Henrique Capriles: “No veo modo de que el Gobierno gane”

05.12.2015 – 16:32 H. Henrique Capriles Radonski fue dos veces candidato a la presidencia de Venezuela. La primera, contra Hugo Chávez, la segunda contra ...

05.12.201516:32 H.

Henrique Capriles Radonski fue dos veces candidato a la presidencia de Venezuela. La primera, contra Hugo Chávez, la segunda contra Nicolás Maduro. Tras estar en la primera línea de la oposición del país, ahora se dedica a su cargo como gobernador de Miranda. Ha hecho campaña en ese estado, pero también ha recorrido otros tantos más para movilizar el voto opositor. No se arrepiente de haber “frenado la calle” cuando perdió las elecciones de 2013 por apenas 224 mil votos y cantó fraude. “La historia nos ha dado la razón”, repite, asegurando en cada frase que la vía de salida para Venezuela es la democrática, desde abajo, con la gente.

PREGUNTA.- Qué previsión tiene para el domingo.

RESPUESTA.- Nunca habíamos tenido una brecha como la que todas las encuestas señalan para el domingo. Puede reducirse un poquito. La elección del domingo no es cerrada, es abierta. En la calle hay percepción de triunfo de la oposición. Sorprendería al país un resultado distinto.

P.- ¿Y si el Gobierno gana?

R.- No hay forma. Si se llegara a anunciar un resultado distinto, sería con un proceso lleno de irregularidades. No veo un escenario donde el Gobierno pueda ganar. El Gobierno hoy es minoría.

P.- Las encuestas son una fotografía del momento y no reflejan la maquinaria roja del domingo.

R.- La maquinaria lleva gente pero no decide el voto de la gente. Puede ir en el bus del PSUV y no voto por ellos. Eso me dijeron a mí en las elecciones primarias, que me iba a enfrentar a la maquinaria de Acción Democrática o de Un Nuevo Tiempo. En este momento, Venezuela quiere cambio, más allá del eslogan. El Gobierno perderá el domingo por la situación económica.

Una mujer ordena documentos frente a un mural de la campaña del partido oficialista (PSUV). (Reuters)Una mujer ordena documentos frente a un mural de la campaña del partido oficialista (PSUV). (Reuters)

P.- Si gana el Gobierno, ¿es fraude?

R.- No veo un escenario donde el Gobierno gana y que no le haya dado un palo a la mesa. Si el Gobierno da un golpe, creo que la reacción del país sería incontenible. Habría que buscar quien lo calme.

P.- En 2012 en la calle había ambiente de triunfo, de cambio, y perdió. Ahora dice que en la calle la gente siente fuerte ese mismo cambio…

R.- El país no está en campaña. Ha habido movilizaciones y actividades, pero Venezuela es un país en crisis y en la calle no se respira el proceso electoral. La gente está pendiente de la cola, de ver qué se estrena en Navidad, los regalos. Pero la gente acudirá el domingo a votar.

P.- Si no hay movimiento antes de la elección, ¿por qué habría de moverse el pueblo si el Gobierno gana y hubiera ese supuesto fraude?

R.- No se puede anticipar ese escenario. Es difícil saber cómo reaccionará la gente.

Los carteles de candidatos de la MUD en una calle del barrio caraqueño de Petare. (Reuters)Los carteles de candidatos de la MUD en una calle del barrio caraqueño de Petare. (Reuters)

P.- ¿Sería esperable algo como las protestas de 2014?

R.- No. Son escenarios distintos y el tiempo nos dio la razón de lo errado de 2014. Pretendieron una acción política cuando más del 50% de la población apoyaba a Nicolás Maduro. Ahora Maduro no tiene apenas apoyo.

P.- ¿Le ha pasado factura eso de “que la gente pague su arrechera con la cacerola” fuera y dentro de la oposición?

R.- Todo lo contrario. Pedí una protesta pacífica cuando las elecciones de 2013 (Maduro-Capriles). Demostré que nosotros no somos violentos. Y qué oposición, cuál, ¿María Corina Machado? No creo que ella lo sea. Leopoldo López tampoco. Representan a sectores dentro de la oposición. Ahora hay candidatos que están pidiendo el voto cuando antes decían que no había posibilidad de llegar a la Asamblea Nacional, que yo era un estafador por pedirle a la gente que había que organizar una mayoría en el país. La posición realmente mayoritaria terminó siendo la nuestra.

P.- ¿No se arrepiente de esas decisiones?

R.- Si yo tengo que volver a tomar la misma decisión, la tomaría. Yo no quiero que este país llegue a una guerra civil. Estoy terminando un libro que narra todo esto, el proceso, la injusticia ante el Tribunal Supremo que dijo que mi recurso era “improponible”. En esa época dijeron que yo no defendía nada. Ese liderazgo era al mismo que dijo que no teníamos posibilidad de ganar contra Maduro. Es el liderazgo que nos saboteó la elección, porque la cuenta de ellos era que Capriles no ganaba. Hay personas que cuando no son ellos los elegidos, siempre sabotean una elección. Que no vengan ahora a decir que esta elección del domingo es un triunfo de ellos. Son los mismos que dijeron que era un error no llamar a la gente a la calle en abril de 2013. Esa gente no saca cuentas, está acostumbrada a manejar la política con improvisación.

Una larga fila para sacar dinero en una oficina del Banco de Venezuela en Caracas. (Reuters)Una larga fila para sacar dinero en una oficina del Banco de Venezuela en Caracas. (Reuters)

P.- 2016, ¿con revocatorio o sin revocatorio?

R.- Dependerá del primer trimestre del próximo año, de la actitud del Gobierno. El domingo, perdiendo, puede plantear un diálogo, pero de verdad, no de televisión. La gente está agobiada por la crisis. Lo siguiente dependerá de eso. Si tranca las acciones legislativas, todo para sacar al país de esta situación, hay que cambiar el Gobierno. Hay que pasar de la acción económica a la política. Pero no se puede pretender que el domingo, inmediatamente sobre la base de la victoria, convocar a una acción política. “La Salida” segunda parte no la vamos a aceptar, los que somos mayoría en la oposición.

P.- ¿Se ve de nuevo en algún momento como el elegido?

R.- En política no hay muertos. Quienes han querido destruir mi liderazgo, se quedaron con las ganas. Cuando se siembra un árbol que las raíces son profundas, no es tan fácil secar el árbol. No deshojo la margarita o saco cuentas de mi cálculo individual para ver cómo alcanzo el Gobierno. Mis cuentas nunca han sido individuales, no alimento el personalismo ni el culto a la imagen. Yo he aspirado a dirigir este país y esa aspiración sigue ahí. Lula fue presidente a la tercera vez. Todavía hay gente que en la calle me dice “ahí va mi presidente”. Eso lo tomo como una responsabilidad.

P.- Usted fue el centro de la prensa internacional. Ahora, ni siquiera sale en la nacional.

Hay una censura sobre mi persona, porque yo no respondo a intereses. Están los del Gobierno y están los otros, de los que no defiendo sus intereses ni antes, ni durante ni ahora. Ellos tienen su candidato. Agradezco a El Universal porque nos daba espacio, pero El Nacional nunca estuvo conmigo, nunca. Me tienen absolutamente vetado, capaz creen que tengo que ir a rendirles pleitesía. Por eso tuve que buscar mis espacios en internet. Esa es mi lucha contra la censura. Se confunden con mi apellido y creen que soy defensor de los grupos económicos de este país. Mi razón para estar en política es cambiar la vida de mucha gente.

Fuente: ElConfidencial.com