La directiva del Barcelona vuelve a meterse en un lío con la reforma del Camp Nou

10.03.2016 – 05:00 H. La directiva del FC Barcelona lo ha vuelto a hacer: ruido. Otra vez la institución que preside Josep María Bartomeu se ve envuelta en ...

10.03.201605:00 H.

La directiva del FC Barcelona lo ha vuelto a hacer: ruido. Otra vez la institución que preside Josep María Bartomeu se ve envuelta en la polémica. En cuanto el balón deja de rodar, hay lío al canto. En esta ocasión, ha sido por la adjudicación de la reforma del Camp Nou al despacho Nikken Sekkei, el mayor grupo de arquitectura de Japón. Algo tan relevante para el futuro del club como el nuevo estadio se ha convertido en un nuevo conflicto para una directiva que no sale de una y se mete en otra, y ahora existe la sospecha de que la elección del grupo japonés no ha sido limpia y la polémica ha salpicado no solo al club, sino también al Colegio de Arquitectos de Cataluña y a un miembro del Ayuntamiento de Barcelona, que formaba parte del jurado que debía seleccionar el proyecto ganador.

A las siete de la tarde del martes, el diario ‘La Vanguardia’ informaba en su página web de que el estudio Nikken Sekkei era el elegido para reformar el Camp Nou. El problema era que entonces ni siquiera habían comenzado las deliberaciones. Es más, en ese momento estaba uno de los cuatro estudios de arquitectura finalistas, el BIG + IDOM + BAAS Arquitectos (responsables, por ejemplo, del nuevo San Mamés) exponiendo su proyecto. Lógicamente, el cabreo de los tres estudios de arquitectura que no han sido elegidos es mayúsculo, no porque consideren que el japonés no se lo mereciera o la propuesta no tuviera calidad, sino por tener la sensación -justificada por la filtración a ‘La Vanguardia’- de haber estado perdiendo el tiempo mientras la decisión ya estaba tomada. Poco antes de las 11 de la noche, el Barça lo hizo público mediante un comunicado.

El jurado del Espai Barça estaba formado por nueve personas: cinco miembros del club, tres miembros del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC) y un miembro del Ayuntamiento de Barcelona. Los representantes del Barça eran el presidente, Josep Maria Bartomeu, la vicepresidenta Susana Monje, el directivo comisionado del Espai Barça, Jordi Moix, el directivo Emili Rousaud y el arquitecto Juan Pablo Mitjans, hijo del que fuera arquitecto del Camp Nou Francesc Mitjans. Por parte del COAC, estaban el decano Lluís Comerón y los arquitectos Arcadi Pla y Joan Forgas, mientras que la representante del ayuntamiento era Aurora Lopez, gerente de Urbanismo.

La directiva del Barcelona vuelve a meterse en un lío con la reforma del Camp Nou

La cólera de Bartomeu

El arquitecto Josep Miàs, del despacho Populous + Miàs + RCR Arquitectes, uno de los perdedores de la final, no tuvo reparos en mostrar su enfado y decepción y afirmó en declaraciones a Catalunya Ràdio: “Hemos ido a perder el tiempo. Cuando hemos visto la información de ‘La Vanguardia’, todavía había un grupo exponiendo su proyecto. Esto no parece muy serio. Hemos trabajado mucho durante los últimos meses, es un proyecto que se ha hecho por fases, profesional, y que se ha ido ajustando a los presupuestos; hemos hecho maquetas, pruebas, vídeos de simulación, y lo que no puede ser es que al final se decida de esta manera. Había un veredicto antes de que se presentaran los proyectos y la sensación de los tres grupos que hemos perdido es que hemos ido a formar parte de un acto totalmente prescindible”. En Catalunya Ràdio, desvelaron también que Bartomeu montó en cólera cuando supo que ‘La Vanguardia’ había dado la noticia a las siete de la tarde y que está ya buscando quién lo filtró.

Ante el jaleo, el Barça se vio obligado ayer a dar explicaciones y el directivo Jordi Moix hizo declaraciones por la mañana a las dos principales emisoras de radio de Cataluña: Catalunya Ràdio y Rac1. Por supuesto, desmintió que la decisión estuviera tomada antes de que se presentaran los proyectos, argumentando que en ‘La Vanguardia’ lo habían adivinado. Tal cual: “Que sacara la noticia cuando los miembros del jurado todavía no nos habíamos reunido fue una circunstancia. La decisión se tomó el martes por la noche. El medio que lo publicó antes lo hizo en función de sus cábalas y se aventuró con una posible resolución”. Además, el directivo azulgrana afirmó muy digno que no habían pedido disculpas a los tres estudios perdedores porque el club no había hecho nada malo. Quien sí lo hizo, pedir perdón o al menos dar las explicaciones pertinentes, fue el decano del Colegio de Arquitectos, Lluís Comerón, que estaba en el jurado y que ha visto cómo la institución que representa se ha visto salpicada por el escándalo.

Fotografía generada por ordenador del resultado de la reforma proyectada. (FOTO: F.C. Barcelona)Fotografía generada por ordenador del resultado de la reforma proyectada. (FOTO: F.C. Barcelona)

Nocturnidad

Hay que recordar que el Barça realizó un referéndum en abril de 2014 para consultar a los socios sobre el deseo de la junta de Bartomeu de reformar el Camp Nou, y la respuesta fue un sí mayoritario por parte de un 72,36% de los socios que votaron. “Hemos dado un paso de gigante en la excelencia de nuestro club en el terreno patrimonial. El socio ha votado pensando en los próximos 60 años”. Sorprende, por lo tanto, ante la magnitud de la decisión de elegir al estudio japonés, la manera también de hacerlo público: a las 11 de la noche de un martes y mediante un comunicado. Menos gracia, imposible, vaya.

En un mes se hará la presentación oficial del proyecto de remodelación, y para entonces, si no se ha firmado un acuerdo con el nuevo patrocinador, Bartomeu deberá dar explicaciones sobre cómo financiará la reforma, que debería empezar en mayo de 2017. El comisionado del Espai Barça, Jordi Moix, dividió la financiación en tres partes: 200 millones que conseguirán con los llamados ‘naming rights’, es decir, dar apellidos al estadio con una firma comercial; 200 millones a través de un crédito bancario, y otros 200 con recursos propios que están por definir. Y todo esto, con una deuda neta de 328 millones de euros y sin tener firmado un patrocinador. Hace dos meses, por ejemplo, ni siquiera pudieron gastarse 18 millones en fichar a Nolito en el mercado de invierno, así que el siguiente lío es solo una simple cuestión de tiempo. Otro más.

Fuente: ElConfidencial – Deportes