LaLiga Santander: entre el cuento chino de Tebas y el pan y circo de Roures

12.09.2016 – 05:00 H. “En China se verá más el Celta-Atlético que el Manchester United-Manchester City porque allí LaLiga se ve más en ...

12.09.201605:00 H.

“En China se verá más el Celta-Atlético que el Manchester United-Manchester City porque allí LaLiga se ve más en abierto”, aseguró el lenguaraz Javier Tebas al ser preguntado por el horario del partido que este sábado se jugó en Balaídos a las 13:00 horas. Una vez más, el presidente de LaLiga intentó justificar lo injustificable, una dispersión de horarios que los clubes no tienen más remedio que acatar y a la que sólo se le conoce un beneficiario: el empresario que hace y deshace negocios con los derechos del fútbol español. En el otro extremo, el de los grandes perjudicados, los millones de aficionados a los que no se les permite disfrutar de sus equipos con horarios decentes, ya jueguen en casa o lo hagan fuera, y se les satura con partidos a todas horas en televisión. Lo peor es que esta vez Tebas recurrió directamente a una mentira, pues el Celta-Atlético no se vio en China, como tampoco el United-City. ¿La razón? Pues muy sencilla, que los chinos tienen su propio fútbol, la Superliga China, y le dieron prioridad.     

Kike Marín

LaLiga sancionará a los clubes que no consigan el 75% de ocupación en la grada opuesta a las cámaras instaladas en la tribuna principal y que se verá por televisión. No es broma

Un grupo de entrenadores españoles que lleva en China desde hace varios años se reunió este sábado para ver juntos en un bar, no el partido de Balaídos, sino el derbi de Manchester. “¿LaLiganbsp;A excepción del Madrid-Barça y salvo que no tengan otros partidos que ofrecer, no se ven muchos partidos”, comenta uno de ellos a El Confidecial. Sin embargo, cuál fue su sorpresa que las dos cadenas chinas de televisión que habitualmente ofrecen fútbol estaban emitiendo a esas horas dos partidos de la Superliga China, uno de ellos el que enfrentaba al Hebei China Fortune, el nuevo equipo de Pellegrini, con el Guangzhou Evergrande. El chileno, que no quiso sentarse aún en el banquillo, vio desde la grada el 0-3 y las cámaras no dejaron de enfocarle durante todo el partido, al igual que hicieron en la banda con Scolari. Una vez que estos dos partidos terminaron, el que se pudo ver en abierto no fue el Real Madrid-Osasuna, sino el Arsenal-Southampton, mientras en el otro canal deportivo ofrecían el reciente Suecia-Holanda clasificatorio para el Mundial 2018, lógicamente en diferido.  

Uno de los motivos que argumenta Tebas para esta locura de horarios a la que él y su socio Jaume Roures, presidente de Mediapro, tienen sometida a LaLiga Santander es la gran repercusión que tienen los partidos en Asia, algo que es falso, tal y como aseguran los citados entrenadores españoles que viven en China. “De LaLiga es complicado ver aquí hasta los resúmenes de la jornada. De hecho, muchas veces no los podemos ver. En ese sentido, España está por detrás de la Premier, la Bundesliga y hasta de la Serie A italiana”.

Curiosamente, este domingo la CCTV5, el canal principal de deportes de la televisión china, dio en directo el Werder Bremen-Ausgburgo, mientras que otro canal ofreció el Valencia-Betis. También pudo verse el Roma-Sampdoria y, dos horas después, el Granada-Eibar. Precisamente, el Granada es uno de los clubes con los que Roures ha hecho negocio este verano al intermediar en su venta a un grupo chino, además de vender parte de su empresa Media Base Sports que controla Pere Guardiola, hermano de Pep. De hecho, el propio presidente de LaLiga viajó con el empresario catalán al gigante asiático cuando el equipo andaluz anunció el fichaje de dos futbolistas chinos en lo que desde España se vio como una estrategia común de Tebas y Roures.       

Carrasco y Señé, durante el Celta-Atlético que registró una floja entrada. (EFE)Carrasco y Señé, durante el Celta-Atlético que registró una floja entrada. (EFE)

“En muchos países del mundo la promoción de televisión ya no es solamente Real Madrid y Barcelona”, aseguró la semana pasada Javier Tebas, aunque en China apenas hay Liga más allá de Messi y Cristiano, lo cual invita a pensar que en otros lugares pueda suceder lo mismo. “Aquí manda la Premier, aunque lo más curioso es que mientras nosotros vimos en abierto todos los partidos de la Eurocopa, en España había que entrar en UEFA.com”, nos comentan desde Guangzhou. “También puedes buscar partidos en internet, de hecho muchas veces tenemos que hacerlo para ver fútbol u otros deportes, pero evidentemente esto no lo hacen muchos chinos con LaLiga. Lo que aquí sí se vende mucho y bien es la Champions League. Es evidente que quieren evolucionar, pero les cuesta. Así, son capaces de cortar la emisión de un partido del US Open de tenis porque empieza uno de bádminton o de tenis de mesa, dos deportes que aquí son sagrados”.  

“En China televisan muchos partidos de Alemania porque allí, al igual que sucede en Inglaterra, todos los campos están siempre llenos, precisamente el mensaje que se quiere trasladar a los aficionados chinos para que se animen a ir a ver la Superliga en vivo”. En este sentido, y en la misma línea de la absurda medida de LaLiga de multar a los clubes que no llevan la llamada ‘grada televisiva’, los realizadores de la televisión china enfocan a los 5.000 aficionados que asisten a un partido en un campo con capacidad para 40.000, “aunque la mayor parte del tiempo no pueden evitar que se vean las gradas vacías”. Además, uno de los entrenadores españoles cuentan que “hay partidos de la Premier en los que el presentador sale flanqueado por dos ‘expertos’, cada uno vestido con la camiseta de los equipos que se enfrentan, y los analizan con pizarras interactivas y hasta imágenes en 3D. La verdad es que pagaríamos por saber lo que comentan…”.     

Kike Marín

El presidente de LaLiga, dejado en evidencia por su homólogo del Villarreal al asegurar que no destituyó a Marcelino por dejarse ganar en Gijón, se luce con sus declaraciones

Lo mismo que en Vigo, donde no se superaron los 19.000 espectadores de los 29.000 de capacidad que tiene Balaídos, ocurrió un día antes en San Sebastián, donde la Real recibió al Espanyol a las 20:45 del viernes, y eso que en Gipuzkoa era día festivo. En ambos casos, a los que se pueden sumar otros de este mismo fin de semana, se perjudica a los aficionados locales con el cuento chino de Tebas y el pan y circo de Roures, cuya única aspiración es, además de ganar dinero como empresario que es, dar contenido a su canal de televisión con un interminable maratón de partidos, uno detrás de otro, sin priorizar los intereses de los espectadores, quienes perfectamente podrían elegir uno de entre cinco o seis partidos que se disputen a la vez, en una sensata franja horaria que agrade a la inmensa mayoría. 

“A lo mejor podrían bajar más los abonos y las entradas, porque con la subida que ha habido en los derechos de televisión, si bajas los precios no vas a perder tanto dinero gracias a la plusvalía de la televisión”, comenta el presidente de LaLiga. Pero esa no es la cuestión, señor Tebas, pues son muchos los abonados a los que ‘el mono de los horarios’ (como fue bautizado en una cadena de radio) les impide -o simplemente incomoda- acudir a ver a sus equipos en directo, lo mismo que cuando juegan fuera y quieren verlo por televisión. Ya es el colmo que el Celta-Atlético se jugara el sábado a las 13:00 horas, con todas las quejas que ello provocó también por parte de los futbolistas y entrenadores, y que Balaídos tuviera una floja entrada, muchos aficionados españoles prefirieran ver el derbi de Manchester y en China no se vieran ni un partido ni otro. Un despropósito, sí, pero ¿qué importa eso a quienes ven el fútbol y la vida como un negocio?       

Fuente: ElConfidencial – Deportes