La despedida perfecta de Xavi

No pudo evitarlo porque otra cosa hubiera extrañado. Ya cuando se retiraba del terreno de juego, se apreció que sus ojos aparecían vidriosos, con las ...

No pudo evitarlo porque otra cosa hubiera extrañado. Ya cuando se retiraba del terreno de juego, se apreció que sus ojos aparecían vidriosos, con las lágrimas a punto de salir al exterior a borbotones. El Camp Nou en pie despedía a uno de sus símbolos, al que muchos consideran el mejor jugador de la historia del fútbol español. Un futbolista nacido en la rica cantera azulgrana y que tras 17 años -765 partidos disputados hasta ahora- decidió que era hora de marcharse a otra parte. En Qatar disfrutarán de su fútbol, incomparable y que será difícil de igualar por otro centrocampista. Con toda su familia en el palco de autoridades, Xavi fue despedido como Dios manda, poco que envidiar a la que el Liverpool tributó hace unos días a otro mito como Gerrard.

El empate obtenido ante el Deportivo fue una mera anécdota en una tarde/noche de fiesta en el Camp Nou. Xavi se despidió de su estadio en partido de Liga -le queda por disputar la final de Copa- de la mejor manera, todo un sueño que recordar para siempre. Con la Liga ganada una semana antes en el Vicente Calderón, el club culé accionó los mecanismos necesarios para que el equipo recogiera el trofeo en su estadio y en un día tan señalado. Y, lógicamente, Xavi fue el futbolista que posó con el trofeo entre sus manos. Pura felicidad para rematar un campeonato tan largo y exigente.

Todo empezó antes de que diera comienzo el partido, cuando Xavi se encontró ante sus ojos al ingresar en el terreno de juego con un enorme tifo con su imagen y la frase #6ràciesXavi, 17 temporadas (1998-2015), mensaje que también estaba grabado en las camisetas que utilizaron los jugadores del Barcelona. Tres sobrinos, en el mismo césped, vestidos con los colores azulgranas desearon suerte al enorme tío. El partido era lo de menos cuando en el minuto 85 abandonaba el campo. Lanzó besos al aire, innumerables, mientras la emoción quedaba reflejada en su rostro. El Camp Nou era puro sentimiento al despedir a un símbolo.

Pinche para ver el álbum. Pinche para ver el álbum.

El hombre más feliz del mundo

Finalizado el partido, Ángel María Villar le entregó el trofeo que acredita al Barcelona como campeón de la Liga 2014/2015. El título número 23 en el rico currículum del mediocampista, que aún puede ganar la Copa del Rey y la Champions antes de emprender una nueva aventura en Qatar. Algún catarí desplegó una pancarta dándole las gracias por lo hecho en la Ciudad Condal y al mismo tiempo la bienvenida a la que será su nueva casa. Tras el protocolario acto de recogida del trofeo y dedicatoria a la grada, llegaron los momentos que más emocionaron a Xavi.

Alucinado por todo lo que el club había organizado para que nunca olvide este día, Xavi no tuvo más remedio que coger un micrófono para dar las gracias a los miles de aficionados que estaban en las gradas. “Habéis hecho de mí el hombre más feliz del mundo hoy y durante las 17 temporadas que he estado en el primer equipo”, dijo con los ojos húmedos por la emoción. El mediocampista recordó a la hinchada que “digan lo que digan, somos el mejor club del mundo”, citando a la entusiasmada afición a “volver aquí en 15 días porque queremos ganar la Copa del Rey y la Champions”. Un “visca el Barça, viva Catalunya” cerró la alocución del mito.

Imagen de la emocionante despedida de Xavi (Reuters)Imagen de la emocionante despedida de Xavi (Reuters)

Un jugador irrepetible

“Cuando vi a mis padres, mi mujer, mis amigos… La verdad es que me he emocionado, igual que cuando la gente coreó mi nombre. En fin, fue una pasada”, subrayó posteriormente. Mientras Xavi hablaba, en los videomarcadores se emitían imágenes en las que quedaron resumidos los 17 años de éxito de Xavi como jugador del Barcelona. El futbolista, con sus compañeros como espectadores de excepción, dio una vuelta de honor en solitario para recibir el cariño de una afición entregada a su ídolo. Y, lógicamente, Xavi no pudo evitar el cariñoso y sentido manteo de sus compañeros. Todos le echarán de menos.

Aunque no ha contado en exceso con él esta temporada, como ya se podía prever, Luis Enrique tuvo palabras de elogio para el futbolista. “Verlo tan emocionado y presenciar el recibimiento tan maravilloso que hemos tenido… Creo que puede ser uno de los grandes recuerdos que me quedará de esta Liga”, reconoció el entrenador asturiano. Por otra parte, dejó claro “Xavi es un jugador que no tiene recambio porque no hay dos jugadores iguales”. Por ello, y mirando hacia el futuro, dejó claro que “el Barcelona tendrá que adaptarse a jugar sin él”.

Fuente: ElConfidencial – Deportes

Palabras relacionadas: