La manera de Ancelotti para respaldar a Casillas y mandar la patata caliente al palco

Cuando Carlo Ancelotti aterrizó en Chamartín la temporada pasada recibió la orden desde el club de contar con Iker Casillas y Diego López. El italiano, con ...

Cuando Carlo Ancelotti aterrizó en Chamartín la temporada pasada recibió la orden desde el club de contar con Iker Casillas y Diego López. El italiano, con tales mimbres, quiso hacer la mejor cesta posible y el resultado fue de dos títulos con el suplente de la Liga, Casillas. Este pasado verano, desde el club le indicaron que económicamente las piezas encajaban con el capitán blanco, debiendo prescindir de Diego López, a quien le sustituyó Keylor Navas. Y Ancelotti trabajó con tales mimbres para una nueva cesta. Pese a un inicio duro, al final de 2014 el entrenador y su equipo tenían la sensación de haber recuperado una gran versión de Iker, considerándolo un pequeño –pero importante- triunfo. El pasado domingo, sin que diera motivos sobre el césped, el portero fue pitado y su entrenador ya prepara una respuesta para este miércoles frente a la Juventus, la de siempre: la titularidad.

Ancelotti no desea dar bombo y platillo a un asunto que se le escapa de las manos, estando más cerca del plano institucional que de ser una cuestión deportiva. El transalpino, cada vez que la prensa le ha cuestionado sobre el tema ‘Casillas-silbidos’ ha intentado pasar de puntillas. Fuera de la rueda de prensa, su posición ha sido más rotunda concediéndole la titularidad. Ahí es donde el de Móstoles recibe el respaldo. Más allá de eso… ‘asunto’ de la directiva, la que el pasado verano no vendió a Casillas porque debía abonarle un finiquito de 43 millones y que este año volverá a encontrarse una traba similar, en este caso de 32 millones (termina contrato en 2017).

El público es soberano y si me tiene que pitar, hay que dar la cara y encajar las críticas. Hay que intentar cambiar esta dinámica y tratar de variar la opinión de la gente. Lo único que puedo hacer es entrenar y responder jugando al fútbol”. En pleno mes de septiembre y tras la derrota liguera en casa frente al Atlético de Madrid, Casillas respondía así de contundente a las cámaras del Canal +. Sus nervios estaban bajo control y sus palabras -al contrario que las ‘robadas’ por las cámaras el pasado domingo (“¡a tomar por culo!”)- fueron las precisas para alguien que porta el brazalete del Real Madrid.

Ante la Juve puede ser el día de la marmota

Tres días después a aquellos silbidos en los inicios del torneo doméstico, Casillas volvió a ser recibido con pitos en Champions League, frente al Basilea. En el minuto 66, Derlis González se quedó solo ante el portero, el internacional español aguantó y sacó una mano para corregir el error de un despeje de Varane. “¡Iker, Iker!”, coreó el Bernabéu –sin ningún abucheo de fondo- y con el marcador a favor. Si vuelve a darse una situación similar este miércoles frente a la Juve, ¿coreará el feudo blanco de esta forma el nombre de su portero? Atendiendo a la idiosincrasia del deporte, la respuesta es ‘sí’. Es sencillo pasar del negro al blanco, y al revés.

“El público es muy exigente. Este público te lo da todo pero es muy complicado. Aquí se ha pitado a Zidane, Cristiano… Yo por norma no pitaría a nadie, no me parece lógico. Sólo se podría pitar a alguien que no se esfuerza. El seguidor del Real Madrid está acostumbrado a la excelencia, a ganar siempre, y así es complicado cambiar la dinámica de querer siempre más. Evidentemente, el público es libre de hacer lo que sienta pero se debe acordar de todos los momentos positivos que han dado estos jugadores”, resumía en un minuto el tenista Rafa Nadal este pasado sábado, poniendo al asunto cierta dosis de frialdad bajo su punto de vista.

Este miércoles, Casillas volverá a ser titular. Es la manera que tiene Ancelotti de contestar a los pitos e, indirectamente, vuelve a mandar un mensaje de que la cuestión no se puede solucionar desde el banquillo… sino desde el palco (si es que se quiere solucionar).

Fuente: ElConfidencial – Deportes