La pegada mantiene al Madrid con vida en la Liga tras una victoria excesivamente cara

El Real Madrid consiguió una importante victoria en su lucha por la Liga (3-1), aunque le salió excesivamente cara para el partido de Champions, pues ...

El Real Madrid consiguió una importante victoria en su lucha por la Liga (3-1), aunque le salió excesivamente cara para el partido de Champions, pues Gareth Bale y Luka Modric cayeron lesionados: mientras el galés parece que será baja al sufrir un problema muscular, el croata parece que es seria duda tras sufrir un giro antinatural de su rodilla. Sea como fuere, el conjunto blanco mostró una de sus peores versiones en lo que va de temporada y sólo su pegada y la aportación de James Rodríguez le permitieron sumar tres puntos básicos ante un Málaga que gozó de claras ocasiones ante el concesivo conjunto blanco.

El colombiano se convirtió en el gran líder del Madrid. No sólo por su monumental segundo gol, sino sobre todo por el trabajo que desplegó a lo largo de los noventa minutos. Kroos no consiguió mantener el timón del equipo, Isco tuvo uno de sus peores días y Cristiano Ronaldo sólo apreció en chispazos, como su increíble regate de tacón a Angeleri o su gol en el descuento. Sin embargo, James siempre creyó en la victoria, peleó durante todo el partido para ello y se convirtió en la principal razón por la que el Real Madrid sumó tres puntos básicos en su lucha por la Liga tras la victoria del Barcelona.

Los blancos comenzaron el partido de la peor de las maneras, pues no habían transcurrido ni tan siquiera dos minutos cuando todas las alarmas se encendían en el Santiago Bernabéu. En una jugada de ataque, sin contacto de por medio, Gareth Bale se dejaba caer sobre el césped, echándose la mano a su gemelo izquierdo. Los gestos eran claros: se había roto. Pronto el galés y el resto de compañeros, entre ellos Ronaldo, se dieron cuenta de que la lesión muscular podía ser importante. A falta de pruebas, todo hace indicar que se perderá el importantísimo derbi europeo.

Este imprevisto sacó del partido al Madrid, que se desconectó durante los primeros compases, en los que el Málaga gozó de dos clarísimas ocasiones que no supo materializar. Poco a poco, el conjuinto blanco fue tratando de despertarse sobre el césped, pero de manera desorganizada. Las imprecisiones era demasiado habituales y no había ni un sólo jugador que se hiciera con el peso del partido. Así, con este panorama, el primer gol blanco llegó de la única manera de la que podía llegar: a balón parado. Corría el minuto 23 cuando Sergio Ramos mandó a la red un centro-chut de Cristiano.

Durante la primera mitad, poco más que un gran remate de cabeza de Chicharito -el sustituto del lesionado Bale- y dos goles bien anulados al Madrid por fuera de juego. El juego tenía un ritmo lento y no gozaba de continuidad, ante un Málaga bien replegado y que intentaba aprovechar su velocidad a la contra. En el Madrid sólo aparecían James y Chicharito, pero excesivamente desasistidos, pues ni Kroos, ni Cristiano, ni especialmente Isco estuvieron afortunados. El Madrid no combinaba y llegaba a la meta de Kameni más por juego directo que por crear superioridades con el balón.

La segunda parte sirvió para ahondar en las penas blancas. Y no sólo después de que el Málaga gozará de dos claras ocasiones, ambas a manos de un inspirado Amrabat, sino sobre todo por la lesión de Luka Modric. En un balón dividido con Recio, la rodilla derecha del croata hizo un giro extraño. Rápidamente, Ancelotti decidió sustituirle con el fin de minimizar riesgos, aunque las primeras estimaciones a falta de pruebas hablan de un mes de baja. Y es que la suya sería una ausencia fundamental para el Madrid.

El Málaga metió en apuros al Madrid

En lo deportivo el Madrid seguía sesteando, hasta que un inocente penalti de Darder sobre James, después de una genialidad de Cristiano, le permitía al Madrid ampliar su renta… pero Cristiano mandó el lanzamiento contra el palo izquierdo de Kameni. Los nervios llegaban al Bernabéu con este fallo, pero dos minutos después, en el 69′, James Rodríguez, con un golazo desde la frontal, los enterraba… aunque momentáneamente. Sólo un minuto después, un despiste defensivo regalaba una posición inmejorable a Juanmi dentro del área y, de cabeza, fusilaba a Casillas para meter al Málaga en el partido.

En el tramo final del partido, el Málaga se lanzó al ataque y estuvo muy cerca de empatar el partido… hasta que los blancos mataron el choque. Ya en el minuto 90, un robo de Pepe en la medular desembocó en una gran jugada de Chicharito para regalar el tercer y definitivo tanto a Cristiano -que pudo marcar otro después, cuando a piuerta vacía la estrelló contra el lateral de la red-. Con esta victoria, los blancos continúan su persecución sobre el Barça antes de iniciar una nueva película: la vuelta de Champions, en la que no podrán contar con Marcelo por tarjetas, más las dudas de Bale, Benzema y Modric.

Ficha técnica:

3 – Real Madrid: Casillas; Arbeloa (Carvajal, m.76), Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Kroos, Modric (Illarramendi, m.60), Isco; James, Bale (‘Chihcarito’, m.4) y Cristiano Ronaldo.

1 – Málaga: Kameni; Rosales, Angeleri, Sergio Sánchez, Boka; Amrabat, Darder (Duda, m.87), Recio (Tissone, m.75), Castillejo (Horta, m.83); Samu García y Juanmi.

Goles: 1-0, m.24: Sergio Ramos. 2-0, m.69: James. 2-1, m.71: Juanmi. 3-1, m.91: Cristiano Ronaldo.

Árbitro: Iñaki Vicandi Garrido (Comité Vasco). Amonestó a Arbeloa (61) y Kroos (82) por el Real Madrid; y a Recio (42), Sergio Sánchez (77) y Tissone (86) por el Málaga.

Incidencias: partido correspondiente a la trigésimo segunda jornada de la Liga BBVA, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 78.354 espectadores. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes