La solución estaba ya en casa: Thomas vuelve a ser decisivo y pone líder al Atlético

Hace unas pocas semanas, cuando Tiago se llevó la mano a la rodilla, al Atlético de Madrid le temblaron hasta los firmes cimientos del Calderón. Incluso llegaron a tambalearse los de la Peineta, y eso que queda lejos. No fue tanto como se esperaba, aunque el sudor frío costó que se pasase. De hecho, el Cholo Simeone sólo se lo pudo secar fichando a dos jugadores. Uno ya estaba cerrado de antemano para los años venideros, Matías Kranevitter. Otro se empezó a motivar a partir del enorme susto sufrido. Augusto Fernández hizo que a Diego Pablo le desapareciera la piel de gallina. Pero ahora que ya están los dos argentinos entrenando con los demás en el Cerro, hay otro centrocampista que está en un estado de forma excelente y que hace dudar de la necesidad de sus contrataciones.

A principio de temporada habría gente colchonera que ni supiera que Thomas Partey había vuelto de su cesión al Almería y que se quedaba a formar parte del primer equipo. El futbolista ghanés había jugado a buen nivel en el Juegos del Mediterráneo y ante la falta de alternativas (hasta enero) que tenía Simeone en el medio, decidió que se quedase. Thomas, aun así, no se vistió la camiseta del primer equipo del Atleti hasta finales de noviembre, cuando debutó contra el Espanyol. En Mallorca y Almería saben de lo que es capaz, pero nada de eso se había visto aún en el Vicente Calderón. Hasta ahora. 

Thomas volvió a ser decisivo, una vez más, para que el Atlético se llevase la victoria. Y no es un triunfo cualquiera, es uno que tiene un especial valor psicológico que puede resultar trascendente en las próximas semanas. Su gol al Levante le permite al Atleti ser el primer líder en solitario de 2016, una posición de privilegio que no ocupaba desde que ganara la Liga en el Camp Nou hace año y medio. Vale que el Barça tiene todavía pendiente su visita al Sporting de Gijón, pero para el Atleti, que se ha visto atascado como nunco bajo el mandato de Simeone, es un logro sensacional que deja bien a las claras que sí, que el Atleti está ahí otra vez y que amenaza con seguir ahí arriba hasta el final.

El Levante llegó poco pero creó peligro (EFE).El Levante llegó poco pero creó peligro (EFE).

Pero quizá este año hay menos confianza en que el Atleti pueda de verdad aguantar toda la Liga en la lucha. Todas estas dudas las podemos resumir en un dato que compartió Pedro Martín: el Atlético ha marcado 25 goles en estas 18 jornadas disputadas, su peor marca en nueve temporadas. El curso que ganó la Liga, la 13-14, a estas alturas había marcado casi el doble, 47 goles. Hay días que, como hoy, al conjunto rojiblanco no le hace falta tener más gol, porque al final, con marcar uno se lleva tres puntos, pero también hay otros, como en Málaga, en que no tener ni idea de hacer un gol es sinónimo de derrota.

Porque en realidad, Thomas Partey no es el hombre llamado a liderar la fuerza ofensiva del Atlético. Ese debería ser Griezmann, o Torres, o Jackson, o Vietto, o Carrasco, o Correa… Pero como ninguno se ha decidido a coger las riendas del ataque rojiblanco (Griezmann no acaba de ser tan constante este año como el pasado), tienen que aparecer virtuosismos ocultos de jugadores en teoría secundarios como el africano. Y la cosa es que éste ya ha aparecido tres veces para dar tres victorias al Atlético. La primera, en el partido de vuelta contra el Reus, un muermo que solucionó un disparo suyo desde la frontal. La otra, contra el Rayo en Vallecas en el último partido del Atleti en 2015, con una asistencia maravillosa que abrió el marcador.

Y pensar que con Kranevitter y Augusto, Thomas jugará cada vez menos... (Reuters).Y pensar que con Kranevitter y Augusto, Thomas jugará cada vez menos… (Reuters).

Tenía toda la pinta desde el inicio que el partido contra el Levante se iba a decidir en los últimos minutos, si es que se balanceaba a algún lado. Entre que el Atleti no sabe marcar goles y que el Levante estaba, lógicamente, infinitamente más preocupado en que no le marcaran que en marcar, no había mucha claridad atacante. En el primer tiempo, de hecho, sólo hubo una gran intervención de Mariño a Jackson (el pobre sigue sin saber muy bien qué hacer). En el segundo el Atleti sí salió a por el partido y es cierto que tuvo bastante mala suerte, porque encontrarse dos veces con la madera lo es. ¡Qué gol habría sido el ‘larguerazo’ de Koke! 

Al Cholo se le alaban muchas cosas, pero es posible que no demasiada gente se dé cuenta de cómo gestiona los partidos con los cambios. Es capaz de romper un mismo partido con dos permutas para bien y para mal de su equipo. Se le ocurrió que su equipo necesitaba más velocidad y desborde, y así era, y por ello sacó a Carrasco al campo en detrimento de Koke. Pero al rato se dio cuenta de que se había equivocado al quitar al canterano. El Levante estaba muy bien posicionado en un 4-5-1, lo que le permitía robar y tratar de salir a la contra. Y era Koke el primero que, tras pérdida, se lanzaba voraz al robo inmediatamente. Sin él, el Atleti perdió agresividad. Y fue por ello por lo que un cambio a simple vista defensivo, Thomas por Jackson, resultó tan efectivo. Recuperó consistencia y con la potencia de Thomas pudo conseguir el gol del triunfo.

Ficha técnica:

1 – Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Savic, Godín, Filipe; Koke (Carrasco, m. 60), Gabi, Saúl; Griezmann, Jackson (Thomas, m. 72) y Correa (Vietto, m. 54).

0 – Levante: Mariño; Iván López, Trujillo, Feddal, Toño; Verza, Lerma; José Mari (Camarasa, m. 64/Roger, m. 82), Morales, Xumetra (Rubén, m. 73); y Ghilas.

Gol: 1-0, m. 81: Mariño, en propia meta, tras intentar atajar un disparo de Thomas.

Árbitro: Clos Gómez (C. Aragonés). Amonestó al visitante Xumetra (m. 60).

Incidencias: partido correspondiente a la decimoctava jornada de Liga, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 45.000 espectadores.

Fuente: ElConfidencial – Deportes