La organización 'no feminista' de Theresa May que asesora a aspirantes a políticas

12.08.2016 – 05:00 H. Rebecca Harris todavía recuerda la cara de sorpresa de su marido aquel día que llegó a casa y éste le avisó de un “extraño” mensaje ...

12.08.201605:00 H.

Rebecca Harris todavía recuerda la cara de sorpresa de su marido aquel día que llegó a casa y éste le avisó de un “extraño” mensaje en el contestador automático. “Dice que es Theresa May. Realmente sonaba como Theresa May… pero no es realmente la Theresa May que yo creo ¿no?”. Por aquel entonces Harris se estaba preparando para ser candidata conservadora por la circunscripción de Castle Point para las elecciones de 2010. Y ganó. Su compañera ‘tory’ Andrea Jenkyns, que el año pasado arrebató el escaño al mismísimo Ed Balls, también recibió otra llamada telefónica antes de enfrentarse a su primera entrevista con ITV. Durante dos horas, le aconsejaron desde cómo tenía que ir vestida a cómo debía afrontar las incisivas preguntas de los periodistas.

Desde que Theresa May se ha convertido en la segunda mujer de la historia del Reino Unido en ponerse al frente del Ejecutivo, los rotativos británicos -que han publicado docenas de artículos centrados en sus zapatos de leopardo- la han presentado como todo un referente. Pero lo cierto es que la actual líder del Partido Conservador lleva más de una década asesorando a mujeres que intentan abrirse paso en Westminster, un mundo dominado aún hoy por hombres, y sobre todo en el caso de su propia formación, de hombres blancos, educados en colegios privados.

A pesar de haber contribuido con las dos únicas féminas que han tenido hasta la fecha las llaves de Downing Street, los ‘tories’ siguen sin ser el mejor ejemplo. Solo 68 de sus 330 diputados son mujeres“Hay muchas interpretaciones de lo que es una feminista, por lo que tendemos a no utilizar la palabra abiertamente. Pero si se nos pregunta al respecto, decimos que somos un movimiento feminista moderno centrado en la igualdad”, explica a El Confidencial Gillian Keegan, directora de Women2Win. “Y si ahora me vas a preguntar por sus zapatos, te diré que son fabulosos y aventureros. Jamás me habrías preguntado por los zapatos de un hombre, por lo tanto sí, sí es diferente preparar a una mujer que a un hombre para ser político”, matiza.

Cuando May fundó Women2Win junto con la baronesa Jenkin de Kennington, en el Partido Conservador tan sólo había 17 mujeres diputadas. Era 2005, año en el que todas las encuestas apuntaban a David Davis como nuevo líder de la formación. Se equivocaron (una vez más) y, contra todo pronóstico ganó un joven David Cameron con la promesa de convertir al partido en un mejor reflejo de la sociedad.

Sin embargo, a pesar de haber contribuido con las dos únicas féminas que han tenido hasta la fecha las llaves de Downing Street, los ‘tories’ siguen sin ser el mejor ejemplo. Sólo 68 de sus 330 diputados son mujeres, comparado con las 99 de los 230 asientos de la bancada que forma la oposición laborista. Del total de los 650 escaños de la Cámara de los Comunes, sólo 147, es decir el 22,6%, pertenece a mujeres.

“Las delegaciones locales del Partido Conservador, que son las encargadas de elegir a los candidatos para la circunscripción correspondiente, siguen estando dominadas por hombres. Al igual que ocurre con los laboristas. Bueno, en su caso es casi más complicado porque los sindicatos tienen mucho poder y de nuevo es un mundo dominado por hombres. La única razón por la que tienen más diputadas es por la norma que implantaron en 1997 que obliga a que en determinados distritos, sólo se puedan presentar mujeres. Pero nosotros no compartimos ese método porque, lamentablemente, al final siempre las pueden acusar de estar ahí por ser mujer y no por méritos propios”, señala Keegan.

Las piernas de la canciller Angela Merkel y de la primera ministra Theresa May durante una reunión en Berlín, el 20 de julio de 2016 (Reuters).Las piernas de la canciller Angela Merkel y de la primera ministra Theresa May durante una reunión en Berlín, el 20 de julio de 2016 (Reuters).

“Ir abriendo puertas”

Según la directora de Women2Win, no existe una fórmula mágica para convertir a una mujer en diputada, pero sí hay determinadas pautas, sobre todo en lo que se refiere a la vestimenta. “Para los hombres hay un único uniforme y no se cuestiona nada. En el caso de las mujeres se inspecciona todo. Desde el peinado hasta el tacón. Si es muy alto porque es muy alto, si es muy bajo porque es muy bajo”, recalca. “Efectivamente no es justo, pero tal y como dijo Thatcher, hay que saber darle la vuelta y utilizarlo de manera positiva”, matiza.

Obviamente el físico es tan solo una parte y desde la organización se asesora –tanto a las postulantes a diputadas como a concejalas- sobre cómo hablar en público, cómo tratar a los medios de comunicación o cómo enfrentarse a las sesiones en el Parlamento, donde los debates pueden ser especialmente hostiles. “No se trata de presentar una batalla entre hombres y mujeres, se trata de ir abriendo puertas”, apunta Keegan.

De hecho, algunos de los asesores son sus propios compañeros varones. Es el caso de Guy Opperman, diputado por Hexham, quien apunta que el éxito de May, Amber Rudd (nueva ministra del Interior) o Karen Bradley (responsable de Cultura) marca el inicio de una nueva era y “alentará a muchas mujeres que nunca habían pensado en convertirse en diputadas a barajar la idea”.

Actualmente, el número de féminas que integran el nuevo equipo de Gobierno es 28, comparado con las 30 que formaban parte del Ejecutivo de Cameron. Pero la remodelación del gabinete llevada a cabo por May ha hecho posible que, por primera vez en la historia política del Reino Unido, las mujeres ocupen la mitad de las denominadas “grandes Oficinas de Estado”.

El término se utiliza para referirse a los cuatro papeles más importantes en la política: el Primer Ministro, el Canciller, el Ministro de Asuntos Exteriores y el Ministro del Interior. Sólo cuatro mujeres han ocupado hasta la fecha alguna de estas oficinas. Margaret Thatcher fue premier, como lo es ahora May. Margaret Beckett fue responsable de Exteriores con Tony Blair y Jacqui Smith estuvo al frente de Interior con Gordon Brown. Ninguna mujer ha ocupado aún el cargo de responsable de Economía.

Fuente: ElConfidencial.com