La SGAE pide a la Peña Sport pagar por su propio himno: “Es un asalto a mano armada”

05.02.2016 – 05:00 H. – Actualizado: 3 H. Increíble lo sucedido en el fútbol español. ¿Se imaginan estar en la grada del estadio de su equipo y, ...

05.02.201605:00 H. – Actualizado: 3 H.

Increíble lo sucedido en el fútbol español. ¿Se imaginan estar en la grada del estadio de su equipo y, cuando éste salta al terreno de juego, escuchar sólo el silencio más absoluto? Pues bien, eso es exactamente lo que le ha pasado a la modesta Peña Sport de Tafalla, del Grupo I de Segunda División B. Aunque parezca increíble, la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), le ha pedido al conjunto navarro que pague una cuota… ¡por poner su propio himno en su estadio! Aunque parezca mentira, esta rocambolesca situación no se trata de una broma.

Todo ocurrió la semana pasada, cuando la SGAE se puso en contacto con la Peña Sport de Tafalla para solicitarle un canon por usar el himno del club. Según este organismo, la aplicación de la Ley de Propiedad Intelectual da lugar a que el club navarro tenga que hacer efectivo un pago por el uso de dicha sintonía para pagar los derechos de autor del propio himno. En este caso, dado el tamaño del Campo de Fútbol de San Francisco, de 4.000 espectadres, el modesto club de Segunda B debería abonar 109 euros + IVA por partido por emitir por megafonía su propio himno.

Esto es un asalto a mano armada, es un despropósito. Si no nos dejan poner el himno, sentiré que nos lo han robado

El Confidencial pudo dialogar con Juan Antonio Cabrero, presidente del club, quien considera un sinsentido lo que está sucediendo: “Esto es un asalto a mano armada, es un despropósito. Si no nos dejan poner el himno, sentiré que nos lo han robado“, considera. Y es que el himno del equipo fue creado por José Menéndez, un “histórico exjugador, exentrenador y exdirectivo” de la Peña Sport de Tafalla. Y ni tan siquiera el hecho de que lo hiciera por y para el equipo ha servido para evitar que la SGAE solicite su cuota por el uso de este signo de identidad del club.

Éste es el campo de fútbol de San Francisco (Peñasport.es)Éste es el campo de fútbol de San Francisco (Peñasport.es)

“Fue una sorpresa total, cuando nos los dijeron pensábamos que se trataba de una broma. Por lo visto, tienen registrado nuestro himno y, según los metros cuadrados de nuestro estadio y el aforo, nos piden unas cantidades concretas. Pero no vamos a pagar nada, porque no tenemos dinero. El domingo pasado ya no sonó el himno y, si no se arregla, no lo volveremos a poner por megafonía. En el peor de los casos, no volverá a sonar el himno. Es un ritual nuestro, parte de nuestra historia y vamos a pelear por intentar que se vuelva a escuchar”, confiesa el propio Cabrero.

El presidente de la Peña Sport de Tafalla asegura que la familia se ha puesto del lado del club y que no tiene ni ha tenido intención de cobrar una cuota por un himno que José Menéndez hizo por y para el club de su vida. “Éstos son los que dice que son solidarios con los autores…“, asegura. “La solidaridad era verde y se la comió un burro”, continúa, asegurando que si no suena el himno por megafonía, “siempre pueden cantarlo los espectadores“. “Que sepamos nosotros, en Navarra no se lo han pedido a ningún otro equipo y actuar de manera indiscriminada también roza la ilegalidad”, afirma el presidente.

Imagen de la sede de la SGAE (Efe).Imagen de la sede de la SGAE (Efe).

La SGAE se defiende

La SGAE, por su parte, puntualiza que a la Peña Sport le reclama únicamente lo mismo que a los demás clubes de fútbol. “La tarifa que se paga es por toda la música que suena en el estadio; antes, durante, después del partido, en el intermedio… No es sólo por el himno del club, lógicamente”, aseguran a El Confidencial. De hecho, y al hilo de la denuncia del club tafallés, puntualizan que el himno también está registrado en la sociedad. Los herederos, añaden, pueden renunciar a sus derechos, pero deben hacerlo de manera formal y por escrito. Si hicieran eso y además optaran por poner música o que esta fuera libre de derechos o bajo licencia CC, no tendrían que pagar nada. 

La tarifa que se paga es por toda la música que suena en el estadio; antes, durante, después del partido, en el intermedio…

Las tarifas que pagan los clubes a la SGAE por la utilización en los estadios de su repertorio -de más de 10 millones de obras- varía en función del aforo del campo. Para empezar, sólo pagan los clubes de Primera, Segunda y Segunda B. En este caso, al tratase de un estadio de 4.000 espectadores, se aplica la tarifa de recintos de hasta 5.000 localidades, lo que significa que pagar 109 euros más IVA por cada partido jugado en casa. En el caso de grandes como el Bernabéu o el Camp Nou, que tienen 81.044 y 99.354 localidades respectivamente, se aplicaría la de más de 50.000, es decir, 204,48 euros por partido, aunque normalmente suelen existir convenios entre los equipos y la sociedad como el reciente firmado con el Deportivo. “No depende del presupuesto económico del club deportivo ni de su categoría profesional. Es decir, un equipo de fútbol de Primera División si baja a Segunda seguirá pagando la misma tarifa porque el aforo de su recinto no ha variado“, explican.

De cualquier modo, no es la primera polémica que tiene la SGAE por la utilización de su repertorio. Sonados han sido, fuera del ámbito deportivo, casos como el de los inspectores que se colaban en las bodas para vigilar qué música se escuchaba, al igual que pasó con las peluquerías; las tarifas, según al CNMC, abusivas de los conciertos así como el controvertido (y finalmente anulado) cobro de 40.000 euros que la Sociedad General de Autores y Editores quería imponer al pueblo de Fuente Obejuna por interpretar la obra de Lope de Vega en la plaza de la localidad y con los vecinos como actores.

Fuente: ElConfidencial – Deportes