Irán y las grandes potencias cierran un acuerdo histórico sobre su programa nuclear

Acuerdo “histórico” que puede transformar el mapa global. Tras 12 años de disputas y dos de duras negociaciones, Irán y el Grupo 5+1 (Estados ...

Acuerdo “histórico” que puede transformar el mapa global. Tras 12 años de disputas y dos de duras negociaciones, Irán y el Grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido y Francia más Alemania ) han cerrado un acuerdo sobre el controvertido programa nuclear de la República Islámica. El gran temor de Israel, que considera el pacto “un gravísimo error” que desatará una “carrera nuclear” en Oriente Medio, se ha materializado en un acuerdo que incluye el fin de todas las sanciones económicas y financieras que pesan sobre Teherán. Los medios iraníes destacan que el pacto, además, respeta toda la infraestructura nuclear del país.

El texto final respeta todas las “líneas rojas” establecidas por Irán, según destacan la agencia oficial iraní IRNA y la televisión pública, y reconoce el derecho de los iraníes a tener un programa nuclear pacífico y a desarrollar dentro de sus fronteras todo el ciclo atómico. “Las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU contra la República Islámica, incluidas todas las económicas y financieras, serán levantadas de una vez bajo un marco mutuamente aceptado y a través de una nueva resolución de Naciones Unidas”, informa IRNA.

Las sanciones económicas vinculadas a la cuestión nuclear impuestas por EEUU y la Unión Europea contra las finanzas iraníes serán también “anuladas” cuando se ponga en marcha el acuerdo. Además, todo el dinero iraní retenido en cuentas bancarias del exterior quedarán desbloqueado, al tiempo que unas 800 personas y empresas iraníes, como el Banco Central o la Empresa Nacional Iraní de Petróleo, quedarán fuera de las listas de entidades sancionadas. En cuanto al embargo de armas, uno de los temas más candentes en la negociación nuclear, éste será anulado y reemplazado con alguna restricción que caducará completamente en un período de cinco años.

Las mismas potencias que acaban de cerrar un acuerdo con Irán para “evitar” que se haga con la bomba atómica son las que introdujeron a ese país en esa tecnología cuando, bajo el sangriento gobierno del Sha Reza Pahlevi y antes de la Revolución Islámica de 1979, el país era todavía un importante aliado de Occidente. Hoy, los portavoces de dichas potencias han calificado el pacto como “un nuevo capítulo” en las relaciones internacionales. “Creo que todos nosotros sabemos que la decisión que vamos a tomar es sobre el programa de armas, pero es mucho más que esto. Esta decisión puede abrir un nuevo capítulo en las relaciones internacionales” además de constituir “un signo de esperanza para el mundo entero“, ha señalado la Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini.

Un técnico iraní del OIEA mientras inspecciona las instalaciones de conversión de uranio de Isfahan, en el centro de Irán (Efe).Un técnico iraní del OIEA mientras inspecciona las instalaciones de conversión de uranio de Isfahan, en el centro de Irán (Efe).

¿Habrá inspectores en la base de Parchin?

Por otra parte, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) e Irán acordaron hoy un calendario de actividades para poder certificar antes de fin de año si el programa nuclear tiene o no objetivos militares. En el documento titulado “Hoja de ruta para el esclarecimiento de asuntos pendientes del pasado y del presente relacionados con el programa nuclear de Irán”, ambas partes se comprometen a acelerar y fortalecer su cooperación para aclarar antes de que termine 2015 “todos los asuntos pasados y presentes pendientes, que todavía no han sido resueltos por el OIEA e Irán”.

Entre los diez pasos del acuerdo destacan que Irán se compromete a facilitar por escrito, hasta el 15 de agosto de 2015, sus explicaciones sobre las cuestiones sin resolver y que, si el OIEA plantea cualquier posible ambigüedad, se convocarán reuniones en Teherán para aclararlas; además, se incluye el asunto de la base militar de Parchin, donde se sospecha hubo experimentos relacionados con un arma atómica, se aborda en un acuerdo por separado. No se especifica si se permitirá el acceso a inspectores, algo a lo que Irán se ha negado hasta ahora.

El director general del OIEA, Yukiya Amano, irá facilitando información actualizada a la Junta de Gobernadores del organismo sobre la aplicación de la hoja de ruta. El 15 de diciembre de 2015, Amano entregará su informe definitivo a la Junta de Gobernadores para que lo tenga en consideración. Antes de esa presentación, tendrá lugar una reunión de resumen con Irán sobre todo el proceso. Además, Irán presentará por escrito una evaluación completa sobre el informe del director general del OIEA. Por último, el organismo seguirá tomando en consideración las preocupaciones de Irán sobre la salvaguarda de su seguridad, para asegurar la confidencialidad de la información manejada.

Los republicanos tienen difícil bloquear el acuerdo

A no ser que se dé una rebelión en masa de los legisladores demócratas, el Congreso de EEUU no podrá bloquear el acuerdo. Podrá revisar y opinar sobre el pacto nuclear alcanzado hoy, pero difícilmente las oposición republicana podrá bloquear su entrada en vigor al carecer de la mayoría suficiente para superar el poder de veto del presidente Barack Obama, que ya ha dicho que se servirá de esa prerrogativa si la puesta en marcha del acuerdo está en riesgo.

Cualquier camino hacia un arma nuclear se ha cortado“, ha dicho Obama desde la Casa Blanca. “Este acuerdo demuestra que la diplomacia americana puede provocar un cambio real y significativo. Este es un acuerdo completo y a largo plazo con Irán que evitará que obtenga armas nucleares”, ha añadido.

Las dos cámaras del Congreso necesitarían una mayoría de dos tercios de los escaños para desactivar la puesta en marcha del acuerdo con Irán. Los republicanos se opusieron diametralmente a un acuerdo con Irán que permitiese al régimen de los ayatolás mantener intactos todos los centros nucleares de los que dispone, pese a la reducción de la capacidad de enriquecimiento.

Eso garantiza que tanto la Cámara de Representantes como el Senado aprueben una resolución contra el acuerdo nuclear con Irán, pero, si como parece el pacto mantiene ciertas condiciones como un amplio acceso de los inspectores, es improbable que se rebele un número suficiente de demócratas. La Casa Blanca se había opuesto a que el Congreso obtuviera la prerrogativa de invalidar el resultados de las largas negociaciones encabezadas por el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, porque ello introduciría un elemento de incertidumbre en la mesa de diálogo.

Kerry durante una sesión de las negociaciones en Viena (Reuters).Kerry durante una sesión de las negociaciones en Viena (Reuters).

“Un error de proporciones históricas”

Para Israel, el acuerdo no es más que una “rendición” ante la República Islámica. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, describió como un “error de proporciones históricas” el pacto y aseguró que hará todo lo que esté en su mano para impedir que ese país tenga armas atómicas. “Irán va a ver abierto el camino libre para desarrollar armas nucleares y muchas de las restricciones que se lo impedían van a ser levantadas”, dijo hoy Netanyahu al inicio de una reunión con el ministro holandés de Exteriores, Bert Koenders, informaron medios locales.

El premier israelí insistió en que “no se puede evitar un acuerdo cuando los negociadores están dispuestos a hacer más y más concesiones a quien, incluso durante las conversaciones, gritaba ‘Muerte a EEUU’” en alusión a una manifestación celebrada el pasado fin de semana en Teherán en las que se quemaron las banderas de ese país y de Israel. Sobre los próximos pasos de su Gobierno, Netanyahu se remitió a su “compromiso” de impedir que Irán se haga con la capacidad militar para fabricar armas atómicas y reafirmó que “sigue en vigor”.

Mientras, el exministro de Exteriores Avigdor Lieberman tildó la jornada de hoy como un “día negro para todo el mundo libre“, mientras que el titular de Ciencia y Tecnología, Dani Danón, ha considerado que el pacto alcanzado entre Irán y el G5+1 “es como darle una cerilla a un pirómano”. La viceministra de Exteriores, Tzipi Hotoveli, por su parte, manifestó que este acuerdo significa “una capitulación de proporciones históricas ante el eje del mal dirigido por Irán”. “Las consecuencias de este acuerdo en el futuro próximo son muy graves. Irán ha recibido un espaldarazo para seguir expandiendo (la influencia) de sus aliados terroristas por la región”, añadió en una nota de prensa. 

Fuente: ElConfidencial.com