La táctica de Benítez para evitar que el derbi vuelva a ser la fiesta de Simeone

Pónganse por un momento en la piel de una persona que no le guste demasiado el fútbol y que para intentar que se aficione, lo ponemos delante del televisor ...

Pónganse por un momento en la piel de una persona que no le guste demasiado el fútbol y que para intentar que se aficione, lo ponemos delante del televisor a ver un derbi. ¿Cuál creen que sería su reacción una vez hubiese visto los 90 minutos? Probablemente saldría algo decepcionado con el espectáculo que se ha visto forzado a ver. No suele un derbi ser una amalgama de creatividad, de buen juego, sino más bien lo contrario: por lo general, es un partido tenso, emocionante, pero escaso de virtudes técnicas y de belleza deportiva. De hecho, en los útlimos años, la acumulación de partidos entre los dos grandes equipos de Madrid ha generado un juego brusco, originado por las rencillas nunca cerradas entre los jugadores. 

Sin embargo, no hace mucho hubo un Atlético-Real Madrid que sí fue un auténtico espectáculo digno de ser considerado entre los más importantes de la historia de los derbis. La cosa es que no llegó al corazón de todos los seguidores, sino solamente de los que tienen la sangre rojiblanca. El 7 de febrero de 2015 está en la memoria de todo colchonero porque fue el día en que, después de muchos años de sufrimiento, el Atlético por fin lograba devolvérsela al Real Madrid en forma de goleada y convertía el Calderón en una fiesta. Un 4-0 inesperado y sensacional que supuso el principio del fin de Ancelotti como entrenador del Madrid.

Ahora está en el banquillo merengue Rafa Benítez, cuya característica principal durante todos sus años como entrenador ha sido convertir a sus equipos en baluartes defensivos, en conjuntos muy difíciles de penetrar y, por consiguiente, en algo aburridos para el público imparcial (y propio, en realidad). Y la verdad es que por ahora, en el Madrid, está cumpliendo con el guion esperado: sólo ha recibido un gol en los ocho partidos oficiales que ha disputado y realmente no ha sido nada espectacular su manera de jugar, más bien todo lo contrario.

Benítez recupera a Bale para el derbi (EFE).Benítez recupera a Bale para el derbi (EFE).

Justo por ese motivo, por la habilidad innata que tiene Benítez de crear un bloque compacto defensivo, no se puede uno ni imaginar que se pueda repetir el mismo resultado que el año pasado, ni siquiera uno parecido. Pero es que no se puede esperar de ninguno de los dos lados, en verdad. Y más por el Madrid que por el Atleti. De hecho, el equipo de Simeone está perdiendo progresivamente su fiabilidad defensiva, pero los blancos sufren para crear ocasiones de gol. Sin ir más lejos, Cristiano, una buena vara de medir del caudal ofensivo madridista, ha marcado cinco goles en Liga… pero en sólo un partido.

Los dos entrenadores se enfrentarán por primera vez. Nunca antes sus destinos se habían cruzado hasta ahora y ha tenido que ser en los dos equipos que más sienten ambos en sus corazones. Lo que sí se ha cruzado y bastantes veces es su ideario deportivo. Son mucho más parecidos Benítez y Simeone de lo que cabría pensar a priori. Por encima de todo, del juego, de las individualidades, incluso de los goles propios, importa sobre todo la solidez en la zaga y a partir de ahí, construyen a sus equipos. El 4-4-2 es la táctica más desarrollada por ambos, con la variante de ésta hacia el 4-2-3-1 como segunda baza. Los dos tienen problemas para hacer goles y jugar un fútbol brillante, porque ni cuando tienen oportunidad (es decir, cuando tienen una ventaja en el marcador) se lanzan a golear.

Simeone no puede permitirse perder tres partidos seguidos (Reuters).Simeone no puede permitirse perder tres partidos seguidos (Reuters).

Vamos, que lo normal es que nos espere un derbi cerrado, con el Real Madrid obligado por el Atlético a llevar el ‘tempo’ del partido, a atacar posicionalmente para romper las líneas de Simeone. Será un partido para resolver las dudas de ambos entrenadores en este inicio de temporada… o para acrecentarlas y convertir este parón de selecciones en un infierno de dos semanas. Benítez necesita empezar a convencer con este Madrid, que al final aunque sea un equipo suyo, no sólo puede vivir de victorias insípidas. 

Y Simeone necesita como agua en el desierto recuperar sensaciones, volver a ganar o, como mínimo, no volver a caer. Porque si alguno de los dos tiene realmente algo que perder en este primer derbi de la temporada es el Atlético y el propio Cholo. Sólo una vez desde que es entrenador rojiblanco ha perdido tres partidos seguidos, pero nunca en el inicio de temporada. Encadenar tres derrotas consecutivas haría que explotasen las muchas dudas que tiene en la cabeza.

Alineaciones probables:

Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín, Filipe; Óliver, Gabi, Tiago, Griezmann; Correa y Fernando Torres.

Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Kroos, Modric, Isco; Bale, Cristiano Ronaldo y Benzema.

Árbitro: Undiano Mallenco (C. Navarro).

Estadio: Vicente Calderón.

Hora: 20.30.

Fuente: ElConfidencial – Deportes