La obsesión de Florentino Pérez con un Messi que impone un nuevo orden en España

Ha dado un giro a la historia del fútbol español. Es el jugador que se ha encargado, aprovechando la compañía de una generación irrepetible, de que el FC ...

Ha dado un giro a la historia del fútbol español. Es el jugador que se ha encargado, aprovechando la compañía de una generación irrepetible, de que el FC Barcelona mande claramente sobre el Real Madrid en este siglo XXI. El balance de títulos con el argentino vistiendo de azulgrana lo dice todo: 23-10. El 16 de noviembre de 2003 debutaba Messi con el primer equipo azulgrana y desde entonces el club inició una trayectoria ascendente, mientras su gran rival, casi siempre bajo el mandato de Florentino Pérez, veía cómo perdía pujanza a la hora de sumar títulos. Por algo el mandatario blanco siempre estuvo obsesionado con fichar al astro argentino, que una y otra vez rechazó operación tan compleja. El dirigente sabía que Leo empezaba a cambiar la historia, algo que se ha confirmado una vez más con un triplete del Barcelona, coronado en la final de Champions League disputada en Berlín.

La hoja de servicios de Florentino Pérez como presidente del Real Madrid durante 12 temporadas -con un paréntesis de 3 años- no ofrece una cuenta de resultados óptima. Más bien todo lo contrario si recordamos que ha invertido durante sus dos etapas unos 1.200 millones de euros en fichajes. Pero al que no pudo reclutar fue a Messi, por mucho que lo intentó en al menos tres oportunidades. El último intento data de hace dos años, pero el argentino, ya escarmentado, respondió de inmediato con una negativa, tal y como informó este periódico. Entonces estuvo dispuesto a realizar una inversión de 150 millones de euros, consciente de que a día de hoy, el mejor club del siglo XXI es el Barcelona.

Con un Cristiano Ronaldo -jugador heredado de la etapa de Ramón Calderón- llamado a frenar el ímpetu del Barcelona liderado por Messi, Florentino siempre tuvo claro que realmente era el argentino el que podía variar el rumbo de la historia, como hizo Di Stéfano en el siglo pasado. Pérez llegó a emplear a algún curioso y peculiar personaje para acercarse al futbolista de Rosario, pero no hubo manera. El club azulgrana evitaba cualquier sombra de duda mejorando el contrato de su futbolista de manera constante. Y la obsesión de Florentino Pérez crecía y crecía… Y ahí sigue instalada. El histórico triplete del Barcelona ha sido obra, fundamentalmente, de un futbolista que está a otro nivel.

Leo Messi generó el segundo gol que abrió el camino del triunfo (EFE)Leo Messi generó el segundo gol que abrió el camino del triunfo (EFE)

“Si te vas, trae el dinero para fichar a Messi

Mientras 2015 alumbró la mejor versión de Messi -la guerra surgida con Luis Enrique por su suplencia en Anoeta quedó aparcada-, las relaciones de Florentino Pérez con Cristiano, igual que con otros pesos pesados del vestuario como Sergio Ramos o Casillas, no son las mejores en estos momentos. Muchos frentes abiertos deberá cerrar Rafa Benítez. Hay que recordar que en septiembre de 2012, el jugador portugués disparó al palco tras un Real Madrid-Granada al decir que “no celebré los goles porque estoy triste, pero no voy a decir los motivos. La gente del club sabe las razones”. El diario AS informó de una tensa reunión entre jugador y presidente, en la que este último le espetó al portugués: “Cristiano, si te vas, trae el dinero para fichar a Messi.

El propio Florentino Pérez llegó a manejar personalmente el delicado asunto -fichar como fuera a Leo Messi– en algún momento, pero se quedó con las ganas. Y mientras el Real Madrid, su Real Madrid, dejaba de sumar títulos con la voracidad de antaño, el eterno enemigo iba dando poco a poco un giro a la historia del fútbol español. Hace 11 años, justo cuando el argentino daba sus primeros pasos en el primer equipo blaugrana, el Real Madrid sumaba 72 títulos oficiales por 62 del Barça. Tras la Champions ganada en Berlín ante la Juventus, la situación es muy diferente, con 86 trofeos oficiales en las vitrinas del Camp Nou y 82 en las del Santiago Bernabéu.

Los números, simples, retratan la etapa de Florentino Pérez al frente del Real Madrid. Una época en la que el Barcelona le ha adelantado como una exhalación al espectacular ritmo marcado por Messi. Cuando regresó al palco del Santiago Bernabéu, el club blanco ganaba por 75-70 a su rival. Seis años después, la situación ha cambiado de manera radical. Un mandato de 12 años en total en los que el Real Madrid se ha quedado en blanco en seis temporadas, sumando tan sólo 7 grandes trofeos de 36 posibles: 3 Ligas, 2 Champions y 2 Copas del Rey. Un raquítico balance teniendo en cuenta las millonarias inversiones realizadas de manera personal por Florentino Pérez, el hombre que dirige la política deportiva del club. Una Copa Intercontinental, un Mundial de Clubes, dos Supercopas de Europa y tres Supercopas de España aderezan el palmarés del presidente blanco.

Fuente: ElConfidencial – Deportes