La pesadilla yihadista revive en Latinoamérica

02.08.2016 – 05:00 H. Cualquier evento internacional es un blanco para el terrorismo islamista. Y Latinoamérica, la región menos afectada, tampoco queda ...

02.08.201605:00 H.

Cualquier evento internacional es un blanco para el terrorismo islamista. Y Latinoamérica, la región menos afectada, tampoco queda inmune. Tres décadas después de los últimos ataques yihadistas, en Argentina; la detención de 14 seguidores del Estado Islámico (ISIS) en Brasil disparó las alarmas ante el riesgo de atentado durante los Juegos Olímpicos. Grupos como Al Qaeda y, en menor grado, el ISIS han tomado el relevo de Hezbollah en la región, refugio predilecto para terroristas a lo largo de la historia. Organizaciones ligadas al terrorismo suní han reforzado su presencia en la zona, aunque el principal interés de las bandas yihadistas se centra en las oportunidades de financiación a través del narcotráfico. Un hervidero que reaviva fantasmas que parecían lejanos.

La amenaza del ISIS es real en Latinoamérica, debido al proceso de auto-radicalización así como al auge de los gobiernos bolivarianos (Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua o El Salvador), que ignoran las reglas legales y la voluntad de trabajar contra los grupos terroristas”, señala a El Confidencial Douglas Farah, reconocido experto sobre Seguridad en la región.

Para el coronel colombiano Luis Alberto Villamarín Pulido no cabe duda de que “si el ISIS es una derivación de las 150.000 células durmientes que entrenó Osama Bin Laden, algunas llegaron a Latinoamérica”, como desvelan varias investigaciones sobre los planes de Al Qaeda de reforzarse en la llamada Triple Frontera (Brasil, Argentina y Paraguay). El coronel añade que ahora muchos de esos integrantes han pasado a seguir al ISIS. Esta tendencia, sumada a la auto-radicalización, representa una potencial amenaza para Latinoamérica, sobre todo por ataques de ‘lobos solitarios’.

El pasado 21 de julio, las autoridades brasileras detuvieron a 14 presuntos yihadistas leales al ISIS, acusados de planear un atentado durante los Juegos de Río. Vivían en diferentes puntos del país y se comunicaban con apodos por redes sociales. Cuatro de los diez estados donde se realizaron las operaciones policiales colindan con la Triple Frontera, una de las mayores vías de contrabando en la región.

Tras los atentados de las Torres Gemelas (2001), el Departamento de estado norteamericano colocó la tri-frontera, donde existe la mayor comunidad musulmana -unos 20.000-, como potencial lugar de cobijo para células ‘durmientes’ de Hezbollah y Al Qaeda. El 10 de octubre de 2001, un grupo de diez terroristas vinculados al grupo libanés fue detenido en México cuando planificaba el asesinato del presidente Vicente Fox y llevar a cabo una serie de atentados en cadena contra la sede del Senado. Todos procedían de la Triple Frontera, donde habían hecho un curso de entrenamiento intensivo.

Militares brasileños patrullan una calle de Río durante un ensayo de la ceremonia inaugural de los Juegos, el 17 de julio de 2016 (Reuters).Militares brasileños patrullan una calle de Río durante un ensayo de la ceremonia inaugural de los Juegos, el 17 de julio de 2016 (Reuters).

En 2012, la revista ‘Foreign Affairs’ publicó un artículo sobre el desvanecimiento de esas sospechas, que ahora vuelven a reactivarse. Según la Policía brasileña, uno de los presuntos terroristas detenidos en Brasil, Mark Mario Duarte (39), se fotografió con armas de fuego en Paraguay, país que podría servir de camino para introducir armamento, tal y como indican las mismas investigaciones. Al Qaeda, y en menor grado el ISIS, han tomado el relevo de Hezbollah en la región, apuntan varios analistas consultados.

“Si el ISIS quiere atentar debe enviar un comando”

El profesor en asuntos militares, Pedro Trujillo, argumenta que “durante el mandato del venezolano Hugo Chávez, las relaciones con Teherán fueron muy estrechas, incluso con vuelos semanales. Hay informaciones sobre ‘guardianes de la Revolución’ que estuvieron en Venezuela e irregularmente fueron admitidos en otros países centroamericanos para ‘desaparecer’ luego”. En enero de 2007 Chávez se reunió con el presidente iraní y en marzo de ese mismo año entró en servicio un vuelo semanal entre Caracas y Teherán, con escala en una base militar de Damasco, algo que puso el Caribe al alcance de Hezbollah con mayor facilidad, como denunció, incluso, un exministro chavista.

Las posibilidades operativas para ejecutar un atentado durante los JJOO son, a priori, reducidas, pero la atracción por el impacto resulta muy elevada, coinciden los analistasLatinoamérica sigue siendo un atractivo escondite para terroristas en busca de la clandestinidad. “Si fue un refugio de nazis y de miembros de ETA, lo es igualmente para terroristas islámicos, debido a la falta de control”, considera Trujillo, quien asegura que “es evidente la presencia de ‘células durmientes’ yihadistas, aunque es menos probable que se activen”.

Las posibilidades operativas para ejecutar un atentado durante los JJOO son, a priori, reducidas, pero la atracción por el impacto resulta muy elevada, coinciden los analistas. El jefe de investigación del Centro Francés de Investigación sobre Inteligencia (CF2R), Alain Rodier, afirma a este diario que “si el ISIS quiere cometer un ataque, hará falta enviar un comando del exterior. Es posible que sus integrantes sean occidentales que se hayan unido al ISIS en Siria o Irak, y después hayan sido trasladados a Brasil o a algún país vecino para mayor discreción”.

El reclutamiento de yihadistas, sin embargo, también se ha producido en Latinoamérica. Según un informe del think-tank norteamericano de inteligencia Soufan Group, el ISIS ha logrado seducir a tres brasileños y 26 argentinos. Se suman al mediático caso de Bastián Vásquez, de origen chileno, muerto en combate en Siria después de haber publicado en Facebook varias fotos en lugares turísticos de Barcelona meses antes.

Tanto la Asamblea Mundial de la Juventud Musulmana (WAMY), organización saudita vinculada a la financiación de Al Qaeda, como Jamaat Tabligh (JT), la mayor asociación de proselitismo suní de origen pakistaní, aumentaron su presencia en el continente desde comienzos de siglo, según el estudio ‘Actividad del terrorismo de Oriente Medio en América Latina’ (2003) de Mark S. Steinitz. Las autoridades francesas han culpado a JT de promover el extremismo al encontrar el vínculo con la organización de más del 80% de los casos de yihadistas y se desveló el nexo con JT de hasta siete miembros de Al Qaeda. Algunos expertos, como Horacio Calderón, ya denunciaron en 2005 el “peligro” de Jamaat Tabligh, tras la detención de varios de sus ‘misioneros’ en Argentina.

Una pareja posa para un 'selfie' ante unos militares brasileños, en Copacabana (Reuters).Una pareja posa para un ‘selfie’ ante unos militares brasileños, en Copacabana (Reuters).

El mayor atractivo para el terrorismo islamista, sin embargo, son las posibilidades de financiación a través del narcotráfico. Existen varios indicios de la vinculación de Hezbollah con el negocio de las drogas, pero todavía se reducen a insinuaciones la posible relación de Al Qaeda o el ISIS. En 2000 fue detenido en Ciudad del Este el libanés Ali Khalil Merhi, captador de recursos y en 2009 en Curação a 17 personas vinculadas a Hezbollah y al tráfico de drogas. El asunto dio un giro radical con la captura en 2010 del terrorista Jamal Youssef en Nueva York, que estableció una conexión entre el narcotráfico colombiano y el de armas con Oriente Medio. Youssef tenía en su poder 100 fusiles de asalto M-16, 100 fusiles AR-15, 2500 granadas, explosivos y municiones. Las investigaciones contra el supuesto narco libanés Ayman Joumaa destaparon en 2011 la colaboración del yihadismo con el cártel mexicano de ‘Los Zetas’, según revelaciones de la agencia antidrogas estadounidense (DEA). Unos lazos investigados por Washington, tal y como desvelaron varias filtraciones de la CIA.

“Las evidencias del vínculo entre el ISIS o Al Qaeda y el narcotráfico latinoamericano son todavía débiles, pero me consta que las autoridades de los Estados involucrados toman esta amenaza como cierta”, explica a El Confidencial Alberto Bueno, investigador en Seguridad para la Universidad de Granada, quien, sin embargo, subraya que “no cabe olvidar que existen evidencias más sólidas de los vínculos entre grupos yihadistas y redes de contrabando en el norte de África, muchas de las cuales operan con la droga procedente de Latinoamérica”.

Más de tres décadas han pasado del atentado de Hezbollah -apoyado por Irán- en Buenos Aires contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (1994) y Latinoamérica revive de nuevo la pesadilla yihadista, ahora suní, en vista de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Por ahora, la única amenaza directa del ISIS fueron 65 caracteres en Twitter escritos por el integrante Maxime Hauchard tras la matanza de París en noviembre: “Brasil, ustedes son nuestro próximo blanco. Podemos atacar ese país de mierda”, reza el mensaje. Sin embargo, la alerta es máxima.

Los ojos del continente y del mundo están puestos ahora en Brasil. El Gobierno con el ejército más poderoso de la región planea desplegar 85.000 militares y agentes durante los JJOO. Pero eso no es suficiente. La prevención se está descubriendo como un arma esencial para combatir ese tipo de terrorismo. Ejemplos como los Juegos de Londres 2012 muestran cómo el trabajo de Inteligencia es mucho más efectivo que la seguridad visible, en la calle. En vista de los recientes atentados de Francia, Alemania y Bélgica -países con estructuras contraterroristas mucho más preparadas-, el riesgo en Brasil resulta ineludible.

Fuente: ElConfidencial.com