La salida de Mandzukic confirma que el puesto de '9' del Atlético es efímero

A lo largo de la historia del Atlético de Madrid, el puesto del delantero centro ha sido fundamental. Ya en los tiempos de Gárate, el ariete tenía una ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

A lo largo de la historia del Atlético de Madrid, el puesto del delantero centro ha sido fundamental. Ya en los tiempos de Gárate, el ariete tenía una importancia capital dentro del esquema rojiblanco. Años más tarde llegarían los Manolo, Penev, Esnáider… Todos tuvieron una época más o menos larga pero sobre todo fructífera en cuanto a realización se refiere. Pero llegó un momento en el que el Atleti dio el salto y quiso colocar en punta a los que eran los mejores en eso, en ser delantero, y fichó a Christian Vieri. A partir del italiano cambió el modo de gestionar atacantes para el Atlético.

¿Qué tienen en común Penev, Vieri, Hasselbaink, Salva, Diego Alonso, Nikolaidis, Kežman, Villa y Mandzukic? Que todos jugaron en el Atlético de Madrid… Vale, algo menos obvio: que todos duraron sólo una temporada. Un año vestidos de rojiblanco y a buscarse la vida a otra parte, menos Salva, que volvió tres años después de marcharse. Extraño, sin duda, que uno de los puestos que más relevancia han tenido en la historia reciente del Atlético de Madrid se haya convertido en algo efímero, pasajero, en una etapa más que quemar por parte de algunos de los mejores 9 del planeta fútbol. El Atleti es un club de paso para ellos con vistas a mejorar en sus carreras o para cambiar drásticamente de reto.

Desde que Gil Marín vendió a Sergio Agüero y a Diego Forlán, en el Atlético de Madrid ningún delantero centro ha durado más de dos años. Lejos queda ya la primera etapa de Fernando Torres, delantero no precisamente comprado, sino criado y mimado en el Cerro, que estuvo siete años en el primer equipo. Aquel verano de 2011, el traspaso del Kun al City dejó bastante cash en la caja fuerte rojiblanca y, como ya hiciera con el Cacha o con Vieri, decidió fichar al mejor, o al menos a uno de los mejores delanteros del mundo. Y no tuvo ningún reparo en convertir a Radamel Falcao en el fichaje más caro de la historia colchonera. Pero como Falcao dijo tiempo después, “sabía que iba a durar poco en el Atlético”. Fue un fichaje excepcional por mercadotecnia y rendimiento deportivo, pero iba a ser igualmente temporal, no se iba a prolongar demasiado en el tiempo.

Vieri fue Pichichi de la temporada 97-98 (Cordon Press).Vieri fue Pichichi de la temporada 97-98 (Cordon Press).

Mucho se especuló incluso durante el primer verano que pasó Falcao en el Calderón después de ganar su segunda Europa League consecutiva. Que si lo quería el Real Madrid, el City, el Chelsea… Pero hubiera sido demasiado desprenderse del que había dejado claro que era la referencia ofensiva más determinante del momento, por lo que el Atleti hizo un sobreesfuerzo aguantándolo otra temporada más, y ganando una Copa del Rey. Pero era ley de vida por lo que Falcao se fue al Monaco. Esa ley de vida no es otra cosa que financiar un club que vive cada año en el filo de una navaja monetaria.

Pero es que ni siquiera Diego Costa ha durado mucho. Cierto es que pertenecía al Atlético desde 2006, pero de manera consecutiva solamente estuvo dos años, únicamente uno como líder indiscutible del ataque de Simeone. En el momento que explotó, estaba claro que se tenía que marchar. El Chelsea se lo llevó a Londres y allí ha seguido marcando goles. Veremos quién será el próximo en coger la puerta giratoria del Atlético de Madrid. Tévez no será. Vietto está al caer, pero no es el 9 de la próxima temporada. El 9 será un gordo cuyo nombre está aún por conocerse.

Fuente: ElConfidencial – Deportes