La historia está con el Barça, pero no con Luis Enrique

14.05.2016 – 05:00 H. Diez veces se han jugado Real Madrid y FC Barcelona la Liga en la última jornada y la historia está claramente del lado culé, con un ...

14.05.201605:00 H.

Diez veces se han jugado Real Madrid y FC Barcelona la Liga en la última jornada y la historia está claramente del lado culé, con un balance de 7 a 1. Los otros dos títulos no se los llevaron ni madrileños ni catalanes, sino dos equipos vascos: la Real Sociedad y el Athletic de Bilbao. Eso sí, el actual técnico de los azulgranas, Luis Enrique, estuvo en dos de aquellas debacles madridistas, las famosas ligas de Tenerife

Curiosamente, ya en la primera edición de la Liga, la 1928-29, sucedió algo similar a lo que se vivirá este sábado en Granada y A Coruña, aunque en aquella ocasión fuera en Bilbao y la Ciudad Condal. Barça y el Madrid pugnaron hasta el final de la competición por hacerse con el título. En la penúltima jornada, los madridistas eran líderes con 23 puntos, los mismos que el Barcelona. Siete días después (23-6-1929), el cuadro blanco perdía por 2-0 frente al Athletic en San Mamés, mientras los azulgranas ganaban al Real Unión de Irún por 4-1 en Las Corts. Estos resultados llevaron al Barça a inscribir su nombre en la historia como primer campeón de Liga.

En la campaña 1944-45, el primer puesto se mantuvo en tensión entre seis aspirantes al segundo galardón de la Liga, pero a partir de la jornada 18 el Real Madrid y el Barcelona se despegaron de sus perseguidores. Los catalanes, a falta de una semana para que cayera el telón del campeonato, eran líderes con dos puntos más que el Madrid, que soñaba con que los barcelonistas pincharan en su visita al campo del Sevilla. El empate a cero resultó suficiente para que el Barça se volviera a proclamar campeón, ya que el triunfo del Madrid ante el Sporting de Gijón en Chamartín (4-1) sólo se sirvió de consolación.

Imagen de un Real Madrid-Barcelona de 1931.Imagen de un Real Madrid-Barcelona de 1931.

Habían transcurrido ocho años y, una vez más, los considerados gallitos del fútbol español iban a protagonizar otro lance similar. En la vigésimo novena jornada, sólo un punto separaba a los azulgranas de los hombres que dirigía Juan Antonio Ipiña. En la siguiente, la que cerraba la edición 1952-53, el cuadro azulgrana se apuntaba la victoria por la mínima (3-2) contra el Athletic y el Madrid salía derrotado de Balaídos por 2-1 frente al Celta de Vigo. El Barça volvía a entonar el alirón.

La temporada 1959-60 la culminó el Madrid conquistando la quinta Copa de Europa consecutiva y la primera Intercontinental, pero se le escapó el triplete. La rivalidad con el Barça fue tan equilibrada que se tuvo que recurrir a las matemáticas para proclamar el campeón. En las cuatro últimas jornadas, el Barcelona se afianzó en la cabeza de la tabla, pero siempre igualado a puntos con el Real Madrid. En la quinta, la que ponía el colofón a la campaña liguera, el once blanco vencía a Las palmas por 0-1 y el Barcelona goleaba al Zaragoza con un rotundo 5-0. Había que echar cuentas porque los dos candidatos al título tenían en su haber los mismos guarismos: 46 puntos y 16 positivos. Por primera vez en la historia,  el Barcelona se adjudicaba la Liga por el goal average general.

Ni para uno ni para otro

Hay dos temporadas en las que Barça y Madrid llegaron a la última jornada con opciones de ganar el título, aunque no fueron ni azulgranas ni blancos los que lo conquistaron. En la temporada 1981-82, fue la Real Sociedad la se aprovechó de la pugna entre Real Madrid y Barcelona para ganar su segunda Liga consecutiva. Los donostiarras se presentaron a la última jornada con un punto de ventaja sobre ambos y su victoria en Atocha contra el Athletic por 2-1 le valió para ser campeón. El Barcelona empató con el Betis (2-2) y el Real Madrid cayó 3-2 ante el Racing. En la 1983-84 fue el Athletic el que se presentó en la jornada empatado a puntos (47) con el Real Madrid, y uno por encima del Barcelona. El 29 de abril de 1984, un testarazo de Liceranzu proporcionó la victoria a los vizcaínos ante la Real Sociedad (2-1) y arruinó las esperanzas de blancos y blaugranas. 

Luis Milla, Luis Enrique y LaudrupLuis Milla, Luis Enrique y Laudrup

Las dos Ligas de Tenerife

Al comenzar la década de los años 90, la mala suerte acompañó a Ramón Mendoza. Destituyó a dos entrenadores, Johan Toshack y Radomir Antic, cuando éste había situado al equipo en la cima de la clasificación con tres puntos de ventaja sobre el Barcelona. Al preparador serbio le reemplazó Leo Beenhaker que no pudo evitar que el Tenerife, bajo la dirección técnica de Jorge Valdano, le amargara el final de la temporada 1991-92. El Madrid visitaba el terreno tinerfeño como líder y con un punto más que el Barcelona. A los 28 minutos de juego, el equipo blanco ganaba por 0-2, con tantos de Fernando Hierro y Hagi. Antes del descanso acortó distancias Quique Estebaranz. En el segundo tiempo, Rocha marcó en propia puerta y, en el minuto 78, un incomprensible y lejano envío de Sanchís a Buyo, permitió a Pier lograr a placer la tercera diana. En el Camp Nou, con los transistores en la oreja, el júbilo de los barcelonistas resultó apoteósico. Johan Cruyff y sus discípulos no sólo festejaban el triunfo ante el Athletic (2-0), sino que el Madrid les regalase la Liga. En su libro ‘Sueños del fútbol’, Valdano dejó escritas estas frases: “No nos engañemos, aquel partido lo perdió el Madrid. De haber cometido Agustín aquel fallo en lugar de Buyo, el encuentro hubiera dado con Agustín y conmigo en la cárcel”.

En la siguiente campaña, la 1992-93, se repitió la historia en el mismo escenario y con los mismos protagonistas. Benito Floro había iniciado la campaña al frente del Madrid y su colega Jorge Valdano seguía en el Tenerife. La victoria por 2-0 de los tinerfeños volvió a dejar boquiabiertos a Ramón Mendoza, a Floro, a  los jugadores y a la afición madridista. El Barcelona se deshizo de la Real Sociedad con un paupérrimo 1-0, pero por segundo año consecutivo le obsequiaban con otro galardón liguero. En la memoria colectiva de los madridistas, cuando se recuerdan estos dos episodios, salen a relucir los maletines del club blaugrana; el intento de soborno a Luis Milla; las especulaciones sobre los exjugadores del Madrid que por aquellas fechas eran integrantes de la plantilla tinerfeña, como Valdano,  Agustín, Julio Llorente, Ochotorena… Así como los sibilinos arbitrajes de García de Loza en el primer envite y de Gracia Redondo en el segundo, calificado éste de furibundo barcelonista al ignorar dos claros penaltis a Zamorano y otro posible por mano de Mata dentro del área. 

En la primera debacle del Madrid, Antonio Hernández ‘Toño’ y Manolo Hierro reconocieron haber cobrado un extra por el triunfo del Tenerife. El Comité de Competición sancionó a ambos, pero después el castigo se rectificó por una instancia superior. En la segunda, Luis Milla, que había fichado por el Madrid en 1990 procedente del Barcelona, reconoció que recibió una llamada de un antiguo compañero y amigo del Barcelona, en la que le ofrecía dinero en nombre del club catalán por dejarse perder contra el Tenerife. El entonces jugador madridista así lo manifestó en ‘El Larguero’, de la cadena ‘SER’, y sus palabras tuvieron una gran repercusión. El Comité de Competición abrió una investigación a Milla, que fue multado con un millón de pesetas. La sanción fue suspendida posteriormente al ser recurrida a un comité de mayor rango jurídico.

Antic, Ramón Mendoza y Benito FloroAntic, Ramón Mendoza y Benito Floro

La penúltima vez que Barça y Madrid se jugaron la Liga en la última jornada fue en la temporada 2006-07. Fabio Capello se convirtió en el nuevo entrenador del Madrid y hasta el último suspiro no pudo desbordar su satisfacción por otro título que grabó en su palmarés. En el mes de marzo el equipo blanco estaba eliminado de la Champions League, de la Copa del Rey y se encontraba en cuarta posición del campeonato, con seis puntos menos que el Barcelona. Los buenos resultados comenzaron a llegar y situaron al Madrid en lo más alto de la clasificación. En la jornada 37, la penúltima del torneo, madridistas y azulgranas estaban igualados a 73 puntos. En la que ponía el colofón a aquella Liga, el Madrid triunfaba ante el Mallorca por 3-1 en el estadio Bernabéu y el Barcelona le endosaba al Nàstic de Tarragona un contundente 1-5. En esta ocasión, el goal average particular era  favorable a los pupilos de Capello y el título se quedó en las vitrinas del club de Chamartín. 

Y la última vez llegó en la temporada 2009-10. Barcelona y Real Madrid mantuvieron un intenso duelo y batieron el récord de puntuación en la Liga. En la última jornada, el equipo de Pep Guardiola, que llegaba con un punto por delante de los blancos, goleó al Valladolid (4-0), que acabó descendiendo, y el Real Madrid no pasó del empate (1-1) en La Rosaleda contra el Málaga.

Fuente: ElConfidencial – Deportes