La final en la que media España irá con la Juve y cantará los goles de Morata

“¿Final? ¿Qué final?”, se preguntaba con retranca un entrenador de Primera en una conversación informal sobre el Athletic-Barça de Copa. Una ...

“¿Final? ¿Qué final?”, se preguntaba con retranca un entrenador de Primera en una conversación informal sobre el Athletic-Barça de Copa. Una semana después del partido del Camp Nou, y por más que los azulgranas también sean los grandes favoritos en Berlín, la final de la Champions sí parece que al menos lo será. Las casas de apuestas hablan de un 75% de posibilidades de que gane el Barça, mas la Juve viene de ganar la Liga y la Coppa Italia, tiene experiencia en estas lides y, como equipo italiano que es, venderá cara su derrota.  

Si hace siete días la monumental pitada al himno español se convirtió en triste protagonista de la final copera, se espera que en la capital alemana el ambiente sea bien distinto, aunque paradójicamente en España serán muchos aficionados los que estarán deseando, más que la victoria italiana, la derrota del equipo catalán. Es lo que hay y allá quien no quiera reconocerlo. Así es el fútbol y lo que representa. Donde manda el corazón, no hay lugar para la razón.   

La Juventus y el FC Barcelona disputan su octava final de Copa de Europa, los azulgranas por cuarta vez desde 2006, más que cualquier otro equipo en este período de tiempo. Los bianconeri han perdido sus tres últimas finales, justo lo contrario que el Barça. Esta es la séptima final de Copa de Europa o Liga de Campeones entre un equipo italiano y un español, con un balance de 2-5. 

Luis Enrique saluda a Pep Guardiola (Efe)Luis Enrique saluda a Pep Guardiola (Efe)

Repetir el tripete de Guardiola, el gran objetivo

Lo confesó el propio Luis Enrique. En el vestuario del Barça motiva más el segundo triplete que la quinta Copa de Europa, por cierto, todas en color. Es decir, los azulgranas tendrían una más que el Real Madrid, aunque la mitad en el cómputo general. Igualar la gesta de Guardiola de ganar Liga, Copa y Champions en la misma temporada es el gran objetivo del técnico asturiano, un reto que precisamente está a su alcance tras eliminar al Bayern de Pep en semifinales. A Luis Enrique no se le puede restar ningún mérito. Después de aceptar el ultimátum que le dio Bartomeu en enero, su Barça no ha dejado de ganar e intimidar. Sin embargo, Lucho no ha dejado la impronta de su antecesor.    

El cambio de estilo ha sido evidente, aunque para quienes no lo vean cuando rueda el balón, ahí están los números: con Luis Enrique en el banquillo, el Barça promedia más pases por partido en esta Champions (677) que en la 2008-09 con Guardiola (586), aunque curiosamente tiene una posesión más baja (60% por 66%), su porcentaje más bajo desde el análisis completo de Opta (2003-04) y no muy lejos del 56,19% de la Juve, su registro más alto en una temporada de Champions desde ese mismo periodo. El protagonismo de Messi lo ha acaparado todo, para lo bueno y para… ¿lo malo?

Messi celebra un gol al Bayern en las semifinales de la Champions (Efe)Messi celebra un gol al Bayern en las semifinales de la Champions (Efe)

Messi, 20 goles más que en el primer triplete

Contando todas las competiciones, el FC Barcelona ha ganado el 83% de los partidos que ha disputado hasta el momento con Luis Enrique como técnico, un porcentaje mucho más alto que en la primera temporada de Pep Guardiola (67%). Además, el conjunto azulgrana ha marcado 172 goles esta temporada, 14 goles más que en la temporada en la que logró su primer triplete de títulos y sólo ha encajado 37 (Bravo 19, Ter Stegen 15 y Jordi Masip 3), 18 menos que en la 08/09 (Valdés 42, Pinto 8, Jorquera 3 y Oier 2). 

Pero hay más. Víctor Valdés encajó más goles en todas las competiciones de la 2008-09 (42) que Claudio Bravo (19) y Ter Stegen (15) juntos en esta (34). Aunque el dato más revelador sea que Messi ha marcado hasta el momento 58 goles, 20 más que en la temporada 2008-09. El argentino se ha convertido defnitivamente en el gran líder de su equipo, aunque no hay que desmerecer todo lo que tiene a su alrededor, empezando por Iniesta o Xavi y terminando por sus compañeros de tridente: Neymar y Luis Suárez.  

Otro dato curioso es que el FC Barcelona realizó 176 remates en la Champions League 2008-09, 39 más que en esta edición. Es decir, que la verticalidad en el juego es evidente, pero no que el Barça de Pep fuera menos llegador. Su camino hacia la portería rival era distinto, a través de juego y no sólo de crear jugadas. Esa es la gran diferencia, mientras Guardiola cimentaba su equipo en Xavi-Busquets-Iniesta, Luis Enrique lo basa todo en el tridente Messi-Luis Suárez-Neymar.  

Barcelona's coach luis enrique attends a news conference during the media barcelona open day ahead of the champions league final against juventusBarcelona’s coach luis enrique attends a news conference during the media barcelona open day ahead of the champions league final against juventus

El futuro de Luis Enrique se conocerá tras Berlín

Luis Enrique se ha enfrentado en tres ocasiones a la Juventus en su trayectoria como entrenador y nunca ha ganado: un empate y una derrota en Serie A y otra derrota en los cuartos de la Coppa es su balance contra el equipo italiano. En Berlín tiene la oportunidad de estrenarse con el Barça y nada menos que en la final de la mayor competición continental. Gane o no el triplete, ya sea por tanto tras la rúa por las calles de Barcelona exhibiendo la Champions, la Liga y la Copa, o en la misma sala de prensa del estadio de la capital alemana si el triplete se queda al final en doblete, el técnico deberá desvelar su futuro.

A la espera de conocer quién será el nuevo presidente del FC Barcelona en las elecciones que convocará en los próximos días Josep María Bartomeu, Luis Enrique dirá si cumple el año de contrato que le resta o si por el contrario pone punto y final su andadura azulgrana. Mientras Allegri es el quinto entrenador italiano que disputa una final de la Champions, tras Capello, Lippi, Ancelotti y Di Matteo, Luis Enrique Martínez es el cuarto español en hacerlo, tras Del Bosque, Benítez y Guardiola.

Xavi, emocionado, entre Josep Maria Bartomeu y Andrés Iniesta (Efe)Xavi, emocionado, entre Josep Maria Bartomeu y Andrés Iniesta (Efe)

El definitivo adiós de Xavi, ¿con 25 títulos? 

Aunque no será titular, precisamente lo que le ha llevado a dejar el Barça, eso sí, con un año de retraso sobre lo que tenía previsto, lo normal es que Xavi tenga unos minutos para de este modo disputar en Berlín su último partido como azulgrana. Iniesta llega renqueante y el cambio del catalán por el manchego se ha convertido esta temporada en un clásico para Luis Enrique. “La gran mentira”, como algún afamado comentarista le llegó a definir, es el futbolista más importante en la historia del Barça y también del fútbol español. Si hay dudas, ahí tienen su palmarés: más títulos que nadie y sin contar la Copa de Europa que puede levantar este sábado en Berlín.

Pero la importancia de Xavi Hernández tiene que ver aún más con su influencia en el juego que ha llevado al Barça y a la selección española a lo más alto, para acabar así con todos los complejos de etapas tan siniestras como, por ejemplo, la de Javier Clemente. Además, de jugar unos minutos en Berlín, Xavi puede convertirse en el futbolista con más partidos disputados en la historia de la Liga de Campeones. Ahora mismo se encuentra empatado con Casillas (150) y veremos si Iker juega la próxima la temporada la Champions… 

Morata, con Casillas en primer plano, tras eliminar al Madrid en semifinales (Efe)Morata, con Casillas en primer plano, tras eliminar al Madrid en semifinales (Efe)

Morata, de verdugo a vengador del madridismo

El quinto apunte sobre la final de Berlín no es el más importante, aunque, por aquello del morbo, sirve para llevarlo en el titular. Lo dijo Álvaro Morata, pero lo sienten miles y miles de madridistas: “Si ganando al Barça se alegran dos aficiones, mejor”, no ha tenido reparos en afirmar el delantero de la Juventus. Precisamente porque el fútbol no es política, por más que se politice, el hecho de que media España vaya hoy la Juve se entiende de la misma manera que medio Madrid haría lo propio si la final la jugara el Real o media Sevilla -la bética- no se alegrara de la cuarta Europa League del Sevilla. Máximo goleador español en esta Champions League, ha marcado sus cuatro goles en sus últimos seis partidos en la competición. Morata puede pasar de verdugo a vengador y en España también se cantarán su goles, aunque ahora los marque con la Juve.  

Fuente: ElConfidencial – Deportes