovechaban para hablar entre ellos sin que los demás los vieran juntos.

[El Madrid es favorito, pero el dinero manda en las apuestas]

Y los canales. Sí, Milán tiene canales, artificiales, pero muy agradables para pasear en esta época del año… aunque te recomendamos que lleves algún repelente de mosquitos, que tienen un tamaño que asusta y con razón. A pesar de ellos, merece la pena que descubras la zona y pruebes alguno de los típicos aperitivos italianos, que poco tienen que ver con los españoles. Son, por lo general, buffet libre a un precio fijo de unos 10 euros que incluye cualquier tipo de bebida, desde un vaso de agua hasta un mojito o un coñac. Otra buena zona para tomar aperitivos es el barrio de las Columnas de San Lorenzo y la zona del Arco de la Pace, al fondo del Parco Sempieone.

La Copa de Europa está en la Piazza del Duomo (REUTERS Pawel Kopczynski).La Copa de Europa está en la Piazza del Duomo (REUTERS Pawel Kopczynski).

Ah, y claro, prueba la pizza y la pasta, que poco tienen que ver con las que se hacen en España. Y si quieres algo más variado, no dudes en acercarte a la ‘Salsamenteria di Parma’, fantástico restaurante de comida emiliana. Y si lo quieres todo en uno, ve al ‘Eataly’, un mercado que junta toda la gastronomía italiana gourmet. Si quieres un café, cualquier bar te hará un ‘macchiato’ o un ‘cappuccino’ rozando la excelencia.

[Errejón tenía un ídolo: Laudrup]

El sistema de transporte público en Milán es muy eficiente, ya que cuenta con servicios de tranvía, autobús y metro. Este último cuenta con innumerables bocas muy repartidas y cuesta 1’50€, y probablemente sea la mejor forma para llegar a San Siro (es la línea M5, de color violeta; la parada es la última). Si vas en bus o tranvía, tienes que comprar el billete en algún ‘Tabacchi’, o sea, estancos o quioscos y luego lo tendrás que validar una vez a bordo, de lo contrario te expones a una multa (da igual que lo que le expliques al controlador, te multará igual). Cada billete validado tendrá vigencia durante 90 minutos en todos los medios de transporte. Si te vas a mover bastante en transporte público, lo mejor es comprar un billete de diez viajes, sino, el de cuatro. Incluso hay uno de 24 horas. Todo esto para evitar los taxis, que son especialmente caros en Milán.

Fuente: ElConfidencial – Deportes