La 'BBC' italiana se lo pondrá a Morata más difícil que la del Real Madrid

24.06.2016 – 05:00 H. Nunca un Italia-España ha sido un simple partido de fútbol. Hay tantos aspectos potencialmente especiales en torno a ese encuentro ...

24.06.201605:00 H.

Nunca un Italia-España ha sido un simple partido de fútbol. Hay tantos aspectos potencialmente especiales en torno a ese encuentro que es imposible aplicarle el mismo tratamiento que a muchos otros choques en el planeta. Es cierto que nadie quería que se diera este partido, ni unos ni otros (quizá el aficionado imparcial sí lo desease con intención de disfrute personal), pero las reglas son las reglas y tendrán que volver a enfrentarse para pasar de ronda. Nadie lo quería, pero ahora todos tienen un motivo para ganar al contrario. Sin embargo, ninguno desea tanto que llegue este partido como el ‘7’ de España.

Ha pasado ya un tiempo considerable desde que Álvaro Morata empezó a tener un nombre propio lejos. Se alejó en 2014 de los brazos del Real Madrid, donde había sido criado con los mejores cuidados, para hacerse un hombre. Pese a ello, Morata sigue siendo un jugador relativamente desconocido. Para entendernos, no es Robert Lewandowski, ni Luis Suárez, ni Gonzalo Higuaín. Morata está, al menos en fama internacional, al menos un escalón por debajo de todos esos puntas que acabamos de mencionar. Es por tanto comprensible que resulte un jugador difícil de prever por las defensas contrarias, las cuales han tenido pocas ocasiones de medirse a él y entender su juego.

Morata es, junto a Bale, el máximo goleador de la Eurocopa con tres goles (Michael Dalder/Reuters).Morata es, junto a Bale, el máximo goleador de la Eurocopa con tres goles (Michael Dalder/Reuters).

Morata está ahora, sin embargo, a punto de enfrentarse a la defensa que mejor le conoce de toda Europa. Con esa misma ha compartido vestuario los últimos dos años y hace apenas unos días se confirmó que no volverá a jugar con ellos. Gianluigi Buffon, Andrea Barzagli, Leonardo Bonucci y Giorgio Chiellini tendrán delante al que ha sido el ‘9’ de la Juventus y el que ahora es la referencia goleadora de la selección española. Ellos saben cómo juega Morata, cómo busca los espacios entre los centrales para aprovechar su explosividad en carrera, como se aleja de la marca para encontrar el remate a gol y cómo se asocia en corto tanto por el centro como cayendo a la banda.

Pero también Morata sabe que Barzagli engaña y pese a su corpachón es ágil y rápido al corte, que Bonucci es excelente por alto y mejor aún desplazando el balón en largo y que Chiellini tiene un posicionamiento muy inteligente y una jerarquía envidiable sobre el campo. A Buffon también lo tiene calado, pero es casi imposible encontrarle un defecto y solo un gran remate podrá superarle. Son muchos días de entrenamiento juntos, de trabajo táctico bajo las órdenes del mismo entrenador, Massimiliano Allegri, y muchos partidos jugando en el mismo equipo, aunque separados por muchos metros en el campo. Se entienden, se respetan, se admiran. Y a partir de ahora, sólo se encontrarán como adversarios.

El Real Madrid confirmó el pasado lunes que ejercerá la opción de compra que tiene acordada con la Juventus para que Morata regrese al club blanco la próxima temporada. Lo cual, por supuesto, no quiere decir que el delantero madrileño se vaya a quedar en el club donde quiere estar. Ese es el siguiente paso a confirmar, pero no saldremos de dudas, probablemente, hasta el final de la Eurocopa, o más allá. Convierte esto, por tanto, en evidente que Morata no volverá a jugar en la Juventus. No porque no lo deseen las dos partes, sino porque el club ‘bianconero’ no se puede permitir hacer frente a la enorme inversión que supondría volver a adquirir al delantero, que se ha revalorizado escandalosamente en este tiempo en Turín.

Bonucci y Barzagli, ante Irlanda (Laurent Dubrule/EFE).Bonucci y Barzagli, ante Irlanda (Laurent Dubrule/EFE).

El único club que ha mostrado un interés alto por Morata y que sí puede afrontar el gasto que exige el Madrid es el Chelsea. Ya hemos recordado en este periódico en alguna ocasión que no fue Allegri sino Conte el que eligió a Morata como su delantero para la Juventus. A Conte le encantó su manera de jugar, de asociarse, de encontrar los espacios. Era el delantero perfecto para su Juventus. No le convencía del todo Fernando Llorente y necesitaba un complemento para Carlos Tévez. Lo encontró en Morata. Pero no tuvo opción de entrenarlo. Conte dimitió de la ‘Vecchia signora’ ante la inminente posibilidad de dirigir a la ‘Nazionale’ y dejó a su sucesor a un jugador que, a la postre, ha sido determinante en la consecución de dos ‘Scudetti’ y dos Copas de Italia en dos temporadas en las que Morata nunca fue indiscutible, pero sí clave.

A partir de julio, Conte entrenará al Chelsea y tendrá de nuevo la oportunidad de fichar a Morata y esta vez sí que, de conseguirlo podrá entrenarlo. Es una de las opciones que puede manejar el delantero y quizá el único proyecto en el que le garantizan ser muy importante. Morata dice a sus allegados que él desea volver a casa, pero también es consciente de que no tendrá el espacio que necesita para seguir creciendo.

Fuente: ElConfidencial – Deportes