'Juego de tronos' posreferéndum: los 'tories' buscan al sucesor de Cameron

05.07.2016 – 20:32 H. Hace tan solo una semana, cuando David Cameron volaba de regreso a Londres tras acudir a su última cumbre de Bruselas tras el Brexit, ...

05.07.201620:32 H.

Hace tan solo una semana, cuando David Cameron volaba de regreso a Londres tras acudir a su última cumbre de Bruselas tras el Brexit, uno de sus ayudantes planteó en el avión la posibilidad de que Andrea Leadsom se presentara como candidata por el liderazgo del Partido Conservador. Los allí presentes comenzaron a reírse. De la misma manera que los europarlamentarios se rieron cuando un desconocido Nigel Farage dijo que su propósito era sacar al Reino Unido de la Unión Europea.

[Convencidos, frustrados, arrepentidos y confusos: retrato robot de los británicos posreferéndum]

Leadsom cuenta ahora con el apoyo del gurú publicitario de Thatcher, Lord Bell, y es agasajada por los activistas del influyente grupo ConservativeHome. ¿Es posible que se convierta en la próxima Dama de Hierro (cuya foto, por cierto, está enmarcada en su despacho)? De momento, este martes ha sobrevivido a la primera ronda de votaciones que ha tenido lugar entre los diputados ‘tories’. Tras el anuncio de Cameron de abandonar el barco en septiembre, la formación debe elegir un nuevo líder, que automáticamente se convertirá en primer ministro.

Liam Fox, el que fuera ministro de Defensa, ha sido el primer eliminado al recibir sólo 16 votos. Mientras que el titular de Trabajo y Pensiones, Stephen Crabb, se ha retirado voluntariamente tras sumar 34. Por su parte, el ministro de Justicia, Michael Gove ha recabado 48 adhesiones.Cada martes y jueves tendrá lugar una votación hasta que queden dos finalistas cuyos nombres se presentarán ya a todos los miembros del partido. El ganador se anunciará el próximo 9 de septiembre y todo indica que la batalla final quedará entre dos damas: la europeísta Theresa May, actual ministra de Interior, quien en la primera votación ha conseguido 165 votos, y la euroescéptica Leadsom, actual secretaria de Energía, que se ha hecho con 66.

Theresa May ha logrado 165 votos en la primera ronda; Andrea Leadsom, su principal rival, 66Irónicamente, la primera es la que dice ahora que no puede dar garantías a los comunitarios que ya viven en Reino Unido, mientras la segunda asegura que podrán quedarse sin problemas. El mundo al revés, aunque todo puede ocurrir ya en Westminster.

Las traiciones, ejecuciones políticas y pactos secretos entre enemigos no han dejado de sucederse desde el 24 de junio, cuando el 51,9% de británicos apoyó el Brexit frente al 48,1% que abogó por la permanencia. Desde entonces, nada es lo que parece. Los actores secundarios se han vuelto protagonistas, los favoritos ni siquiera han llegado vivos a la batalla y los auténticos desconocidos emergen ahora como salvadores del reino. Ni el mejor guion de ‘Juego de tronos’ o ‘House of Cards’ puede competir con los debates de la Cámara de los Comunes.

Por este motivo, conviene plantear de nuevo la pregunta. ¿Es posible que Leadsom se convierta en la próxima Dama de Hierro? Hasta ahora, May es la que lidera las encuestas. Pero en la política británica en general y en el Partido Conservador en particular, jamás ha ganado nunca el candidato favorito. Un año antes de sus victorias, nadie había contado con Margaret Thatcher, John Major o William Hague. Nadie se esperaba tampoco que David Davis fuera derrotado por un joven advenedizo llamado David Cameron.

Andrea Leadsom, durante una rueda de prensa en Westminster, Londres, el 4 de julio de 2016. (EFE)Andrea Leadsom, durante una rueda de prensa en Westminster, Londres, el 4 de julio de 2016. (EFE)

Un alto perfil

¿Leadsom podría ser la próxima? Anglicana comprometida -cree que Dios fue quien la animó a entrar en política-, comenzó su carrera en Barclays y empresas de inversión. Llegó al Parlamento en 2010. Cuatro años más tarde, ya formaba parte del equipo del Tesoro y, tras las generales del año pasado, fue ascendida al Departamento de Energía y Cambio Climático.

Su marido, Ben, es director de G-Research, una firma que trata de predecir el comportamiento de los mercados financieros y que curiosamente este martes, el día de la primera votación, salía en las portadas por utilizar técnicas de evasión fiscal tachadas por George Osborne como “moralmente repugnantes”.

La firma del marido de Leadsom acapara portadas por utilizar técnicas de evasión fiscal “moralmente repugnantes”¿Quién ha filtrado esta información? Es cierto que el ministro del Tesoro nunca ha tenido una buena relación con Leadsom. Pero las miradas se centran más bien en Michael Gove, el hombre que apuñaló por la espalada a Boris Johnson, el político que siempre había soñado con Downing Street.

Nadie podía imaginar que el ministro de Justicia iba a postularse para ser primer ministro, un cargo para el que él mismo había dicho días atrás “no estar preparado”. Pero el bando euroescéptico ha traicionado ahora a su vez a Gove y tiene a Leadsom como favorita.

La trama no queda ahí. Según ‘The Times’, Johnson habría ofrecido a May retirarse de la carrera por el liderazgo a cambio de que ella tomara el puesto para marcharse antes de las elecciones generales de 2020. Fuentes cercanas al que fuera alcalde de Londres niegan cualquier complot, pero sí reconocen que en los días posteriores al referéndum hubo una serie de “intentos fallidos” para reunir a ambos.

Varios diputados se han acercado también en las últimas horas al despacho de May ofreciéndole su apoyo a cambio de un ministerio en el próximo Gobierno. Su contestación: “No hago pactos. No me vas a apoyar por conseguir algo a cambio, me vas a apoyar porque soy Theresa May”.

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, durante una protesta contra el racismo en Londres. (Reuters)El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, durante una protesta contra el racismo en Londres. (Reuters)

La división laborista

¿Aún me siguen? Hagan si quieren una pausa, porque el segundo acto también es intenso y dramático.

La escena shakespeariana comienza ahora con el Partido Laborista. Una vez que 172 diputados de los 229 que tiene el grupo parlamentario han declarado que no tienen ninguna confianza en su líder, Jeremy Corbyn, se antoja complicado un acuerdo. Porque el problema que hay en las filas laboristas ya no es algo personal contra el dirigente, sino ideológico. Si Corbyn se mantiene en el cargo o es sustituido por otro candidato del ala más radical, el partido acabará dividiéndose.

Esto es al menos lo que se comenta en los mentideros. Los rebeldes estarían preparando una ‘declaración unilateral de independencia’ para crear una nueva formación con su propio líder. Es más, argumentan que al tener más diputados, deben ser considerados como “la oposición oficial”. También están barajando una batalla legal por quedarse con el nombre de la formación, con el fin de retener la marca, financiación e infraestructura.

“Hay mercado para un nuevo partido de centro izquierda, porque muchas personas sienten que no tienen a quién votar”, dice un diputado laboristaTras las elecciones de 2010, los laboristas no levantan cabeza. Empezaron su giro a la izquierda con Ed Miliband y dieron luego una doble vuelta de tuerca con Corbyn. Pero el plan no ha funcionado y ahora los rebeldes quieren volver al centro izquierda. En privado, muchas figuras de peso -no solo los ‘blairistas’, sino también ‘brownistas’ y los seguidores del Blue Labour- consideran muy en serio la posibilidad de romper la formación.

Bajo el anonimato, un diputado asegura que es una cuestión de oferta y demanda: “Es evidente que hay mercado para un nuevo partido de centro izquierda. Hay muchas personas que sienten que no tienen a nadie a quien votar. Los laboristas están virando a la izquierda más radical y los conservadores hacen lo propio con la derecha, por lo que en el centro hay ahora un gran hueco por ocupar”.

La pregunta es: si realmente se crea un nuevo partido, ¿aumentan las posibilidades de revocar el Brexit? Lo cierto es que si hay elecciones anticipadas y una formación que se presente con la promesa electoral de convocar otro plebiscito gana con mayoría, se podría convocar un segundo referéndum. Analistas legales como David Allen Green ya vaticinaban hace unos días que para los próximos comicios surgirá una nueva formación centrista y pro-UE que podría desestabilizar el bipartidismo. O lo que queda de él.  

Fuente: ElConfidencial.com