La FIFA admite que Sudáfrica pagó 10 millones para organizar el Mundial 2010

16.03.2016 – 12:17 H. La FIFA ha admitido por primera vez sobornos en el proceso de elección de las sedes de los mundiales, en concreto para el que se ...

16.03.201612:17 H.

La FIFA ha admitido por primera vez sobornos en el proceso de elección de las sedes de los mundiales, en concreto para el que se celebró en el 2010 en Sudáfrica. En concreto, la federación internacional revela que el país africano pagó 10 millones de dólares en 2008 a tres miembros del Comité Ejecutivo, órgano encargado de elegir al país organizador.

Esos diez millones fueron pagados a Jack Warner, expresidente de la CONCACAF, Chuck Blazer, expresidente de la Federación de Fútbol de Estados Unidos, y a un tercer miembro del comité que la FIFA. Según la FIFA, Warner disfrazó el soborno como un pago en beneficio de la diáspora africana en la zona del Caribe.

En la actualidad, Warner está en su país, Trinidad y Tobago, y se enfrenta a una orden de extradición a Estados Unidos, donde está acusado acusado de fraude y blanqueo de capitales. Blazer, que era el estadounidense más importante de la FIFA hasta 2013, cuando renunció porque estaba siendo investigado. Su confesión ha sido una pieza clave en toda la investigación.

La FIFA quiere que le devuelvan el dinero

La revelación del soborno de Sudáfrica es solo una parte de la reclamación presentada este martes por la FIFA en la Oficina del Fiscal del Estados Unidos en Nueva York, que instruye el caso que estalló el pasado mes de mayo antes del Congreso que reeligió como presidente a Joseph Blatter. En el documento, de 22 páginas, la federación pide la restitución de “decenas de millones de dólares” perdidos en los distintos casos de corrupción que se han conocido en los últimos tiempos.

La FIFA mantiene que es una víctima más de las acciones corruptas de los 41 dirigentes que ya han sido acusados por la investigación del Departamento de Justicia de Estados Unidos. La federación internacional pide 28,2 millones por pagos efectuados a dirigentes corruptos o compensaciones por el daño causado a su reputación o a su marca. “El dinero que se han embolsado pertenecía al fútbol y estaba destinado al desarrollo y a la promoción del juego. FIFA, como órgano de gobierno del fútbol mundial, quiere ese dinero se vuelta y está determinada a conseguirlo”, dice su nuevo presidente, Gianni Infantino, en un comunicado.

“Ese dinero era para construir campos de fútbol, no mansiones y piscinas; era para equipaciones, no para joyería y coches; y era para el desarrollo de jugadores jóvenes y entrenadores, no para respaldar lujosos estilos de vida de ejecutivos del fúbol y de márketing deportivo”, afirma el dirigente suizo.

Fuente: ElConfidencial – Deportes