La diferencia entre el actual Messi y el que se borró el año pasado: “No contéis conmigo”

Fue al principio de la temporada pasada, cuando Leo Messi se reunió con alguno de los pesos pesados de la plantilla para comunicarles que esa temporada iba ...

Fue al principio de la temporada pasada, cuando Leo Messi se reunió con alguno de los pesos pesados de la plantilla para comunicarles que esa temporada iba a centrarla en el Mundial. “Este año no contéis conmigo. Insinuó, además, que el entrenador que había contratado el Barcelona, Tata Martino, había sido una petición suya para no encontrar ningún tipo de hostilidad en el banquillo ante su rendimiento. La fuente procede del propio vestuario azulgrana y su versión ayuda a explicar el porqué de su discreta campaña pasada y su monumental renacimiento en la presente. No hubo trucos externos, salió de dentro.

Hace un año, cuando el FC Barcelona perdió en la final de Copa del Rey frente al Real Madrid, estos fueron algunos de los comentarios que la prensa destiló sobre la Pulga:

L’Equipe: “Faltó el juego de Messi”.

Gazzetta: “Hacía falta una jugada de Messi, pero el argentino confirmó el sopor de sus últimas actuaciones”.

Corriere dello Sport: “Messi estaba en el campo, pero nunca entró en el juego”.

Bild: “El Barça y Messi caen más aún en su profunda crisis”.

Olé: “Messi está lejos de ser el que ganó cuatro balones de Oro y el Barcelona lo sufre: Leo no brilló ni pesó. Tampoco apareció cuando el equipo más lo necesitaba. Un bajón que preocupa”.

Clarín: “El Barça está en caída libre. Ojalá Messi esté guardando (en referencia para el Mundial)”.

El Mundo: “Un Barcelona sin Messi. El argentino estuvo muy lejos de su versión”.

Sport: “Leo Messi se dejó llevar. El argentino fue una sombra de sí mismo”.

Mundo Deportivo: “Se volvió a echar en falta a ese Messi diferenciador y resolutivo. ¿Qué le pasa a Leo? El argentino está en su derecho, mucho más que el resto, a pasar por una mala temporada o tener un mal día, pero el problema no se centra sólo en el momento, sino en la manera”.

Medios como Clarín o Mundo Deportivo buscaban una explicación a su caso, el cual también tenía preocupado a Olé.

Además de no levantar ningún trofeo con el Barça durante 2014, sus números personales tampoco fueron suficientes como para lograr algún reconocimiento individual. Cristiano Ronaldo sacó provecho de ello para lograr este pasado enero su tercer Balón de Oro.

Cristiano Ronaldo y Messi la temporada pasada.Cristiano Ronaldo y Messi la temporada pasada.

Casi ‘medio gol’ más por partido este año

La campaña pasada fue la que menos partidos jugó Messi con el FC Barcelona desde la 2008-09. El argentino disputó 29 partidos ligueros como titular (dos saliendo desde el banquillo) en los que sumó 28 goles (6 de penalti) y 11 asistencias. Lejos de las 36 titularidades que lleva en la presente campaña, los 41 tantos (5 de penalti) y 18 asistencias. En otras competiciones, la comparación es similar ya que, si bien en Copa alcanzó 5 goles en 5 titularidades (más otro partiendo como suplente), no dio ninguna asistencia. Este año, sin disputar aún la final, ha jugado 8 encuentros en los que ha conseguido 5 goles y 6 asistencias. Tampoco asistió en la edición de Champions del pasado año, donde marcó 8 goles en 7 choques, menos que los 10 tantos que lleva en esta, además de las 4 asistencias en 12 partidos.

En total, en 43 partidos como titular (más 3 de suplente) marcó 41 goles y repartió 11 asistencias. En este curso ya lleva 42 encuentros disputados desde el inicio (uno como suplente) y ha hecho 56 dianas, dando 28 tantos a sus compañeros. Su actividad también se refleja en los poco más de 200 remates que intentó el año pasado y los casi 300 que lleva ahora.

En total, las cifras hablan de que el año pasado Messi tenía un promedio de 0,89 goles y 0,24 asistencias por partido (nada desdeñable) y esta campaña 1,30 goles y 0,65 asistencias. Parece que el argentino ha pasado del “este año no contéis conmigo a ‘este año vuelvo’.

Fuente: ElConfidencial – Deportes