La búsqueda de una oportunidad se ha convertido en una pesadilla para Montoya

27.11.2015 – 05:00 H. En la vida de un canterano hay decisiones muy complicadas que tomar. Sobre todo si hablamos de un jugador que se encuentra en el ...

27.11.201505:00 H.

En la vida de un canterano hay decisiones muy complicadas que tomar. Sobre todo si hablamos de un jugador que se encuentra en el filial de un gran equipo, de esos que compran jugadores en vez de tener paciencia en los que vienen por debajo. Tienen que decidir si esperan su oportunidad y después, la saben (o les dejan) aprovechar, o, si en cambio, prefieren tener más opciones de jugar lejos de la que ha sido su casa durante mucho tiempo. Martín Montoya decidió la segunda opción después de esperar mucho y no obtener demasiado. Pero su decisión está transformándose en una pesadilla.

Dejó el Barcelona y se marchó cedido al Inter de Milán. La opción era verdaderamente atractiva tanto por las oportunidades que iba a tener como por las posibilidades de progresar en un club en pleno proceso de renovación. Roberto Mancini fue el que pidió la contratación del lateral catalán a la directiva de la entidad ‘nerazzurra’ y tras hablar con Montoya, lo convenció. Iba a ser la primera opción en el lateral derecho por encima de jugadores como Davide Santon, Danilo D’Ambrosio y Yuto Nagatomo, la competencia directa de Martín. 

Pues bien, pasados ya más de tres meses de competición, Montoya aún no ha debutado con el Inter. No ha jugado ni un minuto oficial desde que se puso la ‘maglia’ ’14’ interista. Trece partidos ha jugado el Inter, actual líder en solitario de la Serie A, y en todos ellos, Montoya se ha quedado en el banquillo. Es decir, en todos estaba disponible, al máximo físicamente, pero Roberto Mancini siempre prefirió a cualquier otra opción antes que al catalán. De hecho, han jugado todos sus rivales por el puesto: Santon, D’Ambrosio y Nagatomo.

Montoya, en un amistoso contra el Stuttgart Kickers (Imago).Montoya, en un amistoso contra el Stuttgart Kickers (Imago).

Por supuesto, Montoya se siente ciertamente engañado por cómo le ha tratado Mancini. Ha pasado de ser, supuestamente, la primera opción para el entrenador, a ni siquiera ser tenido en cuenta. Y lo peor es que Mancini no le ha dado ninguna explicación de por qué se encuentra en esta situación. Mientras, Martín sigue entrenando cada día en la ciudad deportiva Angelo Moratti como el que más, porque aunque su situación vaya a mantenerse en las próximas semanas, siempre queda la opción de anular la cesión, que tiene vigencia hasta final de temporada.

No fue nada fácil aceptar salir del Barcelona como para quedarse sin jugar en el extranjero y no hacer nada para remediarlo. Montoya llegó al Barça a los ocho años como un niño que quería ser futbolista, que soñaba con jugar en el Camp Nou. Mucho tiempo después, el trabajo realizado durante más de una década le valió para formar parte de la primera plantilla culé, jugar la Champions League, ganarla… No ha debutado con España, pero sí ha ganado dos Eurocopas sub-21, siendo titular por delante de Dani Carvajal.

Evidentemente, si la situación no cambia, su representante, Juan de Dios Carrasco, hablará con el Inter, con el Barça y buscará una salida para su jugador. Aún no han trascendido posibles destinos, pero claramente la situación de Montoya tiene que cambiar, sea como sea, para no atascarse en su desarrollo como futbolista.

Fuente: ElConfidencial – Deportes