“Las empresas españolas deben darse prisa para entrar en el mercado de Irán”

11.02.2016 – 05:00 H. Hace semanas, el presidente de Irán, Hasan Rohani, abandonó París con 20 acuerdos comerciales millonarios bajo el brazo. Solo 24 ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

11.02.201605:00 H.

Hace semanas, el presidente de Irán, Hasan Rohani, abandonó París con 20 acuerdos comerciales millonarios bajo el brazo. Solo 24 horas antes había cerrado contratos por 17.000 millones de euros con empresas italianas. La carrera ha comenzado: el acuerdo nuclear ha convertido a la República Islámica en un mercado potencial formidable y obligado a modernizar sus infraestructuras. La llegada de las grandes firmas energéticas antes incluso del levantamiento de las sanciones es una buena prueba de ello. En este contexto, El Confidencial entrevista al embajador de la República Islámica en España, Mohammad Hassan Fadaifard, para analizar las oportunidades para las compañías españolas, las repercusiones del acuerdo en la sociedad iraní o la mutación de ‘enemigo’ en aliado necesario para EEUU tras el surgimiento del Estado Islámico.

Pregunta. El Consejo de Seguridad ha elegido España como coordinador de los trabajos de la ONU sobre la verificación del programa nuclear, una prueba más de la excelente relación bilateral entre Madrid y Teherán. ¿A qué se debe dicha relación especial? ¿Por qué España ha mantenido tan buenas relaciones con la República Islámica?

Respuesta. Las relaciones amistosas entre Irán y España datan de hace 400 años. Estas relaciones se han desarrollado en áreas políticas, económicas, comerciales y culturales de forma mutuamente beneficiosa. La confianza mutua reina en el ambiente de negocio entre las industrias y los comerciantes de ambos países. España es un país que ha sido perjudicado por las sanciones impuestas a Irán, y siempre defendió la resolución diplomática del contencioso nuclear, expresando claramente su posición en todas las instancias. Respetando las obligaciones para con la UE, mantuvo un buen nivel de relaciones con Irán a pesar de las injustas sanciones.

Irán expresó su claro apoyo a la adhesión de España al Consejo de Seguridad de la ONU como miembro no permanente y España también contribuyó a la consecución del acuerdo nuclear en su condición de miembro en la UE y del Consejo de Seguridad. España, que durante su primer año de presencia en el Consejo de Seguridad dirigía el Comité de Supervisión de las sanciones, se encargará en el segundo año, con la eliminación de dicho comité, de supervisar el cumplimiento de los compromisos de las partes en el acuerdo nuclear. La confianza y respeto mutuo han sido dos características principales que han unido a las dos naciones durante los últimos 400 años y los dos países están decididos a profundizar y consolidar las relaciones en todas las áreas.

P. ¿Cuáles son los proyectos clave en el sector de las infraestructuras para las compañías españolas? ACS y OHL buscan oportunidades de inversión… Talgo o Indra están interesadas en la línea de ferrocarril Teherán-Mashad…

R. La gran variedad de las necesidades de desarrollo de infraestructuras de Irán, sobre todo en la nueva era, ha proporcionado una buena posibilidad para las cooperaciones conjuntas entre ambos países. El desarrollo de infraestructuras ferroviarias, un sector donde las compañías españolas tienen altas potencialidades, es una de las prioridades del Gobierno de Irán. En esta industria existen grandes posibilidades de cooperación, sobre todo en el sector de la puesta en marcha de trenes de alta velocidad entre cinco grandes ciudades de Irán; la electrificación y el aumento de velocidad de la flota existente de trenes; la fabricación de rieles; la fabricación conjunta de vagones o su suministro por empresas españolas; aspectos técnicos como la supervisión electrónica o la señalización de las redes.

Estamos cerca de firmar contratos importantes. Hay 121 proyectos de infraestructuras de transporte cuyo valor conjunto asciende a 25.000 millones de eurosEn algunos casos, estamos cerca de firmar contratos importantes. El Ministerio de Carreteras y Desarrollo Urbano de Irán presentó, el mes pasado, unos 121 proyectos de infraestructuras de transporte cuyo valor conjunto asciende a 25.000 millones de euros. El desarrollo del aeropuerto internacional Imán Jomeini, la construcción de nuevas ciudades, complejos habitacionales o comerciales, el desarrollo del metro de Teherán y de otras grandes ciudades (Mashad, Shiraz, Isfahán), proyectos ferroviarios y autopistas y el desarrollo de puertos son algunos de esos proyectos. Además, nos interesa la participación de empresas españolas en la puesta en marcha del tren de alta velocidad en la ruta Teherán-Mashad y Teherán-Tabriz. Existen buenas posibilidades de cooperación para sistemas de navegación y radares en carreteras entre las ciudades, sobre las cuales se han llevado a cabo recientemente negociaciones con empresas españolas del sector.

P. En los últimos meses, varios países europeos, como Francia o Italia, han enviado delegaciones a Irán para estudiar posibilidades de inversión. Hay proyectos importantes en marcha como los que usted menciona… ¿el papel relevante de España le otorga una ventaja comparativa?

R. La misión comercial política de España fue una de las primeras que viajaron a Irán antes de que saliera el humo blanco del hotel Coburg de Viena. Decenas de empresas españolas han visitado Irán en los últimos meses, unas para continuar con negocios anteriores y otras para encontrar nuevo mercado. Siempre hemos acogido el desarrollo de la presencia de empresas españolas en nuestro mercado y les hemos presentado a tiempo la información necesaria sobre proyectos de inversión. Insisto: la opinión de la sociedad industrial y comercial de Irán hacia las empresas españolas es muy positiva, y durante los años de cooperación comercial se ha creado un ambiente de confianza entre las partes, un capital que se tiene que aprovechar.

En septiembre de 2015, una misión económica acompañó a los ministros españoles en la visita a Teherán, donde desarrollaron distintas negociaciones con sus contrapartes y con los directores de los complejos industriales y comerciales de Irán. Las negociaciones de las empresas españolas con sus socios iraníes en distintas áreas han continuado desde entonces. Creemos que este intercambio de delegaciones debe continuar, de manera que las empresas españolas no se queden atrás en el competitivo mercado de inversiones de Irán.

Iraníes trabajan en una línea de producción de Iran Khodro, en el oeste de Teherán. (Reuters)Iraníes trabajan en una línea de producción de Iran Khodro, en el oeste de Teherán. (Reuters)

P. Ya hay planificación de vuelos directos entre Irán y España. Es obvio que la República Islámica es una potencia turística en eclosión… ¿qué consejos ofrecería a las compañías dispuestas a invertir en el sector?, ¿cuáles son las necesidades más imperantes para Irán?

R. El desarrollo de la industria del turismo tiene una posición especial en el programa quinquenal de desarrollo del país, de manera que ese sector ha recibido diferentes apoyos bancarios y legales. Durante ese periodo, el Gobierno se ha comprometido a desarrollar las infraestructuras en sectores como la construcción de hoteles, instalaciones turísticas y de recreo. Hay mucho interés por la presencia técnica o de capitales de los inversores españoles para el desarrollo de hoteles. Afortunadamente, existe una alta potencialidad para atraer turistas extranjeros en Irán, lo cual garantiza la rentabilidad de esta industria.

Se ha previsto la construcción de 300 hoteles de cuatro y cinco estrellas hasta 2025, y para ello necesitamos la participación de empresas extranjerasEn el Documento de Perspectiva del Desarrollo de Irán, se ha previsto la construcción de 300 hoteles de cuatro y cinco estrellas hasta 2025, y para materializar este objetivo necesitamos la participación de empresas extranjeras. Las conocidas potencialidades de España para atraer turistas por cuestiones históricas, culturales, el ecoturismo o las culturas regionales en distintas zonas del país, son muy importantes para Irán desde el punto de vista de la transferencia de las experiencias. En ecoturismo, Irán es el quinto país más destacado a nivel mundial y creemos que en ese sector existen buenas posibilidades para desarrollar cooperaciones conjuntas. El establecimiento de vuelos directos y la agilización del proceso de expedición de visado requieren de la cooperación y la coordinación entre sectores gubernamentales y privados.

P. La compañía Paradores formaba parte de la delegación española que visitó Teherán en septiembre. ¿Se ha cerrado algún acuerdo?

R. Sabemos que se han desarrollado negociaciones para las futuras cooperaciones, y en ese momento se están estudiando las expectativas mutuas. La transformación de monumentos antiguos como castillos, palacios y edificios en hoteles es, hoy día, un sector atractivo y rentable para la industria del turismo. Irán cuenta con una red extensa de esos monumentos antiguos en sus ciudades en distintas zonas geográficas. En esta área existen grandes capacidades para cooperar con las respectivas empresas españolas.

P. Una de las principales quejas de la población iraní es la falta de oportunidades laborales. ¿Cuánto deberá esperar el ciudadano de a pie para beneficiarse de esta ‘nueva era’? ¿Hay algún plan para destinar los fondos descongelados a proyectos para reducir el paro?

R. Con el fin de estabilizar y fortalecer la economía, la diplomacia económica de la República Islámica de Irán ha adoptado el enfoque de la ‘economía de resistencia’ a nivel interno y el enfoque de la interacción constructiva en el área internacional. A nivel interno, la ‘economía de resistencia’ consiste en cambiar las estructuras económicas existentes buscando la limitación de la dependencia de la economía a las rentas petroleras, la disminución de la venta del petróleo en forma de crudo y la diversificación de la economía nacional en sectores como el consumo interno y las exportaciones.

Daesh no recibirá el más mínimo golpe por parte de falsas coaliciones. Lo que sí puede arrodillarle es la lucha directa en unas guerras irregulares. En ese sentido, Irán es un jugador clave en la ingeniería de los escenarios de la batallaEl Gobierno de Irán siempre ha creído que la recuperación económica y el mejoramiento del negocio se influyen mutuamente de alguna manera. En el campo de la creación de empleo y la disminución del desempleo, el Gobierno está llevando a cabo algunos programas. El mejoramiento de las condiciones de inversión para el sector privado y la ejecución de la ley de mejoramiento de las condiciones de negocio son algunos de ellos. Algunas iniciativas pasan por resolver los problemas en la producción y crear las condiciones de una economía competitiva, considerándose prioridades para el Gobierno. Asuntos como la asignación de facilidades bancarias a los emprendedores, la eliminación de la burocracia en dicho proceso, exenciones arancelarias y tributarias para inversores y emprendedores, generar condiciones para atraer las inversiones, contribuir a crear nuevas unidades de producción, así como la formación en nuevas profesiones, son otros programas. Así que el esfuerzo del Gobierno busca movilizar la producción para resolver el paro. Confiamos en una reducción drástica del tipo del desempleo en los próximos tres años.

P. Respecto al pacto nuclear y el levantamiento de las sanciones, ¿cómo explica que Irán haya pasado de ser un ‘enemigo’ a un aliado necesario para Washington? ¿Cuál ha sido el punto de inflexión? ¿Está relacionado con la guerra contra el Estado Islámico?

R. Irán es un miembro responsable y comprometido de la comunidad internacional y nunca ha supuesto ninguna amenaza contra ningún otro país. Las campañas políticas y mediáticas, los esfuerzos y acciones militares, así como las sanciones económicas contra el país, nunca han gozado de un fundamento objetivo y real. El proceso de presentar a Irán como una amenaza se ha llevado a cabo, por parte de algunos países, con objetivos e intenciones estratégicas y hegemónicas en la región. Irán es la cuna de la civilización, la cultura y el arte, y el islam chií es el símbolo de la convivencia pacífica entre las confesiones y un serio opositor a las interpretaciones extremistas y terroristas de las instrucciones islámicas.

La comunidad internacional se privó a sí misma durante 12 años de las distintas capacidades internas y regionales de Irán. Con la resolución diplomática de la cuestión nuclear iraní, se demostró que las actividades nucleares del país han sido totalmente pacíficas y mantendrán su carácter exclusivamente pacífico bajo la supervisión internacional. Este acuerdo histórico, además de demostrar la eficacia de la diplomacia, el multilateralismo y las soluciones constructivas bajo la fórmula de ganar-ganar, dejó claro que Irán es un socio fiable en su amistad con países pacifistas y en cooperaciones para enfrentarse a una cadena de crisis regionales e internacionales causadas por el terrorismo de Daesh.

El acuerdo nuclear ha abierto un horizonte de oportunidades para cooperaciones entre Irán y los miembros de la comunidad internacional, siendo una de ellas la lucha contra el salvaje terrorismo de Daesh. La máquina de terror de Daesh no recibirá el más mínimo golpe por parte de falsas coaliciones. Lo que sí puede arrodillar a Daesh es la lucha directa de los combatientes en unas guerras irregulares. En ese sentido, Irán es un jugador clave en la ingeniería de los escenarios de la batalla.

Miembros de la milicia Basij marchan durante un desfile conmemorativo en Teherán. (Reuters)Miembros de la milicia Basij marchan durante un desfile conmemorativo en Teherán. (Reuters)

P. En relación al derrumbe del petróleo, ¿Qué nivel de precios puede tolerar el crudo iraní? ¿Cuál es el límite para que sea rentable? Y ¿con qué nivel de extracción de barriles se sentirían cómodos?

R. En esta área, lo mejor sería referir a precios justos para el mercado. Nosotros creemos que el rango de precio que puede otorgar intereses estables a todas las partes, sean productores, compradores o empresas petroleras, oscila entre 75 y 80 dólares por barril. La dependencia del presupuesto de Irán a las rentas petroleras ha descendido al 25%, así que el daño principal por la reducción del precio del petróleo lo recibirán otros países y actores. Los precios actuales no les convienen ni siquiera a los países consumidores o a muchas de las empresas petroleras, entre ellas las españolas, ya que dejarán un impacto negativo en el funcionamiento de las industrias relacionadas con el sector.

P. Hay una frase que últimamente se escucha con frecuencia: “La OPEP ha muerto”. ¿Qué opina?

R. Las actuaciones unilaterales de algunos miembros principales de la OPEP, mezcladas con objetivos políticos y ambiciones regionales, han hecho que la organización pierda su condición de jugador clave e influyente en el mercado. Los destructores del mercado son aquellos países que no gozan de infraestructuras económicas y de diversas capacidades para jugar el rol de un actor y que dependen fuertemente de los precios altos del petróleo. Así que los principales y los definitivos perdedores serán ellos mismos. Creemos que la evaluación exacta de los mercados mundiales del petróleo y la confusa perspectiva de la continuidad del actual proceso tienen que llevar a los miembros de esta organización, tarde o temprano, a un acuerdo necesario para la adopción de una posición única y una reacción óptima en aras de mejorar los precios en el mercado. Confiamos en que haya más cooperación entre los miembros de la OPEP para gestionar los mercados energéticos.

P. Ciertas compañías españolas esgrimen que “siempre han estado en Irán” pese a las sanciones y, por ello, Teherán “debería recompensar su fidelidad”. Ahora que Irán es la gran esperanza del sector energético por la renovación de infraestructuras… ¿habrá ‘premio’ para las firmas españolas?

R. Irán ha anunciado a aquellos socios de su economía que no dejaron solo a nuestro pueblo durante las sanciones que, en el periodo posterior al levantamiento de las mismas, seguirá siendo fiel a ellos. Irán está llevando a cabo negociaciones prácticas con unas empresas españolas en el área de inversiones, construcción de refinerías y la modernización de las refinerías del país, pero siempre les hemos aconsejado que comprendan las condiciones competitivas del mercado para no quedarse atrás en los negocios. Como mencioné antes, la opinión de la sociedad industrial y comercial de Irán respecto a cooperaciones con empresas españolas es muy positiva.

Irán ha anunciado a aquellos socios de su economía que no dejaron solo a nuestro pueblo durante las sanciones que seguirá siendo fiel a ellosAun así, en vista de la característica competitiva del mercado, la apertura económica y las oportunidades surgidas, recomendamos a las empresas españolas apresurarse en su entrada al mercado iraní y en el proceso de desarrollo de negociaciones con sus contrapartes, buscando el acompañamiento de las unidades financieras y de crédito. Actualmente, existen muy buenas condiciones para la presencia de empresas españolas en Irán, sobre todo en sectores como la energía (petróleo y gas), las industrias de refinería y petroquímica (la ingeniería de estructuras y equipos industriales). En el área de las nuevas energías, sobre todo las eólicas y las solares, en vista de la capacidad alta de las empresas españolas y las ventajas que ofrece el Gobierno de Irán a los grupos inversores, también las condiciones están dadas para desarrollar cooperaciones.

P. Algunos miembros de la línea dura se oponen al acuerdo nuclear, ¿son sus argumentos sinceros? En términos prácticos, ¿cómo podría el pacto repercutir en las fundaciones? Asumo que el acuerdo no afectará a Irán en cuestiones sociales o religiosas… ¿temen los críticos esa posibilidad?

R. La presencia de personas o grupos con distintos puntos de vista en nuestra sociedad no solo es una realidad, sino un orgullo para Irán. Ningún Gobierno democrático está autorizado a eliminar a sus opositores. La oposición en Irán ha aprovechado la libertad de expresión para expresar los enfoques críticos respecto a todos los gobiernos. El tema del acuerdo nuclear también es objeto de críticas de algunos grupos. Aun así, el Gobierno nunca tiene la intención de apagar las voces críticas de sus opositores. Algunos opositores gozan de una alta inteligencia política y poder de análisis y de previsiones. Ellos dudan del compromiso de Occidente en el cumplimiento de sus obligaciones en el acuerdo, así como de los objetivos de algunos países para influir política y culturalmente en Irán a través de la implementación del Plan Integral de Acción Conjunta.

Nuestro Gobierno aprovechó estas preocupaciones para subsanar fallos de seguridad y seguirá con su compromiso de la precisa ejecución del acuerdo en base a sus intereses nacionales. Existe una enorme diferencia entre las críticas de los opositores al acuerdo en Irán y en EEUU en lo que se refiere a toma de decisiones y adopción de políticas. En los Estados Unidos de América, los extremistas frenan al Gobierno, pero en Irán las estructuras de toma de decisiones democráticas están bajo el control de los elegidos por la población.

Fuente: ElConfidencial.com