Illarra regresa al Bernabéu, donde sólo confiaba en seguir viéndole… su abuela

28.12.2015 – 18:00 H. – Actualizado: 4 H. Aunque todas las miradas estarán puestas en Rafa Benítez, a quien sobra decir que una derrota le supondría ...

28.12.201518:00 H. – Actualizado: 4 H.

Aunque todas las miradas estarán puestas en Rafa Benítez, a quien sobra decir que una derrota le supondría la destitución fulminante, el partido que este miércoles (16:00 horas) enfrentará al Real Madrid con la Real Sociedad tendrá otro protagonista: Asier Illarramendi. Benítez le dijo en pretemporada que contaba con él, pero lo cierto es que Rafa, al igual que ocurriera anteriormente con Carlo Ancelotti, no lo hizo, por lo que Florentino Pérez no tuvo más remedio que rendirse a la evidencia y cerrar un acuerdo ruinoso económicamente para el club que preside. 

Después de dos temporadas en el Bernabéu, donde recaló previo pago de 32 millones, el centrocampista regresó este último verano a la Real por la mitad, aunque, eso sí, con la vitola de fichaje más caro en la historia del club donostiarra. “Tengo más presión porque volví como un fichaje”, reconoce Illarra en una entrevista concedida a ‘LaLiga’, en la que también confiesa que “aunque echo de menos algunas cosas de Madrid, no dudé en volver a la Real”. Lo cierto es que el mutrikuarra ha asumido el papel que le corresponde, si bien, de momento ni él ni su equipo están respondiendo a lo que se esperaba de ellos. 

“Cuando salí era un chico de cantera y cuando volví de Madrid la gente me vio como un fichaje y me metí más presión. Fue bonito volver a casa y vestirme otra vez con esta camiseta, jugar en Anoeta y que la gente me apoyase”, explica el centrocampista en la víspera de regresar a la capital de España, aunque ahora de visita. La Real no ha empezado nada bien la temporada y, además de quedar eliminada de la Copa, su triste objetivo en la Liga es alejarse de los puestos de descenso. La crisis de juego -no tanto de resultados- en la que se encuentra el Real Madrid, así como el ambiente de crispación que se vive en los últimos meses en el Bernabéu juegan a favor del equipo donostiarra, aunque sus prestaciones en el coliseo blanco suelen dejar año tras año bastante que desear.   

Illarramendi cuenta en la misma entrevista que echa de menos “algunas cosas” de Madrid que no tiene en su natal Mutriku. “En Madrid estaba a gusto, me hice a la ciudad y tenía mi cuadrilla. También hay cosas que te da Mutriku que no te da Madrid, no se puede tener todo en la vida”, subraya. Claro que al mismo tiempo “fue bonita la vuelta a casa, me echaban de menos aunque mi abuela me dijo que tenía que haber estado un año más (en el Real Madrid). La familia está contenta por tenerme de vuelta aquí y los amigos igual”, añade.

Illarra, durante su primer año en el Real Madrid, es sustituido por Xabi Alonso. (EFE)Illarra, durante su primer año en el Real Madrid, es sustituido por Xabi Alonso. (EFE)

Respecto al nuevo entrenador del Real, Eusebio Sacristán, quien recientemente sustituyó al escocés David Moyes en el banquillo blanquiazul, Illarra asegura que se trata de un técnico “bastante cercano, habla con todos y nos explica lo que quiere”. “A los jugadores nos gusta su idea de juego, estamos mejorando y los resultados tienen que llegar. A ver si entre todos sacamos esto adelante”, señala el centrocampista, quien desvela también que, en lo personal y profesional, sus dos años en Madrid le han servido para madurar “un poco más”.

Por último, y sobre la posibilidad de hacerse con la capitanía txuriurdin, el futbolista admite que “sería bonito coger el brazalete de la Real algún día”. “¡Ojalá! Pero todavía soy joven y quedan muchos compañeros que tienen que pasar por ahí. Yo todavía estoy a la cola”, aclara el mutrikuarra, quien este miércoles regresa al Bernabéu, donde sólo su amona –abuela en euskera- confiaba en seguir verle esta temporada vistiendo… de blanco.  

Fuente: ElConfidencial – Deportes