Irregularidades del referéndum en Turquía: protestas para impugnar millones de votos

18.04.2017 – 05:00 H. “¡Resistiremos a Tayyip Erdogan! ¡Resistiremos a Tayyip Erdogan!”, ha sido el slogan con el que la protesta del barrio ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,30

18.04.201705:00 H.

¡Resistiremos a Tayyip Erdogan! ¡Resistiremos a Tayyip Erdogan!”, ha sido el slogan con el que la protesta del barrio Besiktas de Estambul ha iniciado la marcha en contra de los resultados del referéndum sobre la reforma presidencialista. Al inicio, una mujer ha leído un manifiesto en el que asumen que ha habido fraude en el recuento de votos. “¡Levantaros por vuestro voto!”, gritaban los jóvenes que lideraban el recorrido.

A su paso, los vecinos se asomaban a la ventana para golpear las caceloras y mostrar su apoyo. Cerca de 1.000 personas mostraron ayer su oposición a Erdogan en este barrio, unas 2.000 en Kadikoy, así como otros cientos en los barrios de Bakirkoy, Gazi y Kartal. Otras manifestaciones han recorrido las calles de Izmir, Samsun, Antalia y Ankara, la capital, donde se podía leer en las pancartas: “El No (Hayir) acaba de empezar“, dando visos de un nuevo movimiento de protesta.

En Ankara, la capital, se podía leer en las pancartas: “El No (Hayir) acaba de empezar”“El marco legal en el que se ha celebrado el referéndum no ha sido el adecuado para un referéndum democrático”, ha publicado la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa) tras su misión de observación en el referéndum constitucional de Turquía. El equipo, formado por 60 miembros de 26 países, se ha referido especialmente a las condiciones en las que se ha desarrollado la campaña, “el Estado no tomó las medidas necesarias para asegurar que los votantes tuvieran acceso a información imparcial sobre las enmiendas votadas y sobre su impacto”, declaró ayer la jefa de la misión, Tana de Zulueta.

Una campaña desigual, “con un Sí significativamente más visible, liderado por el partido en el gobierno, el AKP”, “que ha usado ceremonias públicas, como la inauguración de obras, para hacer campaña”, detalla el informe. En cambio, algunos partidarios del No “han sido arrestados, en su mayoría culpados de organizar eventos ilegales o por insultar al presidente”. Tana de Zulueta ha destacado la restricción de la sociedad civil para participar en los actos del referéndum, un derecho que sólo se ha otorgado a 10 partidos políticos.

La organización internacional ha insistido en que el referéndum incumple los estándares internacionales. “No se ha garantizado un acceso igual de todos los partidos políticos a los medios”, la mayoría de ellos son privados y los grupos editoriales dependen de contratos públicos, es decir, del Gobierno. Además, el poder sancionador del Consejo Electoral por una cobertura parcial fue eliminado en un decreto. “El estado de emergencia nunca debería minar el estado de derecho”, ha recordado el representante del Consejo de Europa.

Turcos protestan por el resultado del referéndum en Estambul, el 16 de abril de 2017. (Reuters)Turcos protestan por el resultado del referéndum en Estambul, el 16 de abril de 2017. (Reuters)

El derecho de voto tampoco se ha facilitado a aquellos en las zonas del sureste donde se desarrolla una operación militar contra el PKK. Ahí, entre 355.000 y 500.000 personas (en su mayoría, kurdos) desplazadas no han podido registrarse en su nueva residencia para ejercer el voto debido a la falta de información y al corto plazo para realizar la gestión. “Agentes de Policía en los colegios electorales tenían instrucción de comprobar la identificación de los votantes para comprobar si sobre ellos había una orden de arresto. Creemos que esto ha podido disuadir a los votantes”.

Los primeros resultados fueron emitidos por la agencia estatal de noticias Anadolu, la única con tal autoridad, que en pocas horas otorgó la victoria al Sí con un 51,18% de los votos. Durante el recuento, el Consejo Electoral Supremo (YSK), cuyas decisiones no pueden ser apeladas, hizo pública una decisión: haría válidos los votos inválidos. Es decir, entrarían en el cómputo aquellas papeletas sin el sello oficial de los representantes de mesa cuando se entrega el papel.

El principal partido de la oposición, el CHP, acusó al YSK “de cambiar las reglas del juego durante el partido”, cuestionó la veracidad de los resultados ofrecidos por el Gobierno e incluso anunció que iban a impugnar 2,5 millones de votos. El Consejo Electoral también comunicó que admitiría las papeletas marcadas por un sello no oficial con la palabra Evet (sí), en lugar del reglamentario, con la palabra “elección”.

Al día siguiente, la autoridad electoral dio la victoria al Sí aunque el resultado oficial será anunciado en los próximos 11 o 12 días, “después de que las quejas sean procesadas”, dice el comunicado. Además de la oposición política y organizaciones, el YSK también ha recibido quejas individuales. Un líder municipal que introduce cinco sobres en la urna, colegios electorales con la entrada cerrada, personas votando abiertamente sobre la mesa electoral, son algunos de los vídeos y fotografías del referéndum distribuídos en las redes.

Varios votantes no dudaron en hacer público su voto, a través de fotografías en las redes, o en la sala de votaciones. Como pudo comprobar este diario en el colegio Fatih Edirnekapi Imam Hatip de Estambul, donde también un responsable de mesa reveló haber anulado un voto tras escuchar el ruido de fotografía en la cabina de votación. “Sabemos que el partido en el Gobierno paga entre 250 y 300 liras turcas [64 y 77 euros] a quienes les envían una imagen con la papeleta del sí”, confió a El Confidencial.

La OSCE aseguró que van a examinar todos estos indicios de irregularidades y que emitirán su informe final en las próximas semanas. Aunque sus recomendaciones no tienen capacidad de exigir el cumplimiento. Sobre el posible fraude electoral, Tana de Zulueta, asegura que “no damos ejemplos de ello en el último informe porque no hemos sido capaces de comprar si existieron para denunciarlos y tampoco hemos recibido quejas a este respecto”.

Sin embargo, la OSCE sí se pronunció sobre la imprevista decisión del Consejo Electoral de aceptar los votos inválidos: “Estas instrucciones cambiaron significativamente el criterio de validez de votos, debilitando una garantía importante y contradiciendo la ley”. La jefa de la misión no pudo extenderse sobre este asunto porque no ha habido comunicación directa con el Consejo Electoral y no les informaron de este cambio durante el recuento.

Fuente: ElConfidencial.com