La receta de Zidane para ser campeón: “Saber sufrir y correr, correr, correr, correr”

27.05.2016 – 19:39 H. Zidane nunca ha sido un gran orador. Lo que tenía que hacer lo hizo en su momento sobre el césped, donde no había nadie que hablase ...

27.05.201619:39 H.

Zidane nunca ha sido un gran orador. Lo que tenía que hacer lo hizo en su momento sobre el césped, donde no había nadie que hablase su idioma. Ahora intenta aprender a comunicarse como entrenador. En cuanto a los resultados obtenidos, lo cierto es que su capacidad oratoria es para tenerla en cuenta, pero en la sala de prensa aún le queda un largo camino para acostumbrarse a comunicar lo que le transcurre por la cabeza, que tiene que ser mucho y de muchísimo valor futbolístico, indudablemente.

[Directo: sigue toda la actualidad de la final de la Champions]

En la rueda de prensa previa a la final de la Champions, a ‘Zizou’ le costó un mundo abandonar los tópicos que han hecho de este magnífico deporte un criadero de frases hechas tan utilizadas como último recurso como el arroz blanco en un día sin ganas de cocinar. Zidane estaba sufriendo desde su silla. “Hay mucha gente y hace calor y tengo que contestar”, dijo. Estamos igual. Estamos listos para jugar”, repitió en varias ocasiones ante la prensa. Quiso dejar claro que, pese a la temporada de altibajos que ha vivido el Real Madrid, la final de Champions la han alcanzado en un estado de forma espléndido y con la mente bien concentrada en el objetivo, que no es otro que ganar la Undécima.

[Guía prática para aprovechar el viaje a Mián]

Tanto para él, Zidane, como para Ramos y Marcelo, tan poco inspirados como su entrenador, lo que hay que hacer es “defender bien”, porque ya después, una vez solidificada la portería propia, la contraria se encontrará con relativa sencillez, pues el poderío ofensivo blanco permite ser optimistas en este sentido. ¿Cómo hacerlo? Eso ya es otra cosa, bastante difícil de explicar, a su forma de verlo. “Hay que correr, correr, correr, correr”, dijo Zidane, emulando sin querer (o queriendo) la retahíla de “ganar, ganar, ganar y volver a ganar” de Luis Aragonés. Buen ejemplo sería el Sabio, aunque forme parte del corazón del barrio rojiblanco.

Zidane dejó claro que Cristiano está al 100% (Reuters/Stefano Rellandini)Zidane dejó claro que Cristiano está al 100% (Reuters/Stefano Rellandini)

Así como Diego Pablo Simeone, su homólogo (bastante más elocuente, por lo general, que Zidane), dejó claro que lo que espera del Real Madrid es que Casemiro sea la base sobre la que se sustente todo el entramado defensivo blanco, repitiendo el nombre del pivote brasileño hasta en cuatro ocasiones, Zidane dejó muy a las claras, a base de repeticiones, que sabe que el Real Madrid va a sufrir. “Sabemos sufrir y este sábado nos va a tocar seguramente”, dijo, a lo que añadió: “Estamos contentos incluso con el sufrimiento, porque llegar a una final sin sufrimiento no es fútbol”. Sufrir, sufrir, sufrir, sufrir…

Zidane sabe lo que es sufrir. ¿Cómo no lo iba a saber si vivió buena parte de su carrera en Italia? Ancelotti y Lippi le enseñaron a que lo primero en el fútbol es defender, y a partir de ahí, empezar a construir. Los grandes palacios se empiezan desde los cimientos. De ahí la importancia del ‘Árbol de Navidad’ de ‘Carletto’, ese 4-3-2-1 que creía indestructible hasta que, precisamente, conoció a Zidane. El ‘5’ madridista era la magia hecha futbolista, pero como entrenador, como él mismo dijo, “no tiene nada que ver”. Y más en un equipo que, ahora mismo, y hasta que le coja el punto exacto de preparación (ese en el que el entrenador puede identificar a un equipo como ‘suyo’), no ofrece una seguridad inapelable, sino que durante todo el curso ha ofrecido muchos momentos de dudas e inconsistencia.

[El otro lado de la final de la Champions: una locura para un milanés]

El técnico se encuentra ante una situación complicada de analizar. Complicada porque no es fácil determinar si la temporada del Madrid sería un fracaso si pierde la final, o no, porque pocos esperaban que pelease la Liga hasta la última jornada y que se estuviera en Milán. Como inicio de una experiencia como técnico, jugar una final de la Copa de Europa es un éxito innegable, pero el Madrid es ‘titulóvero’, esto es, que solo se alimenta de títulos. ¿Cómo valorar a Zidane, pues? Él lo hace tal que así: “No creo que sea un fracaso perder. Nadie nos va a quitar lo que hicimos hasta ahora. Si no hubiéramos hecho lo que hemos hecho, sería un fracaso. Luego, la final es solo un partido de fútbol y se puede perder”. Cristalino. Otra cosa será que no se gane la Champions y Florentino cumpla con su tradición de no mantener a un técnico que no gana nada…

Fuente: ElConfidencial – Deportes