Isco lanza una advertencia, un camino que suele acabar lejos del Real Madrid

20.02.2017 – 05:00 H. – Actualizado: 8 H. A Zidane, durante una fase de la temporada mucho más larga de lo que él mismo hubiera deseado, le ...

20.02.201705:00 H. – Actualizado: 8 H.

A Zidane, durante una fase de la temporada mucho más larga de lo que él mismo hubiera deseado, le preguntaban en cada rueda de prensa qué pensaban de James Rodríguez. Que por qué no jugaba casi nada, que si tenía algún problema con él, que si no le gustaba… Zidane, cordial como pocos ante los medios de comunicación y sabedor de que cada palabra que diga puede ser malinterpretada, medía todas sus intervenciones y siempre fue políticamente correcto. Que sí, que le encantaba, que no había ningún problema, que es un jugador más de la plantilla, que la temporada es larga. Después de lo vivido en la tarde de este sábado en el Bernabéu, las preguntas van a empezar a tener a otro protagonista: Isco Alarcón.

“Quiero ser titular en el Real Madrid, pero si aquí no puedo, no tendría problema en buscar una salida“, dijo el mediapunta malagueño después de hacer un partido excelente contra el Espanyol. Ya son dos ocasiones en las que todo le sonríe al Madrid, pero aparece uno de los dos para anunciar que no está contento y que se está pensando seriamente lo de irse. Lo hizo James justo después de ganar el Mundial en Japón, y lo hace ahora Isco cuando las buenas sensaciones han vuelto al equipo. “Yo estoy tranquilo, a mí lo que me preocupa es tener minutos, la carrera de un jugador es pequeña. Yo estoy muy feliz aquí y estaría muchos años más. De aquí a final de temporada tomaremos una decisión, es mi futuro lo que está en juego”, añadió.

Alonso Castilla

El jeque Al Thani tenía pensado emplear el dinero del West Brom inglés, club que pujó con fuerza por Camacho, para pagar el año de cesión del mediocampista del Real Madrid

Isco siempre ha estado en el ojo del huracán en este sentido. Desde el verano de 2014, el primero que pasó como madridista, se especuló con su posible marcha del equipo. Al ser un jugador muy inconstante en las alineaciones de todos los entrenadores que ha tenido, era considerado como uno de los prescindibles, pero siempre se acababa quedando. Nunca estuvo tan cerca de salir como en el pasado verano, cuando el Málaga preguntó por su cesión, él lo vio con buenos ojos, pero el fallido traspaso de Ignacio Camacho al West Bromwich Albion frenó la operación, que estaba ya prácticamente finiquitada, aunque Zidane no estaba muy convencido de ella.

Lo cierto es que durante sus primeras temporadas en el Madrid, Isco no ha tenido mucho motivo para quejarse. Sí, siempre estaba fuera de la quinielas de las alineaciones de Ancelotti, Benítez y Zidane, pero al final, siempre acababa jugando, y jugando muchísimo, además. Es decir, nunca ha sido un jugador de minutos residuales, sino que ha tenido un ratio de participación alto, habitualmente también disfrutando de minutos de calidad, ya que entró en las segundas partes de ambas finales de Champions League ganadas por el Real Madrid al Atlético (siendo además fundamental en las dos, al aportar la frescura que le faltaba al equipo en esos momentos).

Isco dio los dos pases de gol ante el Espanyol (Javier Barbancho/Reuters).Isco dio los dos pases de gol ante el Espanyol (Javier Barbancho/Reuters).

Con los números en la mano, Isco es uno de los jugadores más usados en los últimos tres años y medio. En su primera temporada, bajo el mando de Ancelotti, Isco fue el noveno jugador de campo más utilizado entre todas las competiciones, acumulando 3.158 minutos en 53 partidos entre todas las competiciones. Al año siguiente, también con el italiano en el banquillo, el de Arroyo de la Miel disputó los mismos 53 partidos, pero esta vez sumando un total de 3.763 minutos, es decir, jugó mucho más por encuentro, lo que le hizo ser el quinto jugador de campo con más participación. Ya el curso pasado, dividido entre Benítez y Zidane, Isco ya apareció menos por el campo, disputando un total de 2.627 minutos en 43 choques oficiales, aun así, fue el séptimo futbolista con más minutos. Es ya en esta campaña en la que realmente puede encontrar motivos para sentirse menos útil. Zidane ha contado con él para disputar, hasta el momento, 1.356 minutos en 24 partidos. Con esto, es el 13º que ha jugado más.

Jesús Garrido

En un mes pleno de compromisos determinantes, Zidane tiró de rotaciones para refrescar a la plantilla y el resultado no pudo ser más positivo: victoria sin desgaste y vuelta triunfal de Bale

El valor de Isco en el Madrid no se ha medido siempre a través de los números. Como explicó Salva Carmona en este mismo periódico, sus cifras de pases y pérdidas indican que no es un futbolista muy fiable en ese sentido. Sin embargo, es un futbolista que cayó de pie en el Bernabéu y que cada rato que juega en casa es avalado por la afición madridista, que lo siente como uno de los suyos, un intocable. Isco devuelve esa admiración recibida con un juego preciosista, tremendamente vistoso y, por lo apreciado en los últimos encuentros, también muy efectivo. Fue el mejor, de largo, contra Osasuna en el Sadar y volvió a repetir ante el Espanyol. Un gol y dos asistencias respectivamente adornan sus estadísticas recientes.

Quizá por eso no entendiese bien que no jugase ni un solo minuto contra el Nápoles en la Champions, competición que esta temporada está viendo casi siempre desde el banquillo. Solo ha jugado un partido, la vuelta contra el Sporting en Lisboa. Zidane ha tenido una cualidad en estos meses que ha consistido en mantener a toda la plantilla activa y participando habitualmente, pero hay jugadores, como son James e Isco, que saben a ciencia cierta que podrían ser titulares indiscutibles en casi cualquier equipo de la élite europea, y por eso se sienten infravalorados y sabedores de que no le van a faltar opciones suculentas, tanto en lo económico como en lo deportivo.

Fuente: ElConfidencial – Deportes