La mano de obra extranjera en Arabia Saudí, en peligro de deportación

30.03.2017 – 05:00 H. – Actualizado: 30 M. Tras el desplome de los precios del petróleo en los últimos años, se han realizado numerosos llamamientos ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,10

30.03.201705:00 H. – Actualizado: 30 M.

Tras el desplome de los precios del petróleo en los últimos años, se han realizado numerosos llamamientos en Arabia Saudí para expulsar a los trabajadores extranjeros, que representan casi el 33% de la población, por la subida del paro entre los saudíes. El Ministerio del Interior saudí lanzó hoy una campaña bajo el lema “Una patria sin ilegales”, que tiene como objetivo legalizar a los que trabajan en el país de forma ilegal, en el caso de que presenten la documentación requerida. Sin embargo, todos aquellos que no tengan la documentación, serán detenidos, multados y deportados del reino.

Esas medidas llegan tras varias apelaciones para desterrar a los inmigrantes, como la realizada este mes por el Consejo Consultivo, que discutió una ley para expulsar a casi cinco millones de inmigrantes ilegales asentados en el país árabe, según uno de sus miembros, llamado Sadaka Fadil. “La ley tiene como objetivo formar un comité en el Ministerio de Interior para expulsar a cinco millones de extranjeros que se establecieron en el reino de manera ilegal”, dijo.

Un analista económico, que prefirió identificarse como Ismail al Mufti, aseveró a la agencia Efe que “la prensa local no defiende los derechos de los extranjeros” en el reino. “No es realista esta política ya que está basada en fantasías. El Gobierno está tratando de arreglar la política económica a través de medidas desesperadas con el fin de adormecer a la gente y que no se percate de las principales causas del desempleo”, criticó Al Mufti. Además, el analista lanzó una pregunta: “¿Cómo puede (el reino) expulsar a los extranjeros que trabajan donde ningún ciudadano quiere?”, haciendo referencia, sobre todo, al sector de servicios.

El Gobierno saudí ha “nacionalizado” muchos sectores del mercado saudí, y ha excluido a los trabajadores extranjeros de unos sesenta empleos como, por ejemplo, en el sector de la venta de móviles. Asimismo, está previsto que el reino árabe imponga impuestos de entre 100 riales al mes (26 dólares) a 400 riales (106 dólares) a los extranjeros que trabajen en el país a partir del próximo mes de junio.

Á. Martínez

Arabia Saudí perfila un nuevo sistema migratorio. Riad planea deportar a cinco millones de inmigrantes para “librar” al Reino “de los trabajadores ilegales”

El escritor y economista saudí Ibrahim al Mutawa aseveró a Efe que “hay encontrar una solución para los extranjeros ilegales en el país a través de medidas que garanticen sus derechos o les den opción a dejar el país“. Además, instó a la reivindicación de una política de empleo único para los saudíes, y agregó que “es normal que los hijos del país tengan puestos de trabajo en su Estado”, y llamó también a realizar “un estudio detallado de la situación del mercado de trabajo” en el reino.

Uno de los afectados por las nuevas medidas es un contable egipcio, que prefirió identificarse como Adel, ya que no será capaz de pagar los impuestos que Arabia Saudí va a imponer a los extranjeros. Por este motivo, ha decidido que su mujer y sus hijos vuelvan a su Egipto natal. “La cuestión ya no es los impuestos, sino que ellos nos ponen problemas por muchas cosas”, declaró a Efe, y destacó igualmente que “el Gobierno quitará -está discutiéndose- el impuesto de combustibles a los saudíes“.

“Esta decisión perjudica a los extranjeros de forma notable ya que el país no tiene una red de transporte para usarla“, apostilló, y es que esta medida “provocará la subida de precios de otros productos”, apuntó. Asimismo, señaló que su empresa aumentó los salarios de los empleados saudíes hace dos años, pero no hizo lo mismo con los extranjeros “por el pretexto de la política estatal que anima a la nacionalización”.

Las leyes saudíes de trabajo siguen imponiendo a los residentes extranjeros tener un “kafil” (patrocinio), que puede ser una empresa o persona, para poder tener un empleo, y dicho sistema ha sido criticado y acusado por varias ONG de explotar a sus trabajadores y de tráfico de personas.

Fuente: ElConfidencial.com