Iker y el Real Madrid ya están a un solo paso de sellar el acuerdo final

Iker Casillas y el Real Madrid están a un paso de alcanzar un acuerdo. Después de unas intensas e interminables horas de zozobra, con las negociaciones ...

Iker Casillas y el Real Madrid están a un paso de alcanzar un acuerdo. Después de unas intensas e interminables horas de zozobra, con las negociaciones prácticamente rotas, jugador y club han acercado posturas en la mañana de este viernes. El desenlace final que llevará al portero al Oporto de Lopetegui se puede hacer oficial en cualquier momento. El futbolista abandonaba la Ciudad Deportiva de Valdebebas tras ser sometido a diferentes pruebas médicas, como el resto de sus compañeros, sabiendo que ya no volverá. Onda Cero aseguraba en su página web que el acuerdo ya estaba totalmente cerrado a falta de la confirmación oficial por parte de los dos dos clubes. Según la cadena radiofónica, el capitán dirá adiós al club de su vida en una rueda de prensa, ya que no quiere homenajes.

Iker Casillas, Real Madrid, Oporto y un giro de 180 grados. Así es como quedaron las cosas el jueves por la noche: las negociaciones entre el jugador y el club blanco se rompieron y ambas partes debieron empezar de nuevo para volver a llegar a un punto en común que convenciera a los dos. Todo apunta a que son razones económicas las que dinamitaron el acuerdo: Casillas pretendía cobrar íntegramente las dos temporadas que le quedan con el Real Madrid y que esto no tuviera nada que ver con el contrato que firme con el Oporto. La entidad blanca no estaba conforme con esta exigencia porque su idea era hacerse cargo de la parte proporcional que el Oporto no pagase (como en el caso de Raúl). Y mientras tanto, De Gea sigue esperando.

Los rumores han ido apareciendo y se han ido multiplicando con el paso de los días. Sin que ninguna de las partes implicadas comentara nada sobre el asunto, el acuerdo entre Casillas y el Oporto se ha convertido en ‘vox pópuli’ en el mundo del balompié. Todo el mundo daba por hecho que la relación entre Iker y el Real Madrid estaba escribiendo sus últimas páginas. Tanto que, incluso, Bwin (uno de los patrocinadores del equipo) publicó datos sobre la despedida del capitán en su cuenta de Twitter señalando que el acto de despedida tendría lugar este viernes en el Santiago Bernabéu a la una de la tarde. Las filtraciones aparecían y comenzaban a coger peso ignorando el giro que iba a experimentar la situación.

Casillas junto a sus compañeros en Valdebebas (Real Madrid).Casillas junto a sus compañeros en Valdebebas (Real Madrid).

Este jueves por la tarde, las negociaciones que han llevando a cabo José Ángel Sánchez y Carlo Cutropía se enquistaron. ¿La razón? Puramente económica: una diferencia de 3 millones. Iker Casillas quería cobrar los dos años de contrato que le restan con el Real Madrid en bruto mientras que el club blanco pretendía hacerlo en neto. Esto traducido a cifras supondría una cantidad de 15 millones de euros (la ficha íntegra del portero más los impuestos que tuviese que pagar en Portugal), algo que no entraba en los planes del Real Madrid, puesto que el club presidido por Florentino Pérez sólo se responsabilizaría de la parte proporcional que el Oporto no podría asumir en esos dos años. A todo esto hay que añadir que Casillas exige cobrarlo en Portugal puesto que la fiscalidad lusa es menor que la española y la presencia de agentes, intermediarios y comisiones de la operación.

Así las cosas, ambas partes acabaron más que molestas. Con semejante ambiente enrarecido, no es de extrañas que las negociaciones se congelaran. ¿Qué sucedería si no lograban desbloquear la situación? Pues que no se descartaba un Real Madrid 2015/2016 con Iker Casillas dentro de la plantilla blanca. Es ahí donde surgió una nueva cuestión: la posición que ocuparía el eterno capitán madridista. Las posibilidades eran múltiples: titular, suplente, en la grada… Lo cierto es que el club no temía ninguno de estos posibles escenarios.

Iker y el Real Madrid ya están a un solo paso de sellar el acuerdo final

Mientras en los despachos se echaba el freno de mano, la plantilla del Real Madrid volvía al trabajo después de disfrutar de sus vacaciones. El nuevo entrenador del equipo había programado esta sesión para que tanto la plantilla como su staff se dieran a conocer. De esta manera, Valdebebas fue el escenario en el que tuvo lugar la primera cumbre entre Rafa Benítez -secundado por su cuerpo técnico-, Florentino Pérez y los jugadores. Fue en la ciudad deportiva donde se produjo la primera imagen pública del máximo dirigente madridista junto a Iker Casillas: Florentino y el aún guardameta blanco se dieron un abrazo antes de entrar en el vestuario del primer equipo. El objetivo del jugador es cumplir con el programa de trabajo del Real Madrid hasta que el club blanco y el Oporto hagan oficial el traspaso.

¿Ocurrirá esto? Las dudas se cernían sobre el triángulo formado por ambos equipos y el jugador. Todo apuntaba a que este viernes, Iker Casillas aparecería por Valdebebas -como así pasó- antes de las nueve de la mañana ya que a esta hora comenzaba el reconocimiento médico de la primera plantilla blanca. No estuvo mucho tiempo el jugador en las instalaciones, pues las abandonaba después de que se acercaran las posturas y el acuerdo quedara prácticamente sellado. El inesperado giro sufrido por la operación deja en el aire la despedida que tenía diseñada el club. De hecho, Onda Cero también informó de que el capitán se despedirá con una simple rueda de prensa y que no quiere ningún tipo de homenaje.

Fuente: ElConfidencial – Deportes