La noche que el gigante Oblak hizo olvidar de verdad a Courtois

El Atlético de Madrid trató de retener por todos los medios a Courtois, pero la decisión de Mourinho era firme. Después de tres temporadas a préstamo, el ...

El Atlético de Madrid trató de retener por todos los medios a Courtois, pero la decisión de Mourinho era firme. Después de tres temporadas a préstamo, el guardameta belga emprendía una nueva aventura en un Chelsea que compró sus derechos en 2011. El entrenador portugués no dio la más mínima opción a la dirigencia rojiblanca, prometiendo al gigante que su titularidad en Londres estaba garantizada, como así ha sido. El club del Manzanares echó el resto para contratar a Jan Oblak, convencido de que era el portero que tenía las mejores condiciones para hacer olvidar a Thibaut. Ante el Real Madrid, en el partido de ida de los cuartos de final de la Champions, el esloveno apareció en todo su esplendor para, ahora sí, hacer olvidar de verdad al ahora pupilo de Mourinho.

Una inoportuna lesión en verano provocó que Miguel Ángel Moyá, que aterrizó en el club con clara etiqueta de suplente, pasara a jugar los primeros partidos de pretemporada. Convenció al Cholo, que no dudó en apostar por él y sentar al millonario fichaje. En aquel tiempo, en el club se continuaba pensando que fichar a Oblak había sido un acierto. Desde dentro se confirmaba que el esloveno tenía teniendo la suficiente calidad como para convertirse algún día en el portero titular del Atlético de Madrid y para serlo durante largo tiempo.

El Atlético de Madrid no lo tuvo sencillo para contratar al guardameta, que también estuvo en la agenda del Real Madrid, cuando el destino de Casillas parecía estar lejos del Bernabéu. El Benfica no se lo puso nada fácil al club rojiblanco, que, como desvelaron diferentes medios de comunicación portugueses, tuvo que tirar de un fondo de inversión -ya liquidados por la FIFA- para pagar 16 millones de euros por el portero. Era la cantidad que estaba reflejada en su cláusula de rescisión y los dirigentes atléticos se la jugaron con el guardameta de tan solo 22 años.

Imagen de una falta lanzada por Cristiano Ronaldo (EFE)Imagen de una falta lanzada por Cristiano Ronaldo (EFE)

Moyá, de vuelta tras su lesión

Con Moyá de vuelta tras varias semanas de baja por una lesión muscular, este derbi de Champions iba a ser clarificador para saber quién es el portero elegido para defender la portería atlética hasta final de temporada. El elegido fue Oblak y ya no va a perder la titularidad salvo circunstancia de fuerza mayor, como deslizan desde el interior del vestuario. Durante esta temporada, diferentes informaciones apuntaban al deseo de Simeone de recuperar a Courtois, el portero único y básico para entender los últimos y exitosos años del Atlético, pero ante el Real Madrid, y en todo un partido de Champions, Oblak se lució para demostrar que, como esperaban dirigencia y técnicos, el Atleti tiene portero para años. Ayudó con sus paradas (la más importante, la que le hizo a Bale en el primer tiempo) a que el Atlético acumule más de 12 horas sin recibir un gol en casa en Champions, y al cuarto derbi como local sin encajar.

Obviamente, a Oblak le tocó dar la cara ante los medios a pie de campo nada más terminar. Fue la indiscutible figura del partido. Sin discusión. Ante el micrófono de TVE, reconoció “estar contento por el trabajo realizado. Estuve bien, igual que mis compañeros. La verdad es que el equipo se esforzó mucho. Siempre se quiere ganar, pero es muy importante no haber encajado ningún gol”. El esloveno no se atrevió a colocar el cartel de favorito a ninguno de los dos equipos, subrayando que “no sabría decir qué equipo lo es. Vamos a ver qué sucede, aunque es obvio que el Real Madrid cuenta con grandes jugadores”. Y para acabar, reconoció que Marcelo, baja para el partido de vuelta, “es un futbolista muy bueno, aunque el Real Madrid tendrá soluciones para sustituirlo”.

La excelente actuación del ya portero titular del Atlético de Madrid alargó la positiva racha del equipo rojiblanco en casa en partidos de Champions League. Son ya 720 minutos sin encajar un gol en el Vicente Calderón en encuentros de la máxima competición continental. Barcelona, Chelsea, Juventus, Malmoe, Olympiacos, Bayer Leverkusen y Real Madrid han sido los últimos visitantes en Liga de Campeones y ninguno pudo profanar la portería atlética. Kaká, cuando defendía la camiseta del Milan, fue el último jugador que marcó en el estadio del Manzanares, concretamente el 11 de marzo de 2014.

Fuente: ElConfidencial – Deportes