Las chicas se plantan pero no exigen que el nuevo seleccionador sea una mujer

La selección de fútbol femenino sigue en plena revolución. Después de un comunicado pidiendo un cambio, que apuntaba directamente a la figura del ...

La selección de fútbol femenino sigue en plena revolución. Después de un comunicado pidiendo un cambio, que apuntaba directamente a la figura del seleccionador Ignacio Quereda, las jugadoras siguen buscando que la situación mejore denunciando la falta de preparación que han tenido antes del Mundial y exigiendo que el técnico deje su cargo. Natalia Pablos ha atendido a El Confidencial para explicar cómo está la situación en estos momentos: “Estamos esperando a que la Federación se pronuncie”. Mientras, también piensan en el futuro y la jugadora del Arsenal asegura que no importa quién venga después: “Nosotras lo que estamos pidiendo es un cambio, la persona que venga no es decisión nuestra”. La próxima convocatoria de la selección será el próximo 5 de septiembre para empezar a disputar el clasificatorio para la Eurocopa. El tiempo corre en contra de la Federación de Ángel María Villar. 

Hace cuatro días que las jugadoras de la selección española aterrizaron en Barajas procedentes de Canadá, eso sí, en dos vuelos diferentes porque en uno solo no había billetes suficientes. Tal cual. Desde que llegaron a España, las declaraciones en los distintos medios de comunicación desvelando nuevos datos sobre lo qué sucede en el seno del combinado nacional se han sucedido. “La situación que llevamos viviendo viene desde hace mucho tiempo. Una vez que finaliza el Mundial, nosotras le transmitimos al seleccionador nuestras opiniones y el sentir del equipo y al ver su reacción fue cuando nos planteamos hacer el comunicado haciendo un poco más pública nuestra situación ahora que tenemos el apoyo mediático”, explica Natalia. 

Aunque la situación en la selección antes del Mundial ya era complicada, Natalia asegura que no se perdió la concentración en Canadá: “Desde siempre, nosotras hemos querido centrarnos en el Mundial, sabíamos que había ciertas carencias a nivel de preparación, éramos conscientes de ello, pero no podíamos hacer nada. Con todo eso, estábamos muy ilusionadas en hacer un buen papel y llegar con España lo más lejos posible. Estuvimos muy centradas en los partidos, hasta que, una vez que se acaba el Mundial, tenemos dos días hasta que nos montamos en el avión de vuelta a casa. Nos reunimos todas, hicimos autocrítica y nuestra valoración personal y luego le trasladamos al cuerpo técnico nuestro parecer”. 

Las jugadoras cuando llegaron a Barajas (Efe).Las jugadoras cuando llegaron a Barajas (Efe).

Y hasta ahora, de poco ha servido toda esta revolución porque desde la RFEF siguen sin ponerse en contacto con ellas: “Estamos esperando una respuesta, una posible reunión o una charla para tener contacto directo con ellos. Estamos trabajando con la Asociación de Jugadoras para que nos ayuden en los temas un poco más burocráticos” explica Natalia. 

Las jugadoras confían en el cambio y esperan que pronto haya otra persona encargada de la selección de fútbol femenino: “La persona que venga no es una decisión nuestra. Nosotras no estamos reivindicando que el seleccionador sea una mujer, ni mucho menos, lo que queremos es cambiar la situación actual”. Natalia considera que un entrenador experimentado en el fútbol masculino podría perfectamente entrenar a la selección femenina: “Podría entrenar a las chicas porque los conceptos técnico-tácticos son los mismos, pero hay diferencias. Esa persona se tendría que adaptarse y saber a que no está entrenando a chicos sino a chicas y por ejemplo, el factor psicológico es muy importante para nosotras”. 

En plena revolución y esperando a ver qué pasos da la Federación, la selección femenina ha ido ganando espacio en los medios y una repercusión inimaginable para muchas jugadoras: “El apoyo que hemos recibido durante todo el Mundial ha sido espectacular y lo hemos notado mucho, sobre todo, a través de las redes sociales. Ha habido mucha gente que por primera vez ha visto un partido de fútbol femenino y creo que a la afición le hemos gustado por nuestro trabajo y por como hemos jugado al fútbol. La repercusión en la televisión es tan grande que seguramente no seamos ni conscientes de todo lo que se ha ido viviendo en España mientras nosotras estábamos jugando el Mundial”, concluye Natalia.

Fuente: ElConfidencial – Deportes