La euforia colectiva del Madrid sigue viva

16.04.2016 – 18:23 H. “No me gusta nada el partido en Getafe porque parece que vamos a jugar ganando fácil y no es así”, dijo Zidane. No ...

16.04.201618:23 H.

“No me gusta nada el partido en Getafe porque parece que vamos a jugar ganando fácil y no es así”, dijo Zidane. No acertó, claramente. Sí, ganó el Madrid fácil al Getafe, lo cual por otro lado se ha convertido en una costumbre. No encontró ningún tipo de complicación el Real Madrid para llevarse otros tres puntos y sumar así los últimos 21 puntos disponibles en la Liga, lo cual le ha permitido recortar puntos al Barça hasta estar ahora mismo virtualmente a un punto del líder. Quién le iba a decir a Zidane que iba a despedirse del título hace dos meses y que de repente volvería a meterse de lleno en la pelea. 

No podemos decir que Zidane se equivocase al decir que no le gustaba el partido de Getafe. Era una decisión lógica enfocar el partido obviando la enorme superioridad del Madrid sobre el Getafe y la evidente racha positiva de los blancos sobre los azulones. Porque es natural que pudiera existir cierto exceso de confianza en sus jugadores después de haber logrado una gran remontada contra el Wolfsburgo, tras una semana de emociones fuertes, de alegría y jolgorio, de ilusiones renovadas. Pensar que podía ser muy fácil podía ser verdaderamente peligroso 

Pero este Getafe es un equipo sin sangre. Le bajó el ritmo cardíaco hace tiempo, años en realidad, y se ha ido salvando temporada tras temporada porque siempre había algún equipo que era peor que ellos. Han pasado muchos jugadores en estas últimas campañas por Getafe, futbolistas que en ningún momento se han sentido identificados con la identidad, que van a jugar a un estadio que como mucho tiene media entrada de media, lo cual les hace implicarse poco o nada con las necesidades del equipo. Luego, otros veteranos como Lacen, Juan Rodríguez y Pedro León están de vuelta, cansados de sufrir, de no disfrutar en el campo. No es posible evaluar aún a Juan Eduardo Esnáider, pero se ha metido en un pozo muy profundo y tiene complicado alcanzar la escalera que lleva a la salvación.

Era tan complicado que el Madrid se dejase puntos… La estadística no engaña, y dice que el Getafe ha sumado dos puntos en los últimos trece partidos de Liga, que no gana desde el 17 de enero, que es el peor ataque de Primera División. Por tanto, era cuestión de tiempo que el Madrid encontrase el camino hacia el gol, y haciendo un esfuerzo, podía incluso hasta golear, como así sucedió finalmente.

Jesé le regaló el quinto gol a Cristiano (EFE/EFE/JuanJo Martín).Jesé le regaló el quinto gol a Cristiano (EFE/EFE/JuanJo Martín).

Se aventuraba, por tanto, un día era idóneo para que el entrenador madridista aprovechase para dar descanso a alguno de los jugadores más importantes. Pero no se atrevió a romper en seco el ritmo de los titulares. Si hubiese rotado a muchos futbolistas importantes, su mensaje de la trascendencia de este encuentro se habría caído por su propio peso. Así, pudo sólo dejar sin jugar a Modric, Casemiro y Sergio Ramos. Son tres pilares para Zidane, como también son los tres de arriba, que sí volvieron a formar de inicio. También lo hicieron los que ya están destinados, por lo visto, a este tipo de encuentros: James e Isco no jugaron ni un minuto en el Clásico ni en la vuelta ante el Wolfsburgo. Pero sí estuvieron en el Coliseum.

En esta ocasión, sí fueron determinantes durante todo el partido. Jugaron como interiores, con Kroos como pivote único, y la ausencia de obligaciones defensivas por el lado getafense les permitió vivir casi siempre en la brecha del área contraria, es decir, donde son diferenciales. Fue James el que abrió el marcador, aunque empujase el balón a la red Benzema. Encontró una ‘banana’ perfecta para el francés. Y al poco tiempo, apareció Isco a pase de Karim para sentenciar prácticamente el partido antes del descanso. 

Más allá del gran gol de Sarabia que hacía el momentáneo 1-3, Keylor Navas poco tuvo que hacer. Entre él y Marcelo se liaron y generaron una cesión al portero que González González señaló. No son nada fáciles esos lanzamientos. Tan cercanos al marco, con tanta gente delante, hay que ser muy original o muy preciso para encontrar el espacio. Sarabia esa vez no acertó. Antes, sí había acertado Gareth Bale. Después del tanto del canterano madridista, aparecieron los hombres de segunda fila, Jesé y Lucas, esos que para Zidane ya están por delante de James e Isco. Y cada uno repartió una asistencia. Por supuesto, una de ellas fue para Cristiano, que estaba teniendo uno de esos días extraños en los que no le sale nada. Jesé fue generoso y le regaló un gol que se merecía el portugués.

Ficha técnica:

1.- Getafe: Guaita; Damián Suárez, Vergini, Vigaray, Pereira (Yoda, min. 9); Pedro León, Juan Rodríguez, Lacen (Emi, min. 52), Víctor Rodríguez: Sarabia y Álvaro (Moi Gómez, min. 62)

5.- Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal (Nacho, min. 52), Pepe, Varane, Marcelo; James Rodríguez, Kroos, Isco; Bale (Lucas Vázquez, min. 57), Benzema (Jesé, min. 67) y Cristiano.

Goles: 0-1, min. 29: Benzema, tras un pase de James; 0-2, min. 40: Isco culmina una pared con Benzema; 0-3, min. 50: Bale bate a Guaita en un mano a mano; 1-3, min. 83: Sarabia bate a Keylor Navas con un disparo desde fuera del área; 1-4, min. 88: James; 1-5, min. 92: Cristiano.

Árbitro: González González (Comité Castellano-Leonés). Mostró cartulina amarilla a Damián Suárez (min. 44), Álvaro Vázquez (min. 61), Pedro León (min. 78) y Moi Gómez (min. 85) por parte del Getafe, y a Nacho (min. 90) por parte del Real Madrid

Incidencias: partido correspondiente a la trigésima tercera jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio Coliseum Alfonso Pérez ante cerca de 11.000 espectadores.

Fuente: ElConfidencial – Deportes