La “maquinaria nacionalbarcelonista” frente a la minoría en Cataluña del Espanyol

04.01.2016 – 05:00 H. La eliminatoria de Copa del Rey entre el FC Barcelona y el RCD Espanyol se ha puesto al rojo vivo después del empate en Liga en ...

04.01.201605:00 H.

La eliminatoria de Copa del Rey entre el FC Barcelona y el RCD Espanyol se ha puesto al rojo vivo después del empate en Liga en Cornellà y, sobre todo, de las reacciones tras el encuentro. Las declaraciones del presidente del Espanyol, Joan Collet, sobre la puesta en marcha de “la maquinaria nacionalbarcelonista” y la investigación por parte de la LFP de los vídeos y audios del partido para determinar si se produjeron gritos racistas contra Neymar acapararán en las próximas horas el debate, que en un primer momento se centró en la falta de intensidad del Barça frente al exceso del Espanyol. De aquí al miércoles la polémica está servida, los unos contra los otros, los vecinos están que trinan.

Los seguidores del Espanyol son una minoría raquítica en Catalunya en general y en Barcelona en particular. Desde este punto de partida resulta fácil explicar el complejo de inferioridad de los periquitos y el de superioridad de los culés; ambos tienen motivos. Al convivir se producen las lógicas fricciones que llevan además enquistadas desde siempre y a las primeras de cambio resucitan las rencillas. Así son los derbis: en Barcelona, en Madrid y en Sevilla, pero el de Barcelona tiene la particularidad de la apabullante mayoría social y mediática de unos, culés, frente a los otros, espanyolistas. Ni en Madrid, ni en Sevilla sucede de manera tan evidente.

Joan Collet salió ayer con toda la artillería ante las críticas respecto a la agresividad de su equipo: “Es una vergüenza que los de siempre en esta tierra que queremos plural, hayan puesto en marcha la maquinaria nacionalbarcelonista. Cuando pasa algo sale el tema de la violencia y es una vergüenza y se lo digo a la cara a todos ellos. Es mentira que fuésemos violentos. Cada vez que no ganan los comentarios son los mismos. La violencia solo la vieron unos pocos que intentan justificar por qué no ganaron el derbi. Fue un partido normal y creo que el árbitro estuvo muy bien y que no hubo jugadas motivo de expulsión”. Collet además ha puesto ya el acento en el arbitraje del próximo partido en el Camp Nou de Copa: “Igual todo esto sirve para marcar al árbitro del día 6. Quizás hay alguien que estaría más confortable si en el minuto 20 ya nos han expulsado a algún jugador y cinco o seis jugadores pericos están ya con amarilla”.

La Liga investiga gritos racistas a Neymar

El dirigente perico negó también la existencia de gritos racistas contra Neymar: “Es mentira que hubo gritos racistas en el estadio. Yo estaba ahí igual que 30.000 personas y no hubo nada. Todo se puede ir al garete por un grito que igual se dio en una jugada puntual, pero no fue generalizado, es mentira”. Según informó el diario ‘As’, La Liga está trabajando con los audios y vídeos del partido para, en el caso de que se confirme, denunciar ante la Comisión Antiviolencia después de que, tal y como adelantó ‘Catalunya Ràdio’, el Barça pidiera por escrito a La Liga si su delegado en Cornellà incluyó en el informe los supuestos gritos racistas. Gerard Piqué debió oírlos, pero tras el encuentro no culpó a la afición del Espanyol en general, sino que personalizó: “Hay que identificarlos y señalarlos uno por uno”.

Con el jaleo se diluye y aplaza otro debate, el de si al Barça le pasa algo después de haber empatado tres de los últimos cuatro partidos de Liga que ha disputado. Las estadísticas son interpretables. Por un lado, los de Luis Enrique solo se han quedado sin ver puerta en tres partidos esta temporada: Ante el Ahtletic en la ida de la Supercopa, el Villanovense en Copa y en Cornellà. Es decir, que es una rareza y frente al Espanyol hubo dos tiros al poste. Además, los tres empates frente al Valencia, Depor y Espanyol tienen poco que ver el uno con los otros. Un buen resultado en el próximo derbi del miércoles puede sepultar las dudas. La polémica parece más difícil; los vecinos llevan tiempo ya sin entenderse.

Fuente: ElConfidencial – Deportes