“La falta de control sobre el lobby socava las democracias en Europa”

Europa debe acometer de manera urgente una reforma en relación al lobby. Esta es la advertencia que lanza Transparencia Internacional en su último informe, ...

Europa debe acometer de manera urgente una reforma en relación al lobby. Esta es la advertencia que lanza Transparencia Internacional en su último informe, en el que la organización anticorrupción determina que, de 19 países europeos evaluados, apenas siete tienen algún tipo de ley o regulación específica sobre el lobby, con lo que se produce una influencia prácticamente sin restricciones de los intereses comerciales en la vida cotidiana de los ciudadanos.

Según el informe, que evalúa en qué medida las decisiones políticas están protegidas frente a influencias indebidas o excesivas, España, Italia y Portugal, tres de los países de la Eurozona en los que la crisis ha golpeado con más virulencia, muestran el peor desempeño. Asegura Transparencia Internacional que en estos países las prácticas de lobby y los vínculos estrechos entre el sector público y el financiero aumentan los riesgos.

De hecho, el estudio “evidencia que las iniciativas de reforma del sector financiero implementadas tras la crisis a nivel nacional y en el ámbito de la UE se han visto frustradas y debilitadas, en gran parte debido al intenso lobby impulsado por el sector financiero en Europa”.

La primera evaluación exhaustiva sobre el lobby en España, difundida el pasado septiembre por la organización, aseguraba que los lobistas son “verdaderos actores, en muchos casos protagonistas, del sistema político”. Sin embargo, su figura no está regulada y su actuación no es transparente. El informe dibujaba una ausencia de dicha transparencia en el proceso legislativo que deja a entender la existencia de intereses no declarados, intercambio de favores o incluso corrupción. Tal y como publicó El Confidencial, entre los casos que mejor ilustraban la influencia de este lobby desregulado y no profesionalizado figuraban las leyes promovidas por el sector eléctrico, el reparto de la TDT, el cierre de Garoña o el caso Bankia. 

El presidente Mariano Rajoy con Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola) (Efe).El presidente Mariano Rajoy con Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola) (Efe).

Dominar las decisiones políticas

Los 19 países analizados alcanzan una puntuación en promedio de apenas el 31% en la medición comparativa con los estándares internacionales y las mejores prácticas sobre lobby que lleva a cabo el informe El lobby en Europa: influencia encubierta y acceso privilegiado, que analiza las prácticas de lobby y estudia si existen salvaguardas para asegurar que esta actividad se ejerza con transparencia y ética en los países de Europa y en tres instituciones centrales de la Unión Europea. Además, examina si hay suficientes mecanismos para permitir un acceso justo y equitativo de los ciudadanos y grupos de interés a quienes toman las decisiones políticas.

“En los últimos cinco años, los líderes europeos han tomado decisiones económicas difíciles que han tenido consecuencias importantes para los ciudadanos. Los ciudadanos necesitan saber que los responsables de tales decisiones actuaron en aras del interés público, y no para favorecer los intereses de unos pocos actores predilectos”, advirtió Elena Panfilova, vicepresidenta de Transparency International.

A pesar de que el lobby es un aspecto integral de toda democracia dinámica, la organización asegura que los múltiples escándalos que se han producido en el Viejo Continente demuestran que, sin normas y regulaciones claras, un grupo reducido de actores con mayores recursos económicos y contactos puede dominar las decisiones políticas, generalmente para beneficio propio.

El país que encabeza la lista es Eslovenia, con una puntuación del 55%, como resultado de las regulaciones específicas sobre lobby en vigor, aunque presenta igualmente algunas deficiencias y vacíos legales. Chipre y Hungría ocupan las últimas posiciones, con el 14%, y muestran un desempeño poco destacado en casi todas las áreas evaluadas, en particular con respecto al acceso a la información pública. Les siguen Italia, España y Portugal, con un 20, 21 y 23%, respectivamente.

Nadie controla las “puertas giratorias”

En cuanto al fenómeno de las “puertas giratorias”, Transparencia Internacional denuncia que ninguno de los países europeos e instituciones de la UE evaluadas controla adecuadamente el traspaso entre el sector público y el privado. Los legisladores están en general exentos de restricciones pre y post empleo público y “períodos de cuarentena”, a pesar de ser un blanco clave de las actividades de lobby o influencia.

Para muestra, un botón: en Portugal, el 54% de todos los cargos ministeriales han sido ocupados por profesionales del sector bancario, desde que se instauró la democracia en el país en 1974. Asimismo, existe un alto riesgo de que los conflictos de intereses puedan sesgar los procesos de toma de decisiones. En Francia, por ejemplo, se permite a los parlamentarios dedicarse a realizar lobby y consultoría mientras desempeñan una función pública, una situación que también se observa en España y Portugal.

“Puede socavar las democracias de la región”

“El lobby sin ningún tipo de control ha tenido profundas consecuencias para la economía, el medio ambiente, los derechos humanos y la seguridad pública”, señaló Anne Koch, directora para Europa y Asia Central de Transparency International. El estudio alerta sobre prácticas de lobby problemáticas en una gran variedad de industrias y sectores en Europa, tales como el alcohol, el tabaco, la industria automotriz, la energía, las finanzas o la industria farmacéutica.

“Las prácticas de lobby desleales y poco transparentes son uno de los riesgos de corrupción fundamentales que enfrenta actualmente Europa”, concluyó Elena Panfilova, vicepresidenta de la organización. “Los países europeos y las instituciones de la UE deben adoptar una normativa sólida en materia de lobby, aplicable al amplio espectro de lobistas que inciden, de manera directa o indirecta, en las decisiones políticas, las leyes o las políticas públicas. De lo contrario, la falta de control sobre el lobby podría socavar las democracias en la región”, alertó.

¿Qué debemos hacer?

Transparencia Internacional concluye su informe con una serie de recomendaciones para impedir que el lobby propicie la corrupción. Según la organización, todos los países miembros de la UE deberían:

.- Adoptar una regulación sobre lobby que sea de alcance amplio y exhaustivo, abarcando a todos aquellos que lleven a cabo actividades de lobby, así como a todos los principales destinatarios del lobby.

.- Crear registros obligatorios de lobistas, donde se consigne información detallada sobre las organizaciones o los clientes a quienes representan, los responsables públicos a quienes pretenden influenciar y las decisiones en las cuales pretenden influir, así como los recursos que destinan para ello.

.- Crear una “huella legislativa” que permita identificar el camino recorrido por la propuesta legislativa hasta su aprobación, y dar a conocer los aportes externos que incidieron en su desarrollo, así como los contactos mantenidos entre lobistas y servidores públicos.

.- Establecer “períodos de cuarentena” mínimos que deban transcurrir antes de que funcionarios públicos y cargos electos puedan desempeñar roles de lobista, que potencialmente generen conflictos de intereses o produzcan tal impresión.

Fuente: ElConfidencial.com