Irak lanza una ofensiva contra el Estado Islámico para liberar la provincia de Al Anbar

Las tropas iraquíes, respaldadas por milicianos chiíes y tribales suníes, lanzaron este martes una amplia campaña militar para liberar la provincia ...

Las tropas iraquíes, respaldadas por milicianos chiíes y tribales suníes, lanzaron este martes una amplia campaña militar para liberar la provincia occidental de Al Anbar del control del autodenominado Estado Islámico (EI). El anuncio del inicio de la ofensiva lo hizo el Comando de Operaciones Conjuntas, según informó la televisión oficial Al Iraquiya, sin proporcionar más detalles al respecto. Amplias zonas de Al Anbar están bajo el control del ISIS, que tomó el pasado día 17 de mayo la capital provincial, Ramadi, lo que supuso un duro golpe para el Gobierno iraquí.

Esta campaña en Ramadi cuenta con el respaldo aéreo de la aviación de la coalición internacional, liderada por Washington, y del Ejército iraquí. Tanto en las operaciones en esta ciudad como en toda la provincia participan efectivos del Ejército y la Policía, milicianos chiíes de la llamada “Multitud Popular” y combatientes voluntarios tribales suníes, según una fuente de seguridad consultada por Efe.

Dicha fuente explicó que las fuerzas iraquíes avanzaron en el interior de la misma Ramadi y llegaron hasta la Universidad de Al Anbar, en el sur de la ciudad, haciéndose con el domino de áreas del complejo. Ayer, la “Multitud Popular” y la coalición internacional comenzaron a bombardear posiciones del EI en Ramadi y sus alrededores, como preludio a la ofensiva del Ejército iraquí.

Un soldado iraquí ayuda a una mujer que huyó de Ramadi a cruzar un puente en las afueras de Bagdad (Reuters).Un soldado iraquí ayuda a una mujer que huyó de Ramadi a cruzar un puente en las afueras de Bagdad (Reuters).

Un soldado iraquí describe la ofensiva del ISIS

“Había tres bombas en la carretera que mataron a cinco de los nuestros. Luego vinieron hacia nosotros con excavadoras cargadas de explosivos”. Los recuerdos de Asa’ad al-Yassiri todavía están frescos después de haber luchado contra la última ofensiva del ISIS en Irak. Según las declaraciones de este soldado iraquí recogidas por la CNN, tanto él como sus cerca de 140 compañeros se situaron en un campo abierto al oeste de la capital de Irak esperando la llegada del grupo terrorista. 

El tiroteo entre ambas facciones no se hizo esperar. Las idas y venidas de proyectiles entre cuerpos heridos quedaron registradas en un móvil, cuyas imágenes ha publicado en exclusiva la cadena estadounidense. En la grabación se escuchan los gritos de ánimo de Al-Yassiri apoyando a sus hombres. Mientras, una voz alerta de que los combatientes del ISIS atacan desde otro punto, avanzando sobre los soldados desde todas las direcciones después de que, según recuerda el entrevistado por la CNN, la unidad que debía guardarles las espaldas fuese aniquilada.

Irak lanza una ofensiva contra el Estado Islámico para liberar la provincia de Al Anbar

Vídeo: Imágenes de la CNN donde se muestra el combate entre soldados iraquíes y yihadistas antes de que el ISIS entrara en Ramadi

Momentos después de que una bala penetrara por uno de los ángulos que dejaba al aire su chaleco protector –provocándole una herida en el brazo de la que ya ha sido dado de alta–, uno de sus compañeros le gritó: “¡No hay municiones, estamos sin munición!”. Acto seguido llegó la orden de retirarse, a pesar de que Al-Yassiri afirma “estar acostumbrado a la sangre de los mártires”.

El Gobierno iraquí ha puesto en marcha una investigación para averiguar qué salió mal en Ramadi después de que el Pentágono haya lanzado una dura acusación: no hubo voluntad por parte de Irak de parar el avance yihadista.

La caída de Ramadi generó el desplazamiento de miles de familias y desbarató los planes de las autoridades iraquíes, que tras liberar a finales de marzo la provincia de Saladino contaban con expulsar rápido a los yihadistas de Al Anbar. Amplias zonas de este lugar están bajo el control del ISIS, que tomó el pasado día 17 de mayo la capital provincial en un duro golpe para el Gobierno iraquí. 

Fuente: ElConfidencial.com