La fidelidad de Griezmann aflora cuando más lo necesita Simeone

11.09.2016 – 05:00 H. El inicio de temporada se llenó de baches por diferentes razones. Deportivas, fundamentalmente, con dos empates frente a equipos ...

11.09.201605:00 H.

El inicio de temporada se llenó de baches por diferentes razones. Deportivas, fundamentalmente, con dos empates frente a equipos recién ascendidos a Primera división. Las críticas al Cholo Simeone arreciaron, cosa que entendió el técnico porque tiene claro que este Atlético debe ser sometido a los juicios más exigentes. Cuando se desveló que abandonará el club antes de lo previsto, el escenario se embarró más. En Vigo fue Griezmann, que no tuvo nada claro lo de continuar vestido de rojiblanco, el que rescató a tiempo al equipo. Cuando más lo necesitaban el grupo y, sobre todo, el entrenador argentino.

Jesús Garrido

El delantero francés recuperó su hambre y lideró a los colchoneros en una goleada producida por completo en la segunda parte. Marcó un doblete, dio otro a Koke y Correa cerró el resultado

El delantero francés se negó, como informó hace semanas este periódico, a establecer su libertad en más de 100 millones de euros. El club rojiblanco apretó al jugador y sus asesores para elevarla por encima de dicha cantidad, pero se encontró con la puerta cerrada a cal y canto. Se generó cierta tensión cuando las partes negociaban el nuevo contrato, pero finalmente se impuso el criterio del goleador. Se cerró en banda porque sabe que esa importante cantidad sí puede ser pagada por algún club europeo manejado por el millonario de turno. Eso ya será en el futuro, por ahora se mantiene fiel a las rayas rojas y blancas.

El pasado 23 de junio el Atlético de Madrid hacía oficial el acuerdo. El jugador firmaba un nuevo contrato con una sustancial mejora en sus ingresos y con final en junio de 2021. No consiguieron los ejecutivos lo que querían, que la cantidad fijada en su cláusula de rescisión estuviera por encima de los 100 millones, pero no tuvieron más remedio que ceder por el firme temor a que Griezmann optara por emprender una nueva aventura en otra parte. Antes de firmar, su libertad tenía un coste de 80 millones y de sobra era sabido por los que mandan que algún club estaba al acecho. Y lo sigue estando para desazón de la institución, como informó El Confidencial en su día.

En la imagen, Simeone dando instrucciones en el estadio de Balaídos (EFE)En la imagen, Simeone dando instrucciones en el estadio de Balaídos (EFE)

Días de tensión

Vaciló, y mucho, el futbolista francés, como él mismo reconoció en una entrevista concedida al programa de ‘Telefoot’ de ‘TF1’. Admitió que realizó una llamada telefónica a Simeone para confirmar que el entrenador argentino continuaría dirigiendo al Atlético de Madrid esta temporada. No estuvo de más este contacto, pues como ya desveló El Confidencial, el estratega tuvo dudas, sabiendo que clubes como el PSG y el Inter de Milán le habían abierto las puertas de par en par. Tras días de incertidumbre y desasosiego en el Atlético de Madrid, el Cholo optó por seguir. Y de paso lo hacía Griezmann. Fue leal el francés al club rojiblanco, que le necesita como el comer para pelear un año por ganar todos los títulos.

Kike Marín

Desde el club ni lo confirman ni lo desmienten, pero resulta bastante curioso que haya sido Cholo quien haya pedido firmar un nuevo contrato hasta 2018 en lugar de hasta 2020

“Como sigamos así, vamos a pelear por evitar el descenso”, disparó en el césped de Butarque presa de la ira tras el mal partido del Atlético ante el Leganés. Un empate (0-0) que hizo aflorar un tremendo enfado de Griezmann, que se vio obligado a arreglar el desaguisado en privado, pues sus declaraciones no gustaron nada al grupo ni tampoco en el club. “Pido disculpas porque no debí decir eso en público y sí dentro del vestuario. Puteé a mis compañeros en público y por ello me disculpo ahora de la misma manera”, dijo en Balaídos ante el micrófono de ‘BeinLaLiga’. Sus goles en Vigo sirven para que las aguas poco a poco vuelvan a su cauce habitual.

Griezmann reapareció a tiempo. La última semana no ha sido sencilla para Simeone. Tenso, mucho, porque sabía que de sufrir un tercer tropiezo, la situación en LaLiga Santander empezaría a torcerse en exceso, lo que hubiera cargado un poco más el ya tirante ambiente que se ha vivido en el club en los últimos tiempos. El Confidencial informó que será en 2018 cuando abandone el club y no en 2020 como quedó firmado el año pasado, mientras en el interior de la institución se ha vivido algún capítulo cargado de estrés a cuenta de los horarios que han sido fijados para algunos partidos, empezando por el de Balaídos, del Atlético de Madrid y que han hecho torcer el gesto a Simeone. El ‘aperitivo’ de Vigo -él partido empezó a las 13:00 horas- le acabó sentando bien. Si encima tuvo más audiencia en China, como dijo Javier Tebas, que el derbi de Manchester, para qué pedir más…

Fuente: ElConfidencial – Deportes