La impulsora del Brexit quiere impedir un 'Scotexit': May ofrece más competencias

27.03.2017 – 12:03 H. – Actualizado: 5 H. La primera ministra británica Theresa May se encuentra en Escocia. Su viaje forma parte de un tour por las ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
8,40

27.03.201712:03 H. – Actualizado: 5 H.

La primera ministra británica Theresa May se encuentra en Escocia. Su viaje forma parte de un tour por las cuatro naciones del Reino Unido antes de que este miércoles active el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que dará comienzo formal a la salida británica de la Unión Europea. Y antes quiere tratar de cerrar todos los frentes posibles, especialmente este, donde la primera ministra Nicola Sturgeon, líder del Partido Nacional Escocés, está tratando de promover un segundo referéndum de independencia post-Brexit. Mañana, el Parlamento escocés votará al respecto, y se cree que la propuesta contará con apoyos suficientes para salir adelante sin problemas.

May se encontrará hoy con Sturgeon, a quien tratará de venderle las bondades de la unión británica. Según publica hoy el diario ‘The Times’, el plan es ofrecer una ampliación de competencias a Escocia a cambio de evitar un segundo referéndum. Fuentes de Downing Street afirman que esperan que el encuentro de hoy sea “constructivo” en ese sentido.


Á. Martínez

Nicola Sturgeon anuncia que buscará la próxima semana la aprobación del Parlamento, donde cuenta con una mayoría simple, para celebrar una nueva consulta antes de primavera de 2019

Antes de esa reunión, la premier ha pronunciado un discurso en el departamento de Cooperación Internacional en la localidad escocesa de East Kilbride. May quiere promover el respeto a los acuerdos de autonomías, pero reforzando la unidad. “Una nación significa trabajar activamente para unir a pueblos y comunidades, promoviendo políticas que apoyen la integración y la cohesión social”, ha dicho la jefa del Gobierno. “En Escocia, Gales e Irlanda del Norte, esto significa respetar, y ciertamente fortalecer, los acuerdos de devolución [autonomía]“, ha indicado.

Sin embargo, también ha subrayado su voluntad de preservar la integridad del Reino Unido. “Nunca dejaremos que nuestra unión se afloje o se debilite, ni que nuestra gente se disperse. Por eso, en esas áreas en que el Gobierno británico tiene responsabilidad, estoy decidida a poner los intereses de la unión, tanto de las partes como de su conjunto, en el centro de nuestra toma de decisiones”, añadió.

Un periodista muestra una copia de la propuesta de ley del Reino Unido para activar el artículo 50, en enero de 2017. (Reuters)Un periodista muestra una copia de la propuesta de ley del Reino Unido para activar el artículo 50, en enero de 2017. (Reuters)

“No es el momento”

¿Podrá May persuadir a Sturgeon de que modere sus planteamientos? La premisa de la que parten los nacionalistas es que, en la anterior consulta, muchos escoceses habrían votado a favor de permanecer en el Reino Unido para beneficiarse de la pertenencia a la UE, y, de hecho, en Escocia (y en Irlanda del Norte, otro de los fuegos que May tratará de apagar estos días) la población votó mayoritariamente en contra del Brexit. Ahora, con la salida británica de la Unión, Sturgeon y los nacionalistas aseguran que las condiciones han cambiado, y que el resultado podría ser diferente.


Celia Maza. Londres

Bexley es uno de los cinco distritos de Londres donde se apoyó el Brexit. Varios españoles que viven allí, y que llevan años en Reino Unido, nos cuentan cómo les ha afectado

No obstante, una repetición del referéndum tampoco significaría necesariamente un cambio enorme en los resultados: los sondeos indican que hoy probablemente el ‘No’ volvería a ganar, y que no todos los independentistas se opusieron al Brexit. Pero el mayor problema para Sturgeon es que no puede poner en marcha una iniciativa semejante sin el permiso de Londres. Y May ya ha dicho, por activa y por pasiva, que “no es el momento” de realizar una consulta semejante. El ministro británico para Escocia también ha afirmado que se rechazará la petición de Sturgeon.

Así las cosas, la premier probablemente tratará de retrasar cualquier paso en este sentido hasta después del Brexit, pero a costa de generar una enorme tensión política. Sturgeon ya ha declarado que una negativa por parte de May a permitir una nueva consulta sería “una atrocidad democrática”. Lejos queda la química existente en 2014 entre el entonces primer ministro David Cameron y el antecesor de Sturgeon, Alex Salmond, que permitieron el primer referéndum.

Fuente: ElConfidencial.com